5 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

¡Exclusiva! Probamos Puma

¡Exclusiva! Probamos Puma

¡Exclusiva! Probamos Puma
julio 04
21:13 2008

Aunque los primeros equipos gobernados por la nueva plataforma para portátiles de AMD (Puma) no llegarán a las tiendas hasta finales de julio, hemos conseguido uno de los primeros samples en llegar a España y analizarlo a fondo. Entre las ventajas de la nueva plataforma, un sistema gráfico integrado mucho más potente que los vistos hasta la fecha, preparado para juegos, interfaz Aero, reproducción de vídeo Blu-ray, etc.

 

Precisamente hace escasos días asistíamos a la presentación de los primeros equipos de Acer con la nueva plataforma para portátiles de AMD (nombre en clave Puma), y os comentábamos todos los detalles de los primeros modelos de este fabricante en ser puestos en el mercado. Pues bien, hemos logrado hacernos con uno de los samples de la presentación que, si bien no es apto para ser valorado como producto final dado que es un prototipo y su configuración no se corresponde totalmente con la que finalmente se podrá encontrar en el mercado, sí nos sirve para poder probar y “tocar” el primer equipo con plataforma Puma en llegar hasta nuestras manos. Es un producto muy esperado que ha levantado muchas expectativas, máxime tras nuestro análisis hace escasos días de otra exclusiva: el primer Centrino 2 (de nombre en clave Montevina).

 

Y es que entre ambas plataformas se repartirá el mercado de portátiles para los próximos meses. No podemos olvidar que Intel parte de una posición idílica en el mercado, donde prácticamente domina la mayor parte de los portátiles a la venta. AMD, por su parte, tras mucho tiempo con sus Turion 64 X2 al fin cuenta con nuevos modelos con los que intentar hacerse un hueco en los catálogos de los fabricantes de portátiles. Para ello ha desarrollado una nueva plataforma de nombre clave Puma, sobre la que ya os hablamos en profundidad hace unas semanas, justo tras su lanzamiento internacional. Esta nueva plataforma hace especial hincapié en todo el apartado gráfico, logrando una potencia gráfica nunca vista antes en un chipset con gráficos integrados, tradicionalmente uno de los grandes caballos de batalla de los Centrino de Intel.

 

 

 

 

Qué tenemos en las manos

 

Como hemos dicho antes, dado que hemos tratado a fondo las novedades y características de Puma, vamos a pasar por alto la tecnología y la teoría, y vamos a centrarnos exclusivamente en el prototipo que hemos conseguido. Se trata de un equipo desarrollado sobre la base del que será el futuro Aspire 5530 de Acer, aunque con una configuración ligeramente distinta. Así, aquí encontramos 2 Gbytes de RAM, 320 Gbytes de disco duro, un procesador AMD Turion X2 Ultra ZM-82 y una gráfica dedicada ATI Mobility Radeon HD 3470 con 256 Mbytes de RAM DDR2 dedicada. Además, contamos con el nuevo chipset AMD 780G, que integra el motor gráfico de una ATI Radeon HD 3200 en su interior. El procesador ZM-82 funciona a una velocidad de reloj de 2,2 GHz y dos núcleos, esta fabricado con tecnología de 65 nm, y ofrece una cache L2 de 2 Mbytes con un consumo estimado de 35 vatios. Además, como es habitual en AMD, integra el controlador de la memoria RAM en el propio procesador y cuenta con una nueva versión de Hypertransport, la 3.0. El equipo en cuestión esta enfocado por gama, precio estimado (menos de 800 euros), estética y características al uso personal y residencial.

 

Entre las curiosidades que teníamos en mente, estaba el conocer los nuevos componentes de primera mano. Para ello hemos desmontado el Aspire 5530 hasta casi el último tornillo para llegar hasta el mismo corazón del portátil. Gracias a ello, a continuación os mostramos y explicamos las principales partes de la nueva plataforma en detalle:

 

 

Aquí podemos ver el aspecto de la placa base del Aspire 5530, todo un prodigio, pues aglutina todas las funciones del portátil en su superficie.

 

 

 

 

Este es el aspecto del Turion X2 Ultra ZM-82, de empaquetado idéntico a su antecesor y muy similar a los Core 2 Duo de Intel.

 

 

 

Aquí el detalle del chipset AMD 780G, con sistema gráfico ATI Radeon HD 3200 integrado. El southbridge se encuentra en el reverso de la placa.

 

 

 

Este es el aspecto de la gráfica ATI Mobility Radeon HD3470, con los 256 Mbytes de DDR2 soldados justo en la parte superior de la tarjeta.

