web stats

Decálogo para buscar empleo en el sector TIC

Decálogo para buscar empleo en el sector TIC

El portal de empleo especializado en el sector TIC, ticjob.es ha realizado un estudio en el que deja de manifiesto las grandes diferencias que se producen en el mercado laboral especializado en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación. A la hora de comparar entre los que ofertan empleo y los solicitantes, hay fuertes desajustes en cuanto a formación, especialización, experiencia y ubicación, lo cual se constata en una escasez de profesionales cualificados para cubrir los puestos vacantes que se solicitan en este tipo de Empresas en España.

Partiendo de este panorama, ticjob.es ha realizado un decálogo que tiene como objetivo ayudar a los aspirantes en su búsqueda de empleo y ponerles en linea con las necesidades de las empresas, definiendo mejor su futuro profesional. Estas normas se dividen en tres fases, según el momento de la búsqueda en la que nos encontremos.

Fase 1: Preparar un plan a corto/medio plazo

1. Preguntarse ¿Qué quiero hacer? Muchos recién licenciados no tienen claro por dónde enfocar su futuro profesional. Ser actor y no observador, de su carrera laboral es seguramente el primer paso para el éxito.

Cualquier cambio profesional tendrá un impacto bastante grande tanto sobre la carrera como sobre la vida privada, merece la pena, por tanto, que dedicarle el tiempo adecuado. Para ser lo más eficiente posible, cualquier profesional tendría que lanzarse a la búsqueda de un trabajo (que sea un primer empleo o no) habiendo reflexionado sobre dónde se quiere estar dentro de 5 años y cómo piensa conseguirlo. Esta primera etapa de reflexión es crucial y muchas veces no se le da la importancia que se merece con consecuencias negativas a largo plazo.

2. Recabar información sobre el sector o rol elegido. Ocurre que demasiado a menudo la percepción de un sector está distorsionada con ideas preconcebidas y falsas imágenes y lo mismo pasa con los roles. Para ello podemos informarnos preguntando directamente a profesionales o leyendo artículos específicos del sector. Una cosa es la idea que se tenga de un rol y otra muy distinta, el trabajo que en realidad se desempeña.

3. Preparar un CV adecuado. Es importante resaltar aquellos aspectos que sean interesantes para el puesto ofertado, cuidar la redacción, la ortografía y la extensión del CV. Encontrar el término medio: no ser ni demasiado humilde ni demasiado pretencioso, el CV es la tarjeta de visita, el primer contacto con un futuro empleo, así que hay que sacarle partido sin abusar. Es importante tener en cuenta que los reclutadores son profesionales que saben detectar “mentiras”, por lo que si te sobre-vendes lo único que conseguirás es hacerle perder el tiempo tanto al reclutador como al candidato.

Decálogo para buscar empleo en el sector TIC

Fase 2: Búsqueda activa de empleo

4. Busca ofertas de empleo de manera activa. Una vez elegido el sector o el rol que se quiere desempeñar, siempre será más eficaz acudir a portales especializados porque permiten tener acceso a un mayor volumen de ofertas y de forma mejor segmentada que en portales generalistas, con lo que conseguirás optimizar tu tiempo. Las empresas del sector también valoran más los portales especializados porque les permite ser más eficientes a la hora de buscar candidatos.

5. Ser selectivo con las ofertas de trabajo a las que se aplica y no apuntarse a todas. No por más ofertas a la que nos inscribamos vamos a tener más posibilidades de encontrar trabajo. Lo idóneo es, de acuerdo con las aptitudes, aplicar únicamente a aquellas candidaturas que se adapten al perfil. Sólo así se tiene la oportunidad de entrar a formar parte del proceso de selección, ya que de otro modo, las empresas descartarían de forma automática tu candidatura.

6. Crea alertas para estar al día y en tiempo real de las nuevas ofertas de empleo que correspondan a tus competencias. Es muy importante inscribirse cuanto antes en las ofertas de empleo, ya que si los diez primeros candidatos inscritos cumplen el perfil, las empresas no seguirán mirando el resto de CV.

7. Activar tus redes “sociales” para poner en marcha una búsqueda activa. Una vía muy común en la incorporación de personas a una empresa es el boca a boca, así que no hay que tener miedo a contar a allegados y conocidos que se está buscando trabajo. También las redes sociales –fundamentalmente LinkedIn, Twitter y Facebook- son un excelente medio para hacerse visible en el mercado, ya que cada vez son más los portales de empleo que utilizan la inmediatez que brindan estas redes para lanzar sus ofertas, antes incluso, de publicarlas en su propia web.

Fase 3: Preparar la entrevista

8. Conocer el currículum. Las entrevistas de trabajo son la prueba de fuego para hacerse con un empleo. Aparte de las consideraciones personales –comportamiento durante la entrevista, empatía con el entrevistador, comunicación no verbal, aspecto físico, etcétera-, la entrevista es el momento clave para venderte. Por tanto, repasa tu currículum para que el relato de tu formación, experiencia o motivación tenga sentido y resulte atractivo e interesante a tu interlocutor. Y, sobre todo, ten la precaución de no olvidar ninguno de los puntos que resaltas en tu CV.

9. Conoce la empresa. Resulta bastante frecuente que los reclutadores se quejen de que los aspirantes no conozcan a qué se dedica la empresa para la que están aplicando. Craso error porque conocer quién es y qué hace la compañía que te entrevista es un principio básico a la hora de enfrentarte a una entrevista de trabajo.

10. Preguntar las preguntas correctas. Llevar preparadas un par de preguntas a la entrevista, demuestra interés. Será conveniente que en un primer contacto no interpeles a tu entrevistador con cuestiones como horarios o condiciones salariales… será mejor convencer a la empresa de que se es la persona idónea antes de hablar de condiciones laborales. Es interesante plantar alguna consulta sobre el sector, la organización interna de la compañía o las posibilidades de crecimiento dentro de la empresa.