9 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

Grandes fracasos IT de 2014

Grandes fracasos IT de 2014

Grandes fracasos IT de 2014
enero 09
13:29 2015

Grandes fracasos IT de 2014

La historia está repleta de malas decisiones empresariales: desde que Excite no aprovechara la oportunidad de comprar Google en 1999 (con un valor actual de 170 mil millones de dólares) por la insignificante cifra de 750.000 dólares, hasta el rechazo de Blockbuster a principios de la década de los 2000 de asociarse con Netflix, compañía que acabaría provocando su caída. Durante el pasado año 2014 también han ocurrido grandes fracasos que han supuesto que muchas compañías hayan perdido ingresos e, incluso, hayan tenido que plantearse su venta. También ha habido rechazos, que, quizá, podría suponer que dentro de algún tiempo provoque la ira de alguna firma arrepentida. Sólo el tiempo lo dirá…

Entrando en materia, no podemos hablar de los grandes fracasos IT de 2014 sin mencionar a Gowex. Fue el pasado mes de julio cuando el presidente de esta compañía de redes wifi, Jenaro García, presentó su dimisión tras admitir la “falsedad” de las cuentas de la firma durante al menos los últimos cuatro años, lo que llevó al Consejo de Administración de la sociedad a solicitar el concurso voluntario de acreedores, lo que significa que sus acciones seguirán suspendidas durante un largo periodo de tiempo. Nadie podrá comprar o vender en mercado. Eso sí, Jenaro García vendió parte de sus acciones antes de que estallara todo.

Fundada en 1999, Gowex dio su gran salto con la salida al MAB en el verano de 2010. En el momento que se producía la noticia tenía desplegadas sus redes wifi en 65 ciudades, incluidas Nueva York, Madrid, París, Dublín o Dubai, y 20 empresas de transporte público y planeaba salir a bolsa en los Estados Unidos.

Grandes fracasos IT de 2014

El negocio de Gowex es difícil de entender, ya que los servicios que ofrecía la compañía son poco habituales en España y lo más cómodo era dar por verosímiles las cifras oficiales. Gowex aprovechaba las subvenciones públicas para desarrollar redes wifi en ciudades, también gestionaba redes privadas y explotaba redes propias de conexión inalámbrica. Gracias al manejo de estas infraestructuras, la empresa aseguraba que generaba otras fuentes de ingresos (publicidad, servicios de roaming, acuerdos con operadores de telecomunicaciones, servicios para ciudades inteligentes…). En definitiva, un negocio con un claro potencial debido al imparable desarrollo de la tecnología, pero sobre el que resultaba difícil cuantificar su rentabilidad presente.

La firma Gotham City, que fue la que destapó el escándalo publicó en su web el informe completo de esta historia, revelando detalles de por qué sospecharon de la española, detalles de la investigación, la opinión de los analistas, quejas de usuarios, etc..

En las primeras páginas del informe, la firma americana dejaba muy claras las “señales” que le hicieron sospechar de la española:

  • Gowex pretende generar un crecimiento de ingresos de doble dígito proporcionando wifi gratuito; sin embargo, los que se dedican a lo mismo y cotizan en Bolsa (Boingo, iPass, Towerstream, etc) pierden dinero.
  • Aún más desconcertantes es que anteriores intentos de empresas con fines de lucro ofreciendo wifi gratuito a la gente han fallado. Incluso compañías como Starbucks o Mcdonald´s, que también ofrecen wifi gratis, y generan tráfico para generar potenciales beneficios económicos, les cuesta dinero.
  • A pesar de todo esto, los ingresos de Gowex por empleado supera a la de Google, Facebook y Microsoft y su valor de mercado es superior a las uma de Boingo, iPass y el de Towerstream, juntos.
  • Gowex no da a conocer las métricas operativas básicas, tales como su cuenta de punto de acceso, o un desglose de ingresos, en sus presentaciones públicas. Es como imaginar que un minorista como Carrefour, por ejemplo, no revelara el número de tiendas que tiene.
  • Gowex se hizo pública en el MAB, un organismo similar al AIM de Londres y al Pinksheet/OTC de EE.UU, todos ellos plagados de fraudes.
  • Gowex se originó en España, sus acciones cotizan tanto en este país como en Francia y la mayor parte de sus ingresos y operaciones son “internacionales”.
  • Arqiva adquirió una empresa parecida a un valor que implica que Gowex vale menos de un euro.

La seguridad se cebó con las IT

Múltiples escándalos, en este caso en materia de seguridad, salpicaron en 2014 a grandes tecnológicas, sobre todo a Apple y a Sony. En el caso de la primera, ocurrió en septiembre y tuvo como blanco a cientos de actrices famosas que vieron como fotos comprometidas se filtraban en la red. Las imagenes se sacaron a través de la plataforma de almacenamiento y sincronización en la nube de Apple, el conocido Apple iCloud.

