18 de agosto de 2017

MuyComputerPRO

Sí, el cigarrillo electrónico sigue muy vivo

Sí, el cigarrillo electrónico sigue muy vivo

Sí, el cigarrillo electrónico sigue muy vivo
marzo 08
17:31 2017

Siendo honestos, cuando comencé a investigar sobre la situación actual del cigarrillo electrónico no creía que se saldaría con un final feliz, sobre todo por esa tradición tan española de volcarnos con las modas para, poco tiempo después, “si te he visto no me acuerdo”. Y lo que veía por la calle (o mejor dicho, lo que no veía) apoyaba esta idea, tiendas de cigarrillos electrónico que desde hace tiempo lo único que conservan es el letrero pero albergan otros negocios.

¿Qué ha pasado con aquellos locales que salían como setas hace poco más de tres años? ¿Existe alguno ya? ¿Hay alguien que siga confiando en la técnica del vapeo para dejar de fumar? Todo me indicaba que no.

Con estos prolegómenos, busqué las cifras oficiales del sector para saber si andaba en lo cierto, y parece que no podía estar más equivocada: según la UPEV (Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo) y ANCE (la Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico), el sector había facturado 55 millones de euros en 2016 en España, o lo que es lo mismo, un 13% más que en 2015, superando las previsiones que tenían a principios de año.

En lo que respecta al número de “vapers” en nuestro país, se refleja un incremento similar, llegando a los 350.000 usuarios a día de hoy, según las mismas fuentes que también informan de que hay 350 tiendas repartidas por todo el país. Con estos datos, las asociaciones dan por concluida “la crisis sufrida por el sector en 2014”, tras una vertiginosa subida en 2013.

En aquel año, llegaba a nuestro país el que parecía ser la tabla de salvación de los fumadores arrepentidos. Quizás no era el primer ni el único invento, pero sí (decían) que el más eficaz e indoloro, al menos mentalmente: el cigarro electrónico. El boca a boca produjo que la demanda explotara en poco tiempo, comenzando una apertura desmesurada de tiendas “especializadas” por todas partes, que aseguraban que no daban abasto con un negocio tan rentable.

Como no podía ser de otra manera, esta moda no sentó bien a más de uno y en esta entrevista de MuyPymes, la responsable de dos de estas tiendas (Vapo.es) Mariana Dummar, se quejaba de que, con motivo de “las noticias negativas en los medios y la falta de profesionalización de muchos establecimientos, se han producido cierres“. Asimismo, explicaban cómo se defendieron ellos (de hecho, han conseguido sobrevivir y ver crecer su negocio): “Cuando hemos visto atacado a nuestro sector, nos hemos preocupado por lanzar comunicados aclaratorios y siempre con fuentes que justifican la falsedad de dichas noticias negativas e intentando hacer ver que ya existen cientos de estudios y declaraciones de médicos donde manifiestan que el cigarrillo electrónico es mucho menos nocivo para la salud comparado con el cigarrillo tradicional”.

Joyetech Cuboid TC Kit, 150W

Joyetech Cuboid TC Kit, 150W.

Hoy, Mariana Dummar nos cuenta que en los últimos meses han aumentado la venta y los modelos de cigarrillos en sus dos tiendas de Madrid (también venden por internet). Si bien, en España, este dispositivo no ha conseguido calar tan hondo como en otros países (en Estados Unidos, triunfa entre los adolescentes), es un “negocio que va en aumento, pero con un crecimiento normal y lógico”, no como el que se dio hace años y al que nos hemos referido ya.

Los clientes quieren asesoramiento, muchos vienen perdidos“, indica Dummar como uno de los valores de su negocio, entre los que también está la mejora de los propios dispositivos, que ahora “tienen mucho más sabor y vapor que antes, el sabor es más auténtico y potente porque la electrónica de los mismos se ha perfeccionado”.

Qué dice la gente

Como hemos indicado antes, preguntando a varios ex usuarios de cigarrillos electrónicos, ninguno de ellos lo está usando ya, pero la mayoría está dispuesto a darle una segunda oportunidad, aunque con condiciones: bajada de precios, más accesibilidad a la hora de comprar recambios y mejoras en su diseño.

Todos ellos coinciden en dos aspectos. El primero, que se compraron un dispositivo para dejar de fumar (o al menos, reducir la dependencia a la nicotina) arrastrados por la curiosidad que les produjo el boom. Y el segundo que tienen la sensación que es un negocio en declive que no va a conseguir despegar, cosa que las cifras oficiales se han encargado de desmentir.

About Author

Elisabeth Rojas

Elisabeth Rojas

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!