Intel demuestra el rendimiento de las SSD PCIe 5.0

SSD PCIe 5.0

Las SSD PCIe 5.0 son uno de los nuevos estándares que llegarán en 2022 tras el lanzamiento de novedades como las memorias DDR5, el despliegue del Wi-Fi 6E y otras normas de última generación que se esperan para el nuevo año como USB4.

Intel planeaba realizar una serie de demostraciones tecnológicas en vivo, complementando la conferencia inaugural del CES que correrá a cargo de su CEO, Gregory Bryant. La mutación del ‘bicho’ y su alto grado de contagio que nos tiene en vilo dos años ya, ha provocado cancelaciones de presencia física y parece que Intel (y otras) solo realizarán presentaciones de producto de manera virtual. 

Una de las demostraciones previstas era la de las SSD PCIe 5.0. No se producirá en el CES, pero Ryan Shrout, responsable en jefe de rendimiento de Intel nos ha contado los resultados en Twitter.

La demostración versa de una comparación directa entre PCIe 4.0 y la siguiente generación de la interfaz, la 5.0. Y en concreto, una WD Black PCIe 4.0 (que analizamos por aquí) y una Samsung PCIe 5.0 que para la ocasión era el modelo empresarial PM1743 ya que por ahora no hay versiones de consumo a la venta.

La prueba se realizó sobre una plataforma Alder Lake con procesador Core i9-12900K y los resultados fueron los esperables. Si la WD 4.0 (de las mejores de su segmento) ofrece un rendimiento en lectura secuencial de 7 GB/s, la unidad de Samsung conectada a PCIe 5.0 superó los 13 Gbytes por segundo, casi el doble.

SSD PCIe 5.0

Para hacer la prueba aún más interesante, Shrout instaló dos SSD de Samsung en RAID para lograr 28 GB/s, una marca estratosférica para el mercado de consumo. Sin embargo, debido al número limitado de carriles PCIe 5.0 en la placa Alder Lake, tuvo que retirar la gráfica dedicada para que las unidades de estado sólido pudieran alcanzar el máximo rendimiento.

Solo es una demostración, pero adelanta lo que está por llegar una vez que los fabricantes comercialicen las SSD PCIe 5.0, que ya soporta Intel en Alder Lake y que también hará AMD con los nuevos Ryzen. Está claro que las SSD han roto con el tradicional cuello de botella de los discos duros y abierto un nuevo escenario para el almacenamiento interno. Las recomendamos especialmente para cualquier actualización del PC. Aunque sea con un modelo SATA lo vas a notar muchísimo.