3 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

HTC Touch Diamond

HTC Touch Diamond

HTC Touch Diamond
abril 27
17:39 2009

La nueva propuesta de HTC ha tratado de aplicar una capa visual 3D sobre el sistema operativo Windows Mobile 6.1, pero el resultado es pobre, a pesar de los buenos recursos técnicos con los que cuenta este ambicioso smartphone. La tecnología TouchFLO 3D es atractiva, pero la interacción con la misma es, cuando menos, confusa y lenta. Es inevitable compararlo con el iPhone de Apple, y mucho nos tememos que HTC pierde.

Cuando uno se enfrenta al análisis de un dispositivo tan esperado como este, es posible que las expectativas provoquen precisamente una decepción mayor de lo que pensábamos. Es exactamente lo que nos ha ocurrido con el HTC Touch Diamond, un smartphone en toda regla que aspiraba por características técnicas a convertirse en el verdadero “iPhone killer”, pero que una vez en funcionamiento defrauda, y mucho. Como veremos, aunque sobre el papel el Touch Diamond parece una excelente alternativa, su interfaz de uso lo hace muy poco recomendable.

Impecables características técnicas

Este terminal dispone de unos componentes realmente destacables que harían pensar en él como un verdadero prodigio. Para empezar, se trata de un smartphone gobernado por Windows Mobile 6.1, una versión de la que muy pocos dispositivos pueden presumir actualmente y que incluye algunas mejoras a la espera de la ansiada versión 7 de este sistema operativo para móviles de Microsoft.

Ficha técnica

En su interior encontramos un procesador de Qualcomm MSM7201A a 528 MHz, además de 256 Mbytes de memoria Flash interna, 192 Mbytes de RAM y, atención 4 Gbytes de capacidad de almacenamiento interno. Esta cantidad es destacable, pero cuenta con la contrapartida de que HTC no añade ningún tipo de ranura (una microSD hubiera sido deseable) para ampliar la memoria disponible si así lo quiere el usuario.

La pantalla de 2,8 pulgadas dispone de una resolución de 480 x 640 píxeles y 16 bits de profundidad de color, y lo cierto es que su calidad es sobresaliente. Esto se nota especialmente en la reproducción de contenidos multimedia como fotos y vídeos, pero también se revela su calidad durante la utilización de la interfaz TouchFLO 3D.

El terminal dispone de conectividad GSM/GPRS/ EDGE (tribanda 900/1800/1900 MHz), HSDPA, HSUPA, o lo que es lo mismo: todas las posibilidades más avanzadas para disfrutar de servicios de voz y datos con las máximas prestaciones. Por si esto fuera poco, contamos con conectividad inalámbrica WiFi 802.11b/g, además de Bluetooth 2.0 con EDR.

También destacables son la inclusión de un receptor AGPS (como el del iPhone), un receptor de radio FM con soporte RDS, y un acelerómetro y un sensor de orientación que juegan un papel fundamental en el funcionamiento de las opciones táctiles de este smartphone. La cámara de 3,2 Mpíxeles posterior con autofocus se complementa con una cámara frontal VGA para videoconferencia. También es destacable la presencia del conector ExtUSB, propietario de HTC, que permite recargar el teléfono, sincronizarlo, o conectar los auriculares. No somos nada amigos de estos conectores propietarios, pero es ya una norma en el mercado contra la que los usuarios difícilmente pueden luchar.

Por último, la batería de 900 mAh (algo escasita) permite una autonomía de hasta 5 horas y media en conversación según el fabricante, pero es obvio que el uso a tope de las opciones del móvil hace que ese tiempo se reduzca considerablemente. Es normal que la batería sea de reducida capacidad, ya que las propias dimensiones del teléfono (102x51x11,33 mm y 110 gramos de peso) hacen que los desarrolladores hayan tenido que restringirse mucho a ese diseño.

TouchFLO 3D, bonito, pero ¿y útil?

Una de las sorpresas que reserva este teléfono móvil, si no la principal, es la nueva tecnología TouchFLO 3D, que es una evolución de la anterior generación llamada TouchFLO a secas, y que en esta ocasión aporta una atractiva GUI en la que los efectos 3D están a la orden del día. A no ser que seamos usuarios avanzados de este teléfono, es muy probable que no tengamos porqué acceder a la interfaz tradicional de Windows Mobile 6.1, que está ejecutándose en todo momento y a la que podremos acceder si lo necesitamos.

