9 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

Workstations portátiles, potencia en movimiento

Workstations portátiles, potencia en movimiento

Workstations portátiles, potencia en movimiento
marzo 22
16:03 2011

Por definición, la elección entre portátil y sobremesa siempre ha supuesto una difícil tesitura para los consumidores, que debían valorar con sumo cuidado factores como el rendimiento, la autonomía, la portabilidad o las posibilidades de ampliación a la hora de elegir sus soluciones informáticas. Pero… ¿y si pudierámos comprar un equipo que consiga el equilibrio adecuado entre potencia y movilidad?

Este artículo inaugura una serie en la que hablaremos de las estaciones de trabajo portátiles, máquinas diseñadas para usuarios que necesitan ejecutar las aplicaciones más exigentes sin renunciar a un cierto grado de movilidad. Obras de ingeniería, estudios de arquitectura, diseño 3D, CAD, retransmisión de eventos o trabajos de investigación en campo son algunos de de los escenarios donde puede resultar interesante contar con una solución que combine potencia, rendimiento, flexibilidad y algo de portabilidad.

El avance de la tecnología, el espectacular descenso en los precios de los componentes y, sobre todo, los logros de miniaturización del hardware han hecho posible que encontremos en el mercado soluciones que rivalizan en potencia con los sobremesa; las workstationes de hoy son un producto integrado listo para trabajar en pocos minutos, que ofrecen un gran rendimiento y que podemos trasladar sin dificultad.

¿Qué es y para qué sirve una workstation portátil?

 

Una estación de trabajo es un ordenador de altas prestaciones especialmente diseñado para trabajos de gran exigencia, normalmente dentro de entornos técnicos o ciéntificos. Las workstation portátiles añaden un componente de movilidad, integrando pantalla y teclado sobre un chasis muy similar al de los portátiles convencionales. Aunque su demanda energética es elevada, la batería integrada suele ofrecer una autonomía que ronda los 60 minutos en función de cada escenario de uso.

Las workstations portátiles se utilizan en procesos donde la potencia de cálculo se convierte en un elemento fundamental. Incluyen soluciones gráficas dedicadas muy especializadas, procesadores de última generación y una ingente cantidad de memoria RAM, mimbres suficientes para lidiar con las aplicaciones más exigentes del mercado.

Su diseño apuesta por la robustez y la fiabilidad, dejando en un segundo plano el componente estético que resulta tan importante en otros nichos de mercado. En su hoja de especificaciones no falta una pantalla de alta resolución, discos duros de gran capacidad, una excelente dotación de puertos (fundamental para conectar todo tipo de dispositivos) y sistemas de seguridad vía hardware.

¿Necesito una estación de trabajo portátil?

 

La confusión entre un portátil potente y una estación de trabajo portátil es habitual y, hasta cierto punto, análoga a lo que ocurre con los equipos de sobremesa. Es importante tener en cuenta que todos los componentes de las workstations están diseñados y probados para ofrecer el máximo rendimiento, soportan perfectamente largas sesiones de trabajo y ofrecen un hardware  (tarjetas gráficas dedicadas, SSD, procesadores multinúcleo, memorias rápidas, etc.) especialmente diseñado para sacar el máximo partido al software profesional. Aunque, a veces, la línea entre un portátil de alta gama y una estación de trabajo portátil pueda resultar difusa, es necesario valorar más aspectos que la hoja de especificaciones antes de decidir qué máquina es la ideal para mejorar la productividad en cada caso.

Una workstation portátil puede ser una compra muy interesante para usuarios que suelen utilizar una estación de trabajo y quieren una segunda máquina que le permita trabajar con su software habitual. Otro ejemplo típico es aquel escenario de uso donde, por cualquier razón,  no podemos instalar una máquina de sobremesa y necesitamos una solución informática con gran potencia de cálculo. También suelen utilizarse en trabajos de campo, como investigaciones ciéntificas en las que es necesario procesar datos en tiempo real que se utilizarán a posteriori.

En general, y como ocurre con cualquier dispositivo tecnológico, es el software que se va a utilizar el que debe determinar nuestras necesidades de hardware. Si vamos a utilizar aplicaciones exigentes de manera profesional y necesitamos cierto grado de movilidad, nuestra opción debe ser una workstation portátil. En cualquier otro caso, la relación entre calidad, precio y prestaciones se decanta hacia las tradicionales soluciones de sobremesa.

 

Informe MuyComputerPRO sobre estaciones de trabajo portátiles

 

Si hace unos meses dedicamos un especial a las estaciones de trabajo convencionales, este año vamos a realizar un informe sobre el panorama actual de workstations portátiles. Para ello, contamos con la colaboración de Mountain, un fabricante español que dispone de varias soluciones en su catálogo y está apostando fuerte por el segmento más profesional del mercado.

La mecánica sera muy similar a a la acción del año pasado. Publicaremos varios artículos relacionados con el mundo de las workstations portátiles, una guía de comprasanálisis detallados de algunas de las últimas estaciones de trabajo que han llegado al mercado y casos de éxito. Además contaremos con vuestra opinión gracias a una encuesta de la que extraeremos datos para nuestro informe final. Los participantes optarán a un fabuloso premio del que, por el momento, no podemos dar más detalles.

 

About Author

Tomás Cabacas García

Tomás Cabacas García

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!