11 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

¿Tablet, smartphone o USB? Hablemos de la memoria flash

¿Tablet, smartphone o USB? Hablemos de la memoria flash

¿Tablet, smartphone o USB? Hablemos de la memoria flash
febrero 25
13:30 2013

Nicholas Green

Nicholas Green, director general de Kroll Ontrack Iberia.

Hoy se está celebrando en Barcelona el Mobile World Congress la cita donde los tablets y smartphones son protagonistas. Ambos dispositivos móviles comparten con un pendrive o llave USB la peculiaridad de usar el mismo tipo de memoria, conocida como Flash o memoria de estado sólido.

Aunque las unidades de disco duro seguirán siendo el principal medio de almacenamiento masivo para los próximos años, las unidades de estado sólido – donde los datos se almacenan en chips de memoria –se extienden cada vez más en el mercado, presentes no sólo en smartphones, tablets y llaves USB, sino también en cámaras de fotos y MP3. Son más rápidos que los discos duros, consumen menos energía y cada vez pueden almacenar más datos, por lo que se consolidarán su posición como el medio de almacenamiento más popular en los próximos años.

Especialmente en España, donde el 63% de los móviles son smartphones, convirtiéndonos en el país de la UE con mayor penetración de estos dispositivos. Por otro lado, según datos de AEDE, los españoles con tablets han aumentado en más de un 200% en un año. Este crecimiento de dispositivos móviles ha disparado la utilización de memorias flash y también, los riesgos de seguridad en torno a ellos, ya que, siendo sinceros, no solemos hacer copias de seguridad de la información que guardamos en smartphones, tablets o USBs, a pesar de que ciertos fabricantes ofrecen servicio de backup en la nube. Las principales causas de pérdida de datos en estos terminales se producen por la inmersión en agua o el sobrecalentamiento, daños o roturas físicos, virus y la eliminación de datos de forma involuntaria por el propio usuario.

Lo cierto es que este tipo de memoria plantea ciertos retos en la recuperación de datos, que los usuarios sólo aprecian cuando ya se ha perdido información. A pesar de que es más robusta que los aparatos con disco duro, todavía hay una gran variedad de escenarios que pueden conducir a la inaccesibilidad de los datos. Al tratarse de una tecnología relativamente nueva, no ha habido consolidación en el mercado y, por lo tanto, existe poca estandarización en su diseño y fabricación, lo que puede suponer una dificultad a la hora realizar una recuperación de datos.

La memoria de estado sólido se diferencia de los discos duros en que no tienen partes móviles, lo que implica un tiempo de acceso y latencia mucho menor. Los datos no se almacenan de forma lineal y secuencial, como ocurre en los discos duros, con el espacio disponible a partir del borde exterior de los platos y concéntricamente moviéndose hacia el centro.

Kroll OnTrack

Estructura de las unidades flash

La mayoría de las unidades flash se componen de módulos de memoria (chips) y una controladora. Es un microprocesador extremadamente complejo que no sólo gestiona cómo fluyen los datos, sino que también controla la cantidad que se escribe en los módulos de memoria. Si la controladora deja de funcionar por un daño, la única manera de recuperar los datos es leer los módulos de memoria uno por uno y extraer los datos en bruto. Esta tarea requiere mucho tiempo, además de herramientas especiales y experiencia.

El diseño de las controladoras varía según el fabricante, por lo que no pueden intercambiarse, e incluso las de un mismo fabricante muestran diferentes protocolos para la escritura de datos. El almacenamiento en Flash es mucho más dinámico, donde se iguala en cada momento el número de grabaciones en los distintos módulos de memoria, y se controla cuándo se ha grabado por última vez. Por ejemplo, si un archivo se ha grabado en un módulo, la controladora reprograma otra área de la matriz de memoria para grabar los siguientes datos. Por lo tanto, los datos de cualquier dispositivo de almacenamiento Flash se encuentran en un estado constante de movimiento. Si el dispositivo tiene dos o más chips de memoria, los datos pueden estar distribuidos entre los chips para mejorar el rendimiento.

Por lo tanto, es importante pensar que si guardamos toda nuestra información en dispositivos que contienen memoria Flash (tablets, smartphones, USBs) debemos tener en cuenta cómo se almacenan los datos, y por lo tanto, la compleja recuperación de datos que está asociada. Aunque hace unos años sólo se pensaba en estos escenarios cuando ocurría el desastre, ahora debemos considerar nuestra dependencia con los dispositivos que contienen memorias de estado sólido y plantearnos opciones de back up alternativas.

Lo cierto es que mucha información empresarial se mueve entre memorias USB, que pasan de unos empleados a otros. Según una encuesta reciente realizada por Ponemon Institute y Kingston Technology, casi dos terceras partes de las compañías europeas han sufrido pérdidas de datos confidenciales por el extravío de dispositivos USB. El estudio confirma que muchas empresas utilizan memorias USB no cifradas y no aplican políticas de seguridad apropiadas. En esto casos, nuestra recomendación es que los departamentos de tecnología incorporen en sus planes de continuidad del negocio la gestión de estos dispositivos móviles, incluyendo a un proveedor de recuperación de datos que asegure el acceso a sus datos en memorias de estado sólido ante cualquier incidencia posible.

About Author

Elisabeth Rojas

Elisabeth Rojas

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!