4 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

Barreras de entrada del cloud computing

Barreras de entrada del cloud computing

Barreras de entrada del cloud computing
octubre 07
14:47 2011

Alfonso Ramírez

Alfonso Ramírez, director general VMware Iberia.

El cloud computing es actualmente una de las principales prioridades de los CIOs en 2011. Sin embargo, mientras que los CIOs de las organizaciones más grandes ya apuestan por ello, muchas compañías más pequeñas siguen indecisas al no estar seguras o desconocer los beneficios de invertir en el cloud (la nube).

Migrar a la nube es un proceso que comienza con la virtualización. Ésta, al hacer que toda la infraestructura de TI se comporte como un recurso acumulado y altamente disponible, se convierte en el primer paso en la construcción de una infraestructura cloud. En VMware, creemos que cualquier tipo de empresa, sin importar su tamaño, puede utilizar la virtualización como la base para la construcción de la infraestructura de nube que mejor se adapte a sus propias necesidades. El cloud no es un simple producto. Es el despliegue de una serie de medidas y soluciones que tiene que estar directamente en línea con su estrategia de TI.

¿Cuáles son las barreras para la adopción del cloud computing? Según un estudio reciente de IDC, la mentalidad de algunos departamentos de TI podría ser un obstáculo para dicha adopción.

Según el informe “Accelerate Hybrid Cloud Success: Adjusting the IT Mindset”, la adopción del Cloud Computing como alternativa real de TI sólo podrá ser puesta en marcha si las barreras tecnológicas y de organización interna son superadas. El texto incide en que muchas de las dudas sobre el cloud computing privado ya han sido resueltas y así, cada vez menos compañías consideran el rendimiento y la disponibilidad, aspectos claves para la adopción de una nube pública, los principales motivos que les impide apostar por ella. De hecho, consideran que los problemas internos son los que podrían frenar su adopción.

Cloud

Asimismo, el informe destaca que estos problemas internos van desde la barrera psicológica derivada de saber que parte de los datos y aplicaciones residen físicamente “en otro lugar”, la confusión de responsabilidad entre los responsables de dichos datos y aplicaciones, la potencial oposición por parte del departamento de TI, y la presión a la que son sometidos los CIOs y el personal técnico por tener que ofrecer servicios eficaces y rentables como los que suministran proveedores externos.

La seguridad en la nube

Otro obstáculo es también la seguridad, ya que los clientes todavía no están cómodos confiando los datos críticos de su negocio a la nube. Tienen reparo en que su información sea llevada a sitios de terceros y que pueda caer en las manos equivocadas.

Sin embargo, si la seguridad ha sido considerada seriamente desde el principio por el proveedor puede llegar a ofrecer más seguridad que los servidores físicos, por muchas razones técnicas.

Una de estas razones es que toda la infraestructura será visible para el hipervisor (o máquina virtual) y si la detección de intrusiones y virus se puede hacer en este nivel, el entorno se beneficiará de menos sobrecargas de trabajo y tendrá una protección más fiable y consistente en toda la infraestructura virtual de la organización. Esto prueba que la infraestructura virtual desplegada debe de ser más segura que la infraestructura física que reemplaza.

Creemos que la nube híbrida ofrece a sus clientes lo mejor de ambos mundos, pero el proceso comienza con la virtualización de los recursos internos de TI. Mediante la virtualización de la infraestructura de TI se puede construir una “nube privada” propia interna y de ahí, trabajar con los proveedores de servicios, para ampliar los recursos cuando sea necesario, la nube híbrida en sí.

El punto clave es que siempre se pueden llevar los datos, aplicaciones e infraestructura de vuelta a la nube privada si es necesario, y aún así seguir utilizando los recursos adicionales que ofrece la nube pública cuando se necesite. Este enfoque combina la agilidad y la economía de la nube pública, con los niveles de seguridad, control y servicio que muchas empresas requieren.

Cloud

Por último, las compañías necesitan cambiar su forma de pensar sobre sus recursos de TI para replantear la forma en que los integran dentro de sus estrategias de negocio. La transformación de la cultura es tan importante como la aplicación de la tecnología, y esto comienza entendiendo las implicaciones y beneficios de trasladarse a la cloud. En una encuesta reciente realizada a Pymes de toda Europa, VMware encontró que sólo el 38% de los directores de las pymes entiende que con el cloud computing se reducen los costes en hardware; de hecho el 40% mencionó que habían reducido los costes de mantenimiento técnico.

Aparte de su capacidad para reducir costes, muy pocos directores entienden la capacidad de la nube para dar mayor agilidad al negocio mediante la implementación de nuevas aplicaciones y servicios con mayor facilidad (sólo el 22%). Además, sólo el 12% de los directores son conscientes de la capacidad de la nube para ofrecer una solución flexible y escalable de la infraestructura de TI para el crecimiento, una ventaja crucial del cloud computing.

Las barreras en contra de la adopción del cloud computing están siendo eliminadas pero aún nos encontramos en la primera fase para muchas compañías. Las pymes tienen que cambiar su mentalidad hacia la nube, y ello ha de ocurrir fuera del departamento de TI. Los responsables de las pymes necesitan entender plenamente los beneficios que puede traer el cloud computing para que puedan apreciar de verdad los cambios que puede aportar a su negocio.

About Author

Elisabeth Rojas

Elisabeth Rojas

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!