Capacidad y velocidad de impresión: ¿por qué son importantes?

A la hora de elegir una impresora profesional debemos seguir una serie de criterios básicos que nos ayudarán a tomar la decisión correcta. El primer paso es fijar un presupuesto, y a partir de ahí valorar qué tecnología se ajusta mejora a nuestras necesidades: impresión láser o inyección de tinta.

La respuesta a esa cuestión nos llevará a la serie HP LaserJet o HP PageWide, y a partir de ahí tendremos que seguir ampliando nuestros criterios de decisión. El siguiente paso sería determinar qué funciones vamos a necesitar, y a partir de ahí profundizar en la capacidad de y velocidad de impresión.

En efecto, la capacidad y velocidad de impresión son criterios básicos y fundamentales que debemos tener muy claros antes de elegir una impresora, ya que de ellos depende el rendimiento de la misma y su capacidad para sacar adelante determinadas cargas de trabajo.

Capacidad y velocidad de impresión: ¿qué nivel es el adecuado?

La capacidad de impresión determina el número de páginas que puede sacar adelante una impresora. El nivel óptimo se refiere a la franja mínima y máxima recomendada, y ése es el valor que debemos priorizar a la hora de elegir, ya que si nos movemos en esos límites estaremos haciendo un uso totalmente óptimo de nuestras impresoras.

Por contra la velocidad de impresión determina la cantidad de impresiones que puede sacar en un determinado espacio de tiempo (un minuto, por lo general). En este caso debemos buscar valores que estén debidamente ajustados a la capacidad de trabajo de la impresora. A continuación os dejamos un guión que puede serviros como referencia:

  1. Capacidad óptima de menos de 500 páginas al mes: más de 5 páginas por minuto.
  2. Capacidad óptima de más de 500 y menos de 1.500 al mes: debe superar las 10 páginas por minuto.
  3. Capacidad óptima de entre 2.000 y 3.000 páginas al mes: es recomendable que supere las 20 páginas por minuto.
  4. Capacidad óptima de más de 3.000 páginas al mes: entramos en soluciones de gama alta y el mínimo son 30 páginas por minuto.

¿Por qué debo priorizar ese equilibrio entre capacidad y velocidad de impresión?

Es muy sencillo, porque es una parte fundamental de cualquier impresora, y como tal ofrece una serie de ventajas importantes:

  • Óptimo mantenimiento del flujo de trabajo. Sin esperas.
  • Mayor flexibilidad a la hora de enfrentar trabajos complejos o grandes cargas de impresión.
  • Permite enfrentar nuevos retos profesionales con garantías de éxito.
  • Ayuda a reducir los costes de nuestro entorno de impresión.
  • Mayor vida útil al evitar el desgaste que supondría utilizar una impresora por encima de su nivel óptimo.