9 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

El negocio tecnológico, en busca de nuevos mercados

El negocio tecnológico, en busca de nuevos mercados

El negocio tecnológico, en busca de nuevos mercados
junio 20
13:04 2014

Explorando nuevos mercados

Todas las innovaciones tecnológicas que se han desarrollado en los dos últimos siglos han tenido un impacto en los procesos productivos, no sólo desde el ámbito empresarial, sino también a nivel de crecimiento económico de los países. La innovación tecnológica supone también la necesidad de cambiar los esquemas tradicionales de muchos aspectos empresariales, entre ellos la forma de organizar el trabajo, de  realizar negocios, de acceder a los clientes y de realizar ventas a través de la red.

Es así como las empresas no sólo se están limitando a llevar a cabo operaciones privadas y gubernamentales a nivel local, sino también con otros países. Precisamente a eso se le llama negocio internacional, a la relación existente entre una organización y su mundo exterior. Este tipo de actividad implica también el comercio exterior y el internacional, el cual incluye las transacciones (exportaciones, importaciones, inversiones, financiaciones) que se realizan a nivel mundial.

Entre los factores de éxito que podemos mencionar en las operaciones de los negocios internacionales, incluimos la competitividad, el apoyo financiero entre las partes y la logística. Este último aspecto es de suma importancia ya que cuando los actores involucrados se encuentran en diferentes países o regiones, la concreción y el éxito del negocio se complican aún más.

Es importante, que los empresarios conozcan el ambiente internacional que los rodea para, de esta forma, buscar nuevas formas de incrementar el crecimiento de la empresa, la competitividad y la oportunidad de explorar nuevos mercados. El negocio internacional implica entonces el manejo de la inversión extranjera y de la estructura de mercados, que se da entre diferentes naciones. Dentro de este marco, es primordial que la empresa tenga pleno conocimiento de la situación política, diversidad de mercados y riesgos del país con el que establece el negocio, para de esta forma estudiar si esta situación le afecta o no y si es preciso entablar el enlace.

images

Así, se crean los cuatro pilares sobre los que se apoya el “Nuevo Estilo de IT”: Cloud, Big Data, Seguridad y Movilidad. Estos cuatro disruptores tecnológicos están permitiendo a las empresas explorar nuevos modelos de negocio basadas en la tecnología, están cambiando la forma en la que empresas y administraciones públicas se relacionan con clientes, proveedores, empleados y ciudadanos y están ayudando a las organizaciones a ser más ágiles, optimizar costes y abordar con éxito procesos de expansión internacional, fusiones y adquisiciones.

La conclusión es que existe practica unanimidad sobre el hecho de que las Nuevas Tecnologías están incrementando la productividad. La Comisión Europea
concluyó, que el incremento de productividad inducido por las Nuevas Tecnologías es una fuente de creación de empleo. La aplicación intensiva de aquellas ha inducido una notable y rápida disminución de costes. Prueba de ello, es que la brusca disminución del nivel de inversiones empresariales en Nuevas Tecnologías en el mundo desarrollado ha afectado al
crecimiento económico y en consecuencia al empleo.

Se abre un abanico de oportunidades

Cuando en febrero del pasado año Steve Phillpott tomó las riendas como CIO de HGST (originalmente Hitachi Global Storage Technologies), rápidamente identificó un número de iniciativas importantes para que IT genere valor en la compañía. Un elemento en la cima de la lista fue mejorar radicalmente la forma en que las operaciones de Desarrollo, Calidad y Manufactura utilizaban los vastos datos producidos durante la creación y el servicio de discos duros.

Lo que surgió rápidamente durante este proceso fue el hecho de que necesitaría haber colaboración cercana entre IT y la empresa para obtener resultados con los big data.

Trazar un roadmap para capitalizar “los big data” da una oportunidad para que se unan los líderes de negocios y de tecnología, con lo cual se evita un reto común que enfrentan muchas organizaciones: el distanciamiento entre IT y el negocio. Al trabajar juntos, los equipos de HGST identificaron y priorizaron oportunidades de usar datos acerca de los discos duros de HGST para mejorar el rendimiento, depurar las pruebas y servir mejor a los clientes.

Big-Data-Data-Equity

Para obtener los mejores resultados, el equipo de liderazgo del área de negocios de HGST aprobó una plataforma de big data (BDP) para servir a cada uno de estos grupos de negocios con compromiso de parte de los niveles superiores para fomentar el cambio, separar silos de datos y medir métricas de impacto de negocios.

Seis meses más tarde, la estrategia conjunta de IT y negocios de HGST inició una transformación en cuanto a la forma en que los equipos de Investigación y Desarrollo, Calidad y Manufactura usan los datos en el trabajo diario. Los ingenieros ya no son paralizados por sistemas que limitan la capacidad de acceder a –y analizar– los volúmenes de datos detallados que se requieren para desarrollar y refinar productos, así como para resolver problemas al instante.

A fin de utilizar los big data para producir mejores resultados de negocios, las compañías están instituyendo varios cambios organizacionales que requieren colaboración cercana entre las áreas IT y de negocios. A continuación, algunas ideas.

Identificar datos que sean potencialmente útiles para la empresa, ya sea que estén disponibles interna o externamente. El acceso a datos internos a menudo requiere que IT cambie de limitar el acceso por seguridad a alentar la costumbre de compartir mientras sigue gobernando el acceso a conjuntos de datos como registros Web, perfiles de clientes y datos de uso de productos. El uso de datos externos (como intereses en línea, demografía, navegación por el Web o datos de actividad social) requiere una inversión en la compra de datos y un compromiso de probar y aprender cómo los datos externos pueden ayudar a mejorar los negocios.

Usar la ciencia de datos para entender la señal (la posibilidad de predecir mejor el comportamiento e identificar el impacto en la empresa actuando en ellos) sepultada por el ruido (conjuntos de datos complejos). Por ejemplo, Think Big Analytics ha trabajado con algunos fondos de alto riesgo importantes y proveedores de pago financiero para identificar la señal en conjuntos de datos novedosos como noticias, reportes, actividad social y transacciones financieras del consumidor para identificar fraude y para mejorar el rendimiento de la inversión financiera. El científico de datos es verdaderamente un intérprete y facilitador entre el mundo complejo de nuevos datos y las necesidades de la empresa.

Mejorar continuamente la analítica operacional en toda la empresa. La promesa de los big data es lograr que los expertos en tecnología creen nuevas capacidades que la organización pueda emplear para explorar nuevos mercados y generar ingresos, además de lograr una ventaja competitiva.

Usar modelos automatizados que detecten patrones de datos para conseguir respuestas estratégicas y tácticas. Esto significa usar el aprendizaje de máquina para actualizar continuamente la mejor respuesta que se tomará de forma automática como respuesta a sucesos tales como la actividad de usuarios o dispositivos. Cambiar a una cultura del uso de modelos en lugar de la intuición humana es un pequeño paso tecnológico, pero un gran paso organizacional.

Por ejemplo, la publicidad en línea ha migrado de humanos que definen qué anuncios se deben publicar dónde, hacia un mundo donde los participantes en intercambios en línea utilizan modelos automatizados para licitar el derecho a entregar anuncios en tiempo real.

 

About Author

Arantxa Asián

Arantxa Asián

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!