Microsoft anuncia Azure Space, para llevar la nube hasta el espacio

Microsoft anuncia Azure Space

Microsoft se ha propuesto llevar la nube a cualquier punto, incluso al espacio. Para esto precisamente nace Azure Space, un nuevo conjunto de servicios, alianzas y estrategia que tiene como objetivo ofrecer una plataforma que consta de cloud y satélites para permitir la conexión de cualquier tipo de dispositivo sin importar el punto en el que se encuentre.

Con Microsoft Azure Space, los de Redmond quieren conseguir que la conectividad y la computación espacial sean cada vez más accesibles a cualquier tipo de sector e industria. Por ejemplo, a la agricultura, la energía, las telecomunicaciones o las administraciones. Para poner en marcha esta iniciativa, la compañía ha organizado un equipo de expertos en industria espacial, que se han unido a sus científicos e ingenieros de producto para el desarrollo de capacidades cloud capaces de cubrir las necesidades concretas que tiene de la nube el sector aeroespacial.

Entre las nuevas áreas en las que Microsoft va a trabajar en cloud gracias a Azure Space hay varias que tocan de lleno a este sector: la simulación de misiones espaciales, la extracción de información de los datos que ofrecen los satélites y el impulso de la innovación en órbita, además de sobre la superficie terrestre.

Azure Space, por tanto, no solo servirá para proyectos relacionados exclusivamente con el espacio. Muchos clientes de Microsoft desarrollan sus tareas en ubicaciones remotas, lo que hace que no les sirvan, al menos como deberían, las opciones de la red global de Microsoft, compuesta por más de 250.000 kilómetros de fibra óptica submarina, terrestre y metropolitana. Con Microsoft Azure Space pueden tener mayores opciones para el acceso a los datos y contar con mayor ancho de banda en sus conexiones.

De hecho, Microsoft ha anunciado también varias colaboraciones que permitirán contar con nuevas capacidades de red como parte de Azure Space. Además, con capacidad multibanda, multiproveedor y multiorbital. Gracias a esto, la compañía podrá ofrecer soluciones integrales de conectividad a través de satélite, lo que permitirá contar con opciones de conectividad incluso a los clientes que se encuentren en ubicaciones muy remotas.

Entre las alianzas a las que ha llegado Microsoft en el marco de la puesta en marcha de Azure Space está un acuerdo con Space X, gracias al que Microsoft podrá ofrecer conexiones de banda ancha vía satélite con velocidad alta y baja latencia, con los que cubrir además de las necesidades de conectividad de los clientes de zonas remotas, las de los nuevos centros de datos Azure Modular (MDC).

Microsoft también ha acordado una extensión de la colaboración con SES relacionada con Azure Orbital, que tiene como objetivo la adaptación de su constelación O3b de órbita circular intermedia. De esta forma se facilita la conectividad entre las regiones de centros de datos de Microsoft y los dispositivos Edge repartidos por el planeta.

Aparte de esto, Microsoft ha llegado a diversos acuerdos de colaboración con diversas entidades y compañías del sector espacial, entre los que están KSATViasatKratosAmergintKubos o US Electrodynamics. Con ellas, los de Redmond consiguen nuevas capacidades en cuanto a conectividad, a lo que también contribuye el servicio de estación terrestre de Azure Orbital y las colaboraciones con IntelsatViaSat y el acuerdo previo con SES para la expansión de Azure ExpressRoute. Así Microsoft puede llevar los datos de los clientes de satélite en órbita geoestacionaria directamente a Azure.

Con estas y otras iniciativas, Microsoft ya es capaz de ayudar a sus clientes que trabajan con el espacio a abordar algunos de sus obstáculos tecnológicos más complicados. Entre ellos, a la gestión de la ingente cantidad de datos que generan los satélites, a conseguir que la nube y la conectividad estén disponibles en los puntos más remotos y a diseñar sistemas espaciales de complejidad elevada.