 

 

 

Este es sistema de refrigeración empleado por Acer para refrigerar CPU, GPU y chipset.

 

 

 

Otra panorámica de la gráfica dedicada pinchada en el equipo, con hueco en su parte superior para soldar más chips de memoria.

 

 

 

Y aquí la parte trasera de la gráfica, con el armazón metálico al que se fija el sistema de refrigeración del portátil.

 

 

 

Las primeras pruebas de Puma

 

Visto lo anterior vamos a ir a fondo con las pruebas, que es lo que quizá más nos interesa. ¿Será el nuevo AMD Turion X2 Ultra tan potente como los últimos Core 2 Duo de Intel? ¿La solución gráfica de AMD será más potente que las integradas por Intel? ¿Se calentará menos que versiones anteriores? y sobre todo, ¿qué tal funcionará Crossfire en un portátil? Vamos a ir punto por punto para contestar estas y otras preguntas.

 

Lo primero es comentar que como es habitual, hemos ejecutado las pruebas PCMark Vantage y 3DMark06. Esta última por compatibilidad con los resultados que ya tenemos almacenados de análisis más antiguos, y porque tuvimos algunos problemas para ejecutar por completo el nuevo 3DMark Vantage. De hecho fueron fallos similares a los que obtuvimos cuando activamos el sistema Crossfire para sumar la potencia gráfica de la ATI Radeon HD 3700 dedicada,a la GPU ATI Radeon HD 3200 integrada en el propio chipset, e intentar ejecutar PCMark Vantage. En ambos casos se trataba de errores provocados por el propio controlador, lo que hace pensar que aún quedan aspectos del mismo por pulir.

 

Todo esto no nos extraña demasiado dado que se trata de un sample. En todo caso, estos primeros test son suficientes para establecer comparaciones claras con otros equipos anteriores, y así poder valorar el salto dado por Puma. De la misma forma, tomamos nuestras habituales mediciones con el termómetro láser, para así comprobar cómo ha variado la disipación de temperatura respecto a la generación anterior.

 

En las gráficas que veremos a continuación, hemos comparado el nuevo Acer Aspire 5530 de plataforma Puma y procesador Turion 64 X2 Ultra, con otros dos portátiles AMD de la generación anterior, esto es, con un procesador Turion 64 X2. La configuración de estas máquinas, para más detalles, es la siguiente:

 

  Acer Aspire 5530 – PUMA
Asus G2K Acer Ferrari 1100
Procesador
AMD Turion 64 X2 Ultra
ZM-82 (2,2 GHz)
AMD Turion 64 X2
TL-64 (2,2 GHz)
AMD Turion 64 X2
TL-66 (2,3 GHz)
Memoria RAM 2 Gbytes DDR2 2 Gbytes DDR2 4 Gbytes DDR2
T. Gráfica ATI Radeon HD3470
(256 Mbytes)
ATI Radeon HD2600 PRO
(256 Mbytes)
ATI Radeon X1250
(64 Mbytes)
Disco duro 320 Gbytes SATA 160 Gbytes SATA 250 Gbytes SATA
Pantalla 15,4″ 17″ 12,1″
Dimensiones (mm)
364 x 272 x 43 405 x 314 x 38 304 x 228 x 34
Peso (kgrs) 3 4,1 1,95

 

 

Comenzamos con PCMark Vantage, una prueba que nos gusta mucho, dado que evalúa bastante bien todo el hardware de la máquina, sometiéndolo a infinidad de tareas y simulación de aplicaciones reales. Los resultados, en todo caso son bastante interesantes. De entrada, se aprecia como el equipo con Puma se muestra más rápido que los dos modelos con la generación anterior de procesadores de AMD, aunque con unas diferencias no demasiado grandes. Estas pruebas fueron ejecutadas utilzando exclusivamente la gráfica dedicada ATI Radeon HD 3700 integrada en la máquina. Lo que sí sorprende es ver como en ciertas tareas donde el apartado gráfico apenas es importante, el “antiguo” procesador Turion 64 X2 TL-66 a 2,3 GHz, supera al nuevo Turion 64 X2 Ultra ZM-82 funcionando a 2,2 GHz. Más concretamente hablamos de apartados como el de productividad o test de disco duro. Por otra parte el Asus G2K, dotado de una gráfica realmente optimizada y potente que en su día obtuvo unos excelentes resultados, supera o se acerca hasta el extremo en no pocos apartados. Aun así en rendimiento globlal, Puma parece más rápido que modelos anteriores, de eso no hay duda.