Sin embargo, TouchFLO 3D propone todo lo necesario para que los usuarios convencionales tengan las principales funciones del teléfono al alcance de la mano. La vistosidad de los iconos, menús y efectos de transición es sobresaliente, y de hecho si sólo tuviésemos que valorar el acabado de ese diseño nuestra valoración hubiera sido mucho más alta. Sin embargo, el propio funcionamiento de TouchFLO 3D es algo decepcionante, sobre todo cuando uno ha trabajado con la interfaz táctil del popular iPhone.

Es ahí donde se presentan las debilidades de TouchFLO 3D, un sistema que trata de sacar partido de la pantalla e interfaz táctil de este teléfono, pero que fracasa en parte debido tanto a los tiempos de respuesta de nuestras acciones con los dedos, como a esas propias respuestas. Los gestos deben ser muy pronunciados y casi “milimétricos” para poder acceder a las opciones que buscamos, y en ocasiones es frustrante moverse por una interfaz que visualmente es una maravilla pero que con la que uno no acaba de hacerse.

Es una lástima que este componente haya sido resuelto con esa escasa precisión, porque de lo contrario nos encontraríamos ante uno de los más potentes rivales del iPhone de Apple al que probablemente pretenda desbancar en este segmento.

Siempre nos quedará el puntero

Afortunada o desafortunadamente, nos encontramos ante un modelo que no ha perdido su personalidad Windows Mobile, y que en consecuencia hereda el puntero que está hábilmente escondido en uno de los laterales del HTC Touch Diamond y que además dispone de un sistema magnético de sujección realmente ingenioso. El pequeño puntero nos permitirá trabajar con Windows Mobile 6.1 a plena potencia, y aunque la pantalla es algo reducida para este tipo de operaciones, aquellos sin problemas de vista podrán disfrutar de su resolución VGA invertida (480 x 640).

Las operaciones con el puntero son las tradicionales en este tipo de teléfonos, y los que hayan trabajado con smartphones de este tipo comprobarán que el HTC Touch Diamond no decepciona en absoluto en este apartado. Puede que TouchFLO 3D no deje tan buenas sensaciones como esperábamos, pero sí lo hace Windows Mobile, que cumple con su cometido pese a ser un sistema operativo que, la verdad, a nivel estético esté anclado en el pasado. Son de nuevo inevitables las comparaciones con la interfaz del iPhone, que se ha adaptado perfectamente a los nuevos tiempos con una versión impecable de Mac OS X.

Minipunto y punto para las aplicaciones

Las prestaciones hardware de este modelo de HTC no serían nada sin el software que les sacara partido, y en el HTC Touch Diamond encontraremos sobradas razones para aprovechar todas sus prestaciones. La más destacada es sin duda Opera 9.5 en versión mobile, un navegador que transmite muy buenas sensaciones y que dispone de un modo de zoom realmente interesante: el texto, una vez aumentado, se justifica y recoloca en pantalla para que se aproveche al máximo el ancho de la misma. La velocidad de navegación y renderizado de páginas muy destacable, y aunque de nuevo apreciamos que Safari para el iPhone supera al HTC en este apartado, Opera 9.5 puede ser todo un rival para la propuesta de Apple si los fabricantes logran adaptarlo mejor a los recursos hardware de los dispositivos sobre los que funciona.

Otras soluciones software son igualmente notables, como ocurre en el caso de la radio FM que funciona cuando tenemos los auriculares conectados (ya que funcionan como la antena FM), y de hecho hasta dispondremos de soporte RDS para alertas especiales. El sistema GPS debe ser activado con uno de los CDs que se incluyen en el pack, mientras que en las funciones multimedia debemos resaltar que el reproductor de audio es solvente, aunque de nuevo quede lastrado por la interfaz de TouchFLO 3D a la hora de controlar la reproducción. La toma de capturas con la cámara fotográfica es, eso sí, muy decepcionante: el tiempo de autoenfoque automático que precede a la toma de cualquier foto es frustrante, y la calidad de las mismas es poco destacable a no ser que no tengamos condiciones óptimas de luz. No obstante, eso es un problema generalizado de las cámaras de fotos integradas en teléfonos móviles.

Conclusiones

Nos encontramos pues ante un teléfono que es ambicioso en su interior pero que se ve perjudicado por una tecnología que no está bien definida. TouchFLO 3D es un interesante concepto que visualmente es impecable, pero cuya usabilidad real es más limitada de lo que pensábamos. Si sois usuarios tradicionales de dispositivos Windows Mobile os encontraréis con un teléfono móvil realmente destacable, pero al que probablemente le encontréis pegas durante el uso de esa vistosa tecnología visual. Si podéis perdonar esos errores, el Touch Diamond no os decepcionará. Sin embargo, cuando uno ha probado el iPhone de Apple este tipo de limitaciones son sencillamente inaceptables.

About Author

David Martín

David Martín

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!