Cómo utilizar adecuadamente una impresora profesional HP

La impresora profesional se ha revelado como una herramienta fundamental en cualquier empresa. También ha vivido una importante evolución con el paso de los años que la convertido en algo más que un simple dispositivo capaz de imprimir.

Hoy, una impresora profesional HP de última generación puede imprimir, copiar, escanear, enviar faxes, conectarse a redes Wi-Fi, vincularse con dispositivos NFC y trabajar de forma totalmente independiente gracias a su pantalla táctil y a su software integrado.

Ese aumento de funciones y de prestaciones ha estado acompañado de una simplificación y automaticación del proceso de instalación y de configuración. Esto ha hecho que cada vez sea menos complicado empezar a trabajar con una impresora profesional, pero si queremos utilizarla correctamente y sacarle el máximo partido desde el principio para amortizarla con la mayor brevedad posible debemos tener en cuenta una serie de claves que vamos a repasar en este artículo.

1-Configuración y actualizaciones

Mantener la impresora bien configurada es clave para asegurarnos de que todo funciona bien y de que funcionará tal y como queremos, tanto a nivel de gestión y uso como de seguridad.

Por otro lado, es importante recordar que actualizar el firmware de la impresora es algo básico, ya que forma parte del núcleo esencial de cualquier impresora profesional y de él dependerán aspectos tan importantes como la seguridad.

Si no cumplimos con este consejo puede que la impresora no funcione como esperamos y que acabe quedando desactualizada, lo que puede exponerla a ciberataques y acabar siendo problemático para nuestra empresa.

2-Conoce tu impresora profesional

Es la base de todo, ya que si no sabemos qué es capaz de hacer nuestra impresora no seremos capaces de aprovecharla correctamente, y es posible que incluso acabemos por estropearla si hacemos si la utilizamos de forma inapropiada durante largos periodos de tiempo.

Lo primero es tener claro cuál es su ciclo óptimo de trabajo mensual y los tipos y formatos de papel que soporta, así como los consumibles que utiliza. Esto es básico, porque con ello podremos evitar superar el máximo de páginas recomendadas (sobreesfuerzo), utilizar papel no soportado o consumibles no originales que puedan acabar dañando la impresora.

Si no hacemos caso a esta recomendación no utilizaremos nuestra impresora profesional de forma adecuada, y esto puede acabar generando averías, problemas de impresión y errores que, en casos extremos, podrían derivar en una rotura total de la misma.

3-Cartuchos de tinta y tóner original HP

En nuestro día a día la calidad de impresión no sólo está determinada por la propia impresora profesional que utilicemos, también importan los cartuchos de tinta y tóner que estemos empleando, ya que éstos contienen una parte fundamental de la tecnología utilizada en la impresión.

Si el cartucho de tinta o tóner falla todo falla. Los cartuchos originales HP están diseñados por expertos químicos e ingenieros para funcionar a la perfección con las impresoras compatibles, así que si queremos conseguir una calidad de impresión profesional, un bajo coste por página y una alta fiabilidad debemos apostar por ellos.

Si no hacemos caso a esta recomendación quedaremos expuestos a los problemas que suelen dar los cartuchos de tinta y tóner no originales: baja calidad de impresión, impresiones erróneas, manchados, agotamiento prematuro y baja fiabilidad.

4-Colocación de la impresora

Resulta más importante de lo que parece. Una impresora profesional con Wi-Fi solo ofrecerá una buena experiencia de uso si la colocamos en un lugar apropiado, libre de interferencias y de obstáculos. También debemos tener en cuenta que una impresora bien ubicada puede facilitar el acceso de los trabajadores a ella y acelerar el ritmo de trabajo.

Por último la colocación también influye en lo que respecta a la seguridad y limpieza de la impresora. Debemos ubicarla en zonas libres de suciedad y polvo, y también de lugares donde pueda recibir cualquier daño.

Si ignoramos este consejo podríamos tener problemas de conectividad, complicar el acceso a la impresora y exponerla a riesgos innecesarios.