Impresión a doble cara: ¿qué aporta a un entorno de impresión profesional?

Las impresoras profesionales de HP cuentan con un sistema que nos permite imprimir a doble cara, una característica que puede resultarnos muy útil, aunque debemos saber cuánto es conveniente utilizarla y cuando no.

En este artículo vamos a profundizar sobre esa cuestión y veremos también las ventajas que puede aportar la impresión a doble cara a un entorno de impresión profesional.

Impresión a doble cara: cosas que debes saber

Cuando imprimimos a doble cara estamos utilizando las dos caras del papel. Esto significa que en diseños o trabajos concretos no será una buena idea utilizar esta función, pero en otros puede llegar a ser imprescindible.

Su uso depende del trabajo que tengamos entre manos, así que debemos utilizar el sentido común para saber cuándo es buena idea recurrir a ella y cuando no. A continuación os dejamos un guión básico que os servirá como referencia de cuándo es buena idea utilizar la impresión a doble cara:

  • En documentos internos o de escasa vida útil.
  • Para reutilizar papel que sólo ha sido impreso por una cara.
  • Documentos que aún siendo externos irán a manos de empleados propios.
  • En proyectos previos que no sean definitivos o vayan “en sucio”.
  • En trabajos de impresión que sean mayoritariamente texto.

Por otro lado debemos tener en cuenta el impacto en la velocidad de trabajo que puede tener la impresión a doble cara. Al trabajar con dicho modo se puede reducir la velocidad de impresión de forma notable, aunque HP ha logrado resolver ese problema en las impresoras PageWide y LaserJet de última generación.

¿Qué ventajas me ofrece la impresión a doble cara?

En líneas generales tiene efectos positivos para los costes de impresión, y también para la huella de carbono de nuestra empresa. Imprimir por las dos caras nos ayuda a reducir el consumo de papel en un 50%, lo que implica un menor consumo de recursos y un menor gasto de papel.

Un ejemplo nos basta para entender estas ventajas. Imagina una empresa que saca 10.000 impresiones al mes. Si trabaja utilizado la impresión a doble cara el consumo de papel será de 5.000 páginas al mes, lo que significa que al año habrá reducido el consumo en 60.000 hojas de papel, una cantidad nada despreciable.