Conecta con nosotros

Noticias

Privacidad de los datos: Europa se lo pone difícil a Apple

Publicado el

apple-europa

Apple lleva varias semanas enzarzada en una lucha por proteger la privacidad de sus usuarios con el FBI y las autoridades estadounidenses. Todo a raíz de la orden judicial que ha recibido la compañía para que cree una versión modificada de su sistema operativo iOS que permita a las autoridades saltarse la protección que bloquea el acceso al iPhone de uno de los tiradores de San Bernardino. Aún no se sabe cómo evolucionará esta situación, bloqueada por la negativa de Apple a responder a esta petición judicial. En realidad, no tienen la seguridad de poder salirse con la suya, pero puede tener alguna esperanza de conseguirlo. De cualquier forma fuera de Estados Unidos es algo que va a tener cada vez más complicado, gracias a las nuevas leyes aprobadas en países de Latinoamérica y, sobre todo, en Europa.

Las leyes que se están aprobando son tan distintas unas de otras que una compañía tecnológica global tendría verdaderos dolores de cabeza para poder cumplirlas todas. Por ejemplo, en Europa, los cuerpos de seguridad han contado generalmente con la colaboración del sector privado a la hora de conseguir información para investigaciones policiales. Además, dado que la preocupación por el terrorismo es bastante elevada en la actualidad en Europa Occidental, puede que no sea la mejor época para que las compañías tecnológicas se resistan a facilitar datos. Rob Knake, que fue director de Ciberseguridad de la Casa Blanca entre 2011 y 2015, está convencido de que podría ser prácticamente imposible que las compañías tecnológicas que operan a nivel mundial puedan cumplir todas las leyes locales al mismo tiempo, dado que cada país trata de forma diferente la seguridad de los datos, la privacidad y el cifrado. Además, se pregunta si realmente serán capaces de resistir la presión en otros países fuera de Estados Unidos.

Y según Bloomberg, la respuesta a esta pregunta puede estar más cerca de lo que muchos piensan. Por ejemplo, los legisladores franceses han aprobado esta misma semana, por abrumadora mayoría, poner en marcha un plan que castigaría a las empresas de tecnología que no proporcionen acceso a datos cifrados. Las leyes propuestas contemplan incluso que los directivos de las empresas puedan enfrentarse a multas e incluso penas de cárcel si se niegan a ello. Todavía es una propuesta, y faltan varios pasos para que se convierta en ley, pero si lo hace, las compañías que estén en el futuro en la misma situación que Apple se encuentra en EEUU se enfrentan a situaciones muy poco favorables para ellos. Sus opciones no son muchas. Podrían desarrollar dispositivos y servicios con las funciones necesarias para cumplir las leyes de petición de datos de las autoridades francesas, algo que muchos no están dispuestos a hacer. También podrían abandonar Francia. O seguir funcionando en el país con normalidad y esperar hasta que haya un choque con los cuerpos de seguridad locales.

Pero Francia no es el único país en el que las tecnológicas pueden tener problemas. La controversia sobre el cifrado de los datos se está calentando también en otros lugares. En el Reino Unido, las autoridades están sopesando la posibilidad de hacer cambios en sus leyes relacionadas con la vigilancia. Y la polémica está ahora mismo centrada en las compañías extranjeras. Así, la nueva proposición de ley al respecto introducida el año pasado recibió muchas críticas porque no dejaba claro si se iba a obligar a las empresas extranjeras a dar acceso a las comunicaciones cifradas. Las autoridades cambiaron dicha proposición, pero su contenido no es mucho mejor, a juzgar por la opinión de Jens-Henrik Jeppesen, director de Asuntos Europeos del Centro para la Democracia y la Tecnología: “No deja claro qué es lo que quiere exactamente el gobierno. Se han quedado con la libertad necesaria para decir a un proveedor de comunicaciones que tiene que suspender este o aquel servicio porque no pueden conseguir lo que quieren“.

Si el Congreso de Estados Unidos pone en marcha una nueva legislación sobre cifrado, es de esperar que la industria tecnológica presione con firmeza a los legisladores para que la balanza se incline a su favor. Pero en Europa, el lobby que hacen las tecnológicas de Silicon Valley puede inclinarse menos a su favor. Sobre todo, porque las empresas estadounidenses ya han caído en desgracia en el continente por numerosos motivos: comportamiento anticompetitivo, evasión de impuestos o prácticas empresariales que acaban con el valor de los medios locales. Y la escasa confianza de los gobiernos europeos en que estas empresas puedan mantener los datos europeos a salvo del Gobierno de Estados Unidos ha hecho caer todavía más una confianza en ellas ya de por sí escasa. Y mientras que Apple está enfrascada en sus problemas con el FBI, la situación internacional a la que ella y el resto de tecnológicas se enfrentan se va a volver todavía más complicada.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!