Color en el mundo profesional: cosas que debes saber

El color es un recurso fundamental en el mundo de la impresión profesional. Es una forma de transmitir y de potenciar nuestro trabajo que además puede ayudar a facilitar la comprensión de las ideas clave de un trabajo o proyecto.

Cuando trabajamos con textos en color podemos representar mejor la idea que queremos mostrar, un detalle que nos permite tener claro desde el principio que no es algo que debamos limitar a impresiones que incluyan imágenes o gráficos, sino que tiene una gran utilidad también en documentos que se limiten a representar texto.

Por otra parte el color puede mejorar la calidad y el impacto de nuestros proyectos. Desde el proceso de diseño hasta la posterior ejecución de un proyecto se produce un ciclo complejo cuyo éxito final depende del documento que recibe el cliente, y si éste no representa fielmente los colores que teníamos en mente puede acabar fracasando aunque hayamos tenido una idea fantástica.

Ese fracaso podría dejar a nuestra empresa en una situación complicada, sobre todo si se trata de un cliente importante, ya que podríamos perderlo y llegar a enfrentar críticas negativas que acaben afectando a la imagen corporativa de la empresa.

El color es un aliado y una inversión

La impresión en color ofrece ventajas importantes que ya hemos podido ver en los párrafos anteriores, pero representa un gasto y como tal estamos ante una opción que debemos valorar siempre como una inversión.

El sentido común es clave en este sentido. Tenemos que decidir cuándo merece la pena imprimir sólo en monocromo y cuándo no, y para ayudaros a fijar unas pautas sencillas hemos decidido hacer un resumen centrado en los dos tipos de documentos que se utilizan normalmente en una empresa:

  • Documentos internos: son aquellas impresiones con las que trabajamos habitualmente y que no abandonan el círculo de nuestra empresa. Trabajar con color aporta un extra de comodidad, hace que la información se entienda y se asimile mejor y más rápido, sobre todo si adjuntamos imágenes o gráficos. Esto facilita y agiliza el trabajo y mejora la productividad de nuestros empleados, así que es buena idea utilizar impresión en color y el modo borrador en documentos internos.
  • Documentos externos: son aquellas impresiones que van dirigidas a clientes y que por tanto sí salen del círculo de nuestra empresa. Esos documentos afectan a la imagen de nuestra empresa, hablan de la calidad de nuestro trabajo y por tanto deben estar cuidados al máximo. En ellos el color nos permite transmitir mejor nuestras ideas y dar a nuestro trabajo ese acabado profesional necesario para que impacte y llegue al cliente. Aporta claridad y profesionalidad, y de ello depende en gran parte el éxito o el fracaso del proyecto así que no debemos hacer recortes en este tipo de documentos.