SSD, un componente clave en tu equipo móvil

Las unidades de estado sólido se han convertido en el estándar de almacenamiento en un buen número de segmentos informáticos especialmente en dispositivos de movilidad (tablets, convertibles, 2 en 1 o Ultrabooks), como estamos comprobando en la presentación de la nueva generación de productos.

Basadas en memorias flash NAND y sin partes móviles, las ventajas de SSD frente al disco duro tradicional comienzan en su menor consumo, vibraciones, emisión calorífica y ruido. 

Apartado especial para el rendimiento porque es otra de las grandes ventajas de una SSD, tanto en velocidades de transferencia de datos en lectura/escritura, en la apertura de aplicaciones o en el tiempo de arranque del sistema operativo. El uso de la interfaz PCIe en la última generación de unidades de estado sólido ha mejorado aún más el rendimiento aumentará aún más la brecha frente a los discos duros.

Otra de las características importantes especialmente pensando en dispositivos de movilidad es el menor tamaño de los nuevos formatos de SSD como M.2, más pequeños y ligeros que los modelos estándar de 2,5 pulgadas, lo que ayuda a reducir el tamaño y grosor de los equipos informáticos.

En cuanto al precio por GB es el único punto donde los discos duros siguen venciendo a las SSD. A pesar de ello, las sucesivas bajadas de precio de las memorias flash NAND están logrando poner al alcance del consumidor este tipo de almacenamiento.

Para finalizar, hablar de su fiabilidad. A pesar de sus componentes mecánicos, los discos duros siguen siendo “norma y seña” en cuanto a resistencia de unidades de almacenamiento y de ahí su uso masivo en servidores y centros de datos 24/7 donde prima la fiabilidad por encima de todo.

Afortunadamente, las nuevas generaciones de SSD han mejorado muchísimo en fiabilidad. Incluyen células de memoria adicionales libres para cuando las otras fallen no perder capacidad, reasignando sectores dañados. Los fabricantes ofrecen 3 o 5 años de garantía y la vida media oficial de una SSD se estima entre 5 o 7 años. Últimas pruebas de resistencia, las SSD han sobrevivido después de soportar una prueba masiva de escritura por encima de los 2 petabytes.

Más información | Del HDD al SSDCinco aspectos a considerar en la compra de una SSD

HP_BUSINESS1