Hacia un futuro hiperconvergente: preparados para la Hiperconvergencia como Servicio

sistemas hiperconvergentes

Adoptar sistemas hiperconvergentes (HCI) se han convertido en una de las principales tendencias TI en 2020. Y es que como reconocen la mayoría de los responsables de TI, estos sistemas que aúnan capacidad de cálculo, almacenamiento y comunicaciones tienen ventajas evidentes: son más sencillos de mantener y gestionar, permiten escalar con suma facilidad y se integran sin problemas con todo tipo de sistemas cloud. Por si esto fuera poco, los HCI proporcionan a las compañías la siguiente gran generación de soluciones de almacenamiento gracias a características avanzadas de recuperación ante desastres, gestión de backup o compresión y deduplicación de datos.

Como ya vimos en “Hiperconvergencia: del todo incluido al Do It Yourself”, hasta ahora los fabricantes vienen proponiendo dos tipos de sistemas hiperconvergentes a las empresas: soluciones de hardware all in-one “llave en mano”; o una HCI definida por software en el que el cliente tiene más opciones y flexibilidad a la hora de determinar sobre qué sistemas quiere desplegar su solución hiperconvergente.

Y decimos hasta ahora, porque cada vez más, las empresas están empujando hacia una nueva modalidad: la de ofrecer hiperconvergencia como servicio (HCIaaS). En este escenario, los fabricantes prometen a las compañías una oferta en la que reducirían tanto sus gastos financieros (no requiere una inversión inicial), como los operativos (paga solo por lo que consumes). Compañías como VMware, Nutanix, Dell o HPE han comenzado a ofrecerlo a sus clientes, prometiéndoles además encargarse de la gestión y el mantenimiento de la infraestructura.

Así, si hasta ahora lo más habitual era que las compañías que no contasen con personal especializado en el mantenimiento de su infraestructura HCI, recurriesen habitualmente a un partner externo, que ofrecía esa capacidad como servicio, a partir de ahora son los propios fabricantes los que en muchos casos van a asumir ese rol. En esencia, para muchas empresas, el HCI como servicio representará toda una disrupción, ya que elimina la necesidad de que la compañía aprovisione, administre y solucione los problemas de infraestructura en su centro de datos.

HCI como servicio en la práctica

¿Cómo se configura la nueva oferta? En la práctica, los fabricantes ofrecen HCIaaS en dos modalidades diferentes: on premises o en nube pública. En ambos casos las compañías hay ventajas que merece la pena destacar.

En la implementación on premises, las compañías se benefician de una mayor velocidad y simplificación a la hora de desplegar la solución, y teniendo en cuenta que cuentan con el apoyo del personal especializado del propio fabricante, también se simplifica la gestión y el mantenimiento de la infraestructura. Dicho de otra forma: los clientes acceden a una infraestructura de nube privada que se entrega como un servicio, accediendo de esta forma también a muchos de los beneficios que obtendrían en la nube pública.

Más información en MCPRO