 

 

 

Continuamos con una de las pruebas más interesantes de las que hemos realizado. Se trata de 3DMark06, donde podemos observar unos resultados francamente curiosos. Aquí sí pudimos pasar las pruebas primero con la gráfica dedicada (ATI Radeon HD 3700) y después activar el sistema Crossfire y aprovechar el potencial del motor gráfico integrado en el chipset. Si nos fijamos en las dos primeras barras, podemos observar claramente como las prestaciones gráficas se elevan algo más de un 30% con sólo activar el Crossfire. Esto es algo realmente sorprendente para un portátil, donde estábamos acostumbrados a rendimientos gráficos no demasiado llamativos. Lo que sí resulta llamativa es la comparación con el rendimiento gráfico obtenido en su día por el Asus G2K, equipado con una ATI Radeon 2600 Pro. Se trata de una gráfica teóricamente inferior a las incluidas en Puma, y sin embargo las cifras hablan por sí mismas. Aun así, no quisiéramos sacar conclusiones definitivas teniendo en cuenta que hemos revisado un sample. Quizá el diseño de la placa de Acer no este a la altura, o los controladores gráficos (a pesar de ser la última versión), no estén todo lo afinados que deberían. Eso sí, las diferencias frente al motor gráfico ATI Radeon X1250 (muy popular en el ámbito de los prortátiles y similar en prestaciones al GMA X3100 integrado de Intel) son abismales. Así, la plataforma Puma se convierte en una impresionante alternativa respecto a las anteriores soluciones integradas. De hecho, no podemos olvidar que el Asus G2K es un equipo cuyo precio rondaba los 2.500 euros y su peso superaba los 4 kilos, mientras que el Acer Aspire 5530 con Puma que hemos analizado, cuesta menos de 800 euros, y su peso es de 3 kilos.

 

 

 

Terminamos nuestras primeras pruebas con el apartado de temperaturas. Aquí los resultados son curiosos, pues podemos observar que la temperatura media del equipo con Puma se mantiene en valores muy similares a los de versiones anteriores. Quizá la más cercana sea la del Acer Ferrari 1100, un equipo con gráficos mucho menos potentes que la Radeon HD 3470 del equipo con Puma aunque, también hay que decirlo, con un procesador de mayor disipación embutido en una máquina de dimensiones muy inferiores, en la que el conjunto ventilador/disipador también es mucho más compacto. Lo que sí hay que tener en cuenta es que las temperaturas medidas se han realizado tras casi 2 horas de ejecución intensiva de diversas pruebas, por lo que el procesador ha estado sometido a un uso casi permanente. Esta es una situación que en la vida real probablemente sólo se dará en el caso de jugones empedernidos. Por ello, lo que sí hemos podido constatar es el buen comportamiento de la máquina en un uso más normal. Así, navegando por Internet, abriendo documentos de Office y haciendo tareas poco o nada exigentes con el hardware, la sensación es que nos encontramos ante un equipo realmente “fresco”, con sólo algunas zonas medianamente calientes. Esto supone que el sistema Cool’n’Quiet de AMD, y la tecnología de gestión independiente de la frecuencia de ambos núcleos realmente funciona: entre un uso estándar y un uso exigente, hay un mundo en la disipación de calor.

 

 

 

 

Crossfire y Blu-ray

 

Aunque ya hemos hablado anteriormente de ello, una de los aspectos que más curiosidad nos despertaba era ver un sistema Crossfire funcionando en un portátil, y hemos tenido la suerte de poder “tocarlo”. De entrada, si entramos en la BIOS podemos indicar qué gráfica queremos utilizar por defecto, y si estará disponible la función avanzada de Crossfire. Es un ajuste delicado pues si esta presente la gráfica dedicada y seleccionabas la integrada en el chipset por defecto, la salida de vídeo a la TFT o al monitor externo no recibía señal alguna. Desconocemos si la BIOS del equipo comercial permitirá tantos ajustes, pero ojo a los que gusten de “tocar”, porque si así fuera puede haber muchas llamadas/visitas al servicio técnico. Eso sí, una vez activada la posibilidad de disfrutar de Crossfire, bastaba arrancar la utilidad Catalyst de ATI (por lo que hemos visto, una versión específica mucho más sencilla que las que estamos acostumbrados a ver en tarjetas de sobremesa), e indicar que desemos aprovechar dicha característica. Un reinicio, y las dos gráficas están sumando sus esfuerzos. Evidentemente el consumo de energía es mayor, por lo que habrá que tener cuidado si estamos trabajando sólo con la alimentación de la batería.

