SSD ya es el estándar de almacenamiento en movilidad profesional

SSD

SSD es la solución de almacenamiento preferente en movilidad y se ha convertido en el estándar del sector en los equipos premium, Ultrabooks, convertibles o tablets.

Sus ventajas frente al disco duro tradicional son variadas, comenzando por su menor consumo, emisión calorífica y ruido, gracias a su base en las memorias flash NAND y la ausencia de partes móviles.

El rendimiento de SSD también es muy superior al de los discos duros, tanto en velocidades de transferencia de datos en lectura/escritura, en la apertura de aplicaciones o en el tiempo de arranque del sistema operativo. El uso de la interfaz PCIe en la última generación de unidades de estado sólido, aumentará aún más la brecha en rendimiento frente a los discos duros.

Su menor tamaño también es destacable, gracias a la llegada de formatos como M.2 o el Next Generation Form Factor (NGFF), más pequeños y ligeros que una SSD o disco duro estándar de 2,5 pulgadas, logrando reducir el tamaño y grosor de los equipos informáticos.

SSD_2

Si hasta ahora la capacidad era un aspecto donde dominaban los discos duros, ya se han anunciando SSD de hasta 6 Tbytes, más que suficiente para cualquier ordenador portátil. En cuanto a resistencia, últimos test reales de funcionamiento han confirmado que este tipo de unidades absorben más daño que lo prometido en las especificaciones oficiales.

El precio por GB es el único punto donde los discos duros siguen venciendo a las SSD aunque éstas siguen recibiendo constantes bajadas de precio a medida que disminuye el precio de las memorias flash NAND.

El anuncio de Intel y Micron de la disponibilidad de su tecnología de NAND 3D, la memoria flash de mayor densidad de la industria (ya usada por Samsung) permitirá la creación de SSDs con capacidad de almacenamiento de hasta 10 Tbytes.

Si hasta ahora las SSD se reservaban a la gama alta, su llegada masiva a todo tipo de equipos móviles/portátiles, solo es cuestión de tiempo.

HP_BUSINESS1