Por aquel entonces, un criticado Tim Cook, CEO del gigante tecnológico, afirmaba a The Wall Street Journal que la intrusión había sido el resultado de un ataque de phising que permitió que terceros utilizaran los nombres de usuario y las contraseñas correctas. El directivo defendió que ninguno de los ID de Apple ni las contraseñas de los servidores de la compañía se filtraron permitiendo el ataque.

Esto trajo como consecuencia la implementación de un nuevo sistema de autenticación en dos pasos para verificar la identidad del usuario antes de iniciar sesión desde el smartphone. El gigante tecnológico aclaró por aquel entonces, que la mayoría de los usuarios no utiliza este tipo de autenticación y que la impulsaría de forma más agresiva en la nueva versión de iOS.

Sony también tuvo un 2014 movidito tras el ataque a Sony Pictures y la filtración de algunas de sus películas listas para ser un éxito en taquilla. El FBI aseguraba hace solo unas horas que el ataque sí fue llevado a cabo por Corea del Norte, tal y como se rumoreaba, algo que han podido deducir debido a que los piratas utilizaron directamente un servidor de uso exclusivo de Corea del Norte.

Funcionarios estadounidenses ya habían atribuido el ataque a Sony Pictures a Corea del Norte, argumentando que se llevó a cabo en respuesta a “The Interview”, una comedia sobre un complot estadounidense para asesinar al líder norcoreano Kim Jong-un. El día 2 de enero, el presidente de EE.UU., Barack Obama, autorizó la imposición de nuevos embargos contra Corea del Norte en represalia por este presunto ciberataque.

La nueva ronda de sanciones afecta a tres empresas norcoreanas vinculadas a los servicios de Inteligencia y de defensa del país asiático, así como a unas diez autoridades del Gobierno de Pyongyang.

La caída de Samsung y Twitter

Aunque no tienen nada que ver la una con la otra, las dos tienen un denominador común: están viendo como bajan sus ingresos trimestrales. En 2014 los inversores empezaron a perder la paciencia con la red de microblogging: en el último año sus acciones han caído un 43%. Y todo pese a los desesperados intentos de Twitter de lograr nuevas vías de ingresos y tener más publicidad.

El pasado mes de diciembre el CEO de Twitter vendió acciones de la compañía, por un valor de 5,32 millones de dólares, lo que activó aún más las alarmas de su situación.

Por su parte Samsung pronostica una bajada de su beneficio anual de 2014. En octubre, el beneficio neto de Samsung para el tercer trimestre de 2014 se desplomaba un 49% en comparación con el mismo trimestre de 2013. Del mismo modo, en el segundo trimestre de 2014, el fabricante surcoreano anunciaba un 15% de caída global en el beneficio operativo, a 7.190 millones de won.

Por este y otros motivos, la firma surcoreana ha pronosticado que su beneficio anual de 2014 caerá. La compañía ha señalado que el beneficio operativo para el cuarto trimestre se situará en 5.200 billones de won (4.700 millones de dólares), con unas ventas consolidadas de 52.000 billones de won.

En el marco de la feria CES, BK Yoon, presidente de Samsung de la división de electrónica de consumo, afirmó que para superar esta crisis la empresa apostará fuertemente por el Internet de las Cosas (IoT). Yoon prometió que para el año 2020 todos los productos de Samsung, incluidos televisores y dispositivos móviles, serán “dispositivos IoT”.

Parece claro, que en el mundo de las tecnológicas están todas luchando contra la sombra de una competencia cada vez más voraz que se impone desde China y que empieza a cambiar el modelo de negocio occidental, llevando, en algunos casos, a que los margenes de beneficio ya no sean tan amplios. Según el FMI, a finales de 2014, China tendrá hasta 16.48% de poder adquisitivo ajustado PIB mundial (o $ 17632 mil millones), y los EE.UU. tendrá sólo 16.28% (o $ 17416000 millones).

El movimiento es generalizado, abarca todos los sectores. Y sólo está empezando: la tecnológica china Alibaba ya destronó el año pasado a Facebook como la mayor salida a bolsa de estos últimos años. Cotiza ahora en Nueva York y se ha colocado, de golpe, entre las 10 primeras cotizaciones mundiales de empresas tecnológicas. La coreana Samsung, a pesar de su situación, invierte cada año casi tanto en I+D que en toda España.

Para finalizar, recordar también, que el mayor éxito mundial de un fondo de venture capital no fue el realizado por un inversor californiano sino sudafricano: la filial de inversiones en startups de Naspers, que colocó 40 millones de dólares en una desconocida empresa china (Tencent); esta participación vale ahora más de 40 mil millones.

About Author

Arantxa Asián

Arantxa Asián

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!