  

  

Otro punto interesante es Blu-ray. La unidad probada incorporaba un lector para dicho formato y la verdad es que los resultados fueron impresionantes. La reproducción de vídeo en alta definición se hacía con total fluidez, y con un consumo de CPU realmente contenido (en torno a un 20%). Esto hace pensar que, tal y como prometía AMD en el momento del lanzamiento, se ha hecho un buen trabajo en la descompresión y reproducción de vídeo HD vía sistema gráfico. Esto logra ahorrar mucha carga de trabajo a la CPU, y con ello en principio generar menos disipación de calor y un menor consumo energético.

 

De hecho, el único apartado que no hemos medido exhaustivamente ha sido el del consumo eléctrico. La condición de sample de la máquina, y sobre todo las diferencias existentes entre la configuración de pantalla, tamaño de batería o componentes del Asus o el Acer Ferrari, no son rigurosos para sacar conclusiones preliminares. Eso sí, en nuestras pruebas de uso, hemos comprobado un consumo dentro de lo habitual para un equipo de esta gama y similar configuración: algo más de 2 horas con WiFi activado, navegando por Internet y manejando documentos ofimáticos.

 

Conclusiones

 

Bien, llega el final de nuestro especial de Puma y sin duda el momento más complicado. Ya os hemos ido dando nuestras impresiones sobre la nueva plataforma de AMD en el apartado de pruebas, pero quizá habría que hacer una visión más global, siempre teniendo en cuenta que hemos trabajado sobre una máquina prototipo y que quizá haya cambios en los equipos que finalmente lleguen a las tiendas. Aún así no creemos que demasiados, puesto que estarán disponibles en dos-tres semanas (de hecho, algunas marcas ya los están empezando a recibir en sus almacenes centrales).

 

De entrada, nuestra impresión general es que el procesador Turion 64 X2 Ultra no supone un gran salto frente a la generación anterior. Es cierto que parece algo más optimizado en prestaciones, quizá temperatura y probablemente en consumo. Sin embargo, estas diferencias son pequeñas frente al modelo anterior, lo que hace pensar más en una evolución del Turion 64 X2, que en un producto verdaderamente nuevo. Creemos que esto es un importante problema para AMD, que ya se había quedado muy retrasada respecto a Intel en el campo de los portátiles, y que con el nuevo procesador no logra posicionarse ni de lejos a la altura de los más modernos y potentes Intel Core 2 Duo de 45 nm y bus a 1066 MHz. Eso sí, los precios de AMD son más ajustados y competitivos, por lo que probablemente sigan teniendo su hueco en determinados segmentos. Pero luchar por el segmento de precios más bajos tiene muchos riesgos evidentes: baja valoración de marca, márgenes muy ajustados, y una competencia de desgaste donde es difícil sobrevivir.

 

Lo que si ha mejorado sustancialmente son las prestaciones del apartado gráfico. No tanto porque las nuevas GPU sean revolucionarias, pero sí porque gracias a que AMD compró ATI en su día, esta en una posición única para ofrecer al consumidor una plataforma que integra procesador y un motor gráfico potente, a un precio rompedor frente a las soluciones más avanzadas de Intel + nVIDIA o Intel + ATI. Además, el hecho de poder sumar la potencia gráfica del motor gráfico del chipset, al de la tarjeta dedicada integrada (tecnología Crossfire) nos parece un impresionante salto en el apartado gráfico de los portátiles. En ese sentido, AMD esta haciendo historia en el mundo de la informática móvil al ser el primero en ofrecer esta solución, y encima a precios similares a los que encontraríamos en equipos de Intel con gráficos integrados diez veces menos potentes.

 

Sin embargo, también hay que ser realistas: ¿cuánta gente compra su portátil para jugar? Pues probablemente muy poca. Esta claro que nunca esta de más contar con un sistema gráfico capaz, pero sinceramente es probable que, como nos contaba la gente de Acer hace poco, el consumidor medio básicamente busque máxima cantidad de RAM, mucho disco duro y un precio ajustado. Más allá de eso, intentar convencerle de las posibilidades de un sistema Crossfire frente al clásico integrado de bajas prestaciones, quizá sea demasiado para algunos.

 

Aún así, el tiempo y el mercado medirá el acierto o error de AMD con esta nueva plataforma. Sin embargo para nosotros, AMD sigue sin ofrecer ese producto definitivo que le permita recuperar el terreno perdido y que, poco a poco, la esta condenando a cifras de cuota de mercado cada vez más bajas. En su defensa hay que decir que Intel puso el listón muy alto hace tiempo, con una capacidad inversora en i+D y de lanzamiento de nuevas generaciones de procesadores que es simplemente impresionante.

 

About Author

Redacción

Redacción

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!