Impresoras y precio de compra, ¿por qué debes mirar más allá?

A la hora de renovar un entorno de impresión es normal tener dudas y no saber exactamente qué modelos debemos elegir, una cuestión que ya hemos tocado y que podéis resolver gracias a guías como ésta, pero también hay que tener muy claro que el precio de compra no lo es todo.

La idea que queremos transmitir es muy sencilla, debemos evitar cegarnos con el precio de compra e ir siempre a por las opciones más baratas sin tener en cuenta otras cosas importantes, y que pueden tener consecuencias muy claras en nuestra empresa.

Funciones y prestaciones que necesitamos

Es vital asegurarnos de que las impresoras con las que vamos a renovar nuestro entorno de impresión profesional cuentan con todas las funciones y prestaciones que realmente necesitamos, aunque en este sentido es siempre recomendable mirar un poco por encima.

Con esto queremos decir que si por ejemplo actualmente nuestra empresa imprime unas 6.000 páginas al mes sería recomendable apostar por impresoras que puedan sacar adelante de forma óptima unas 7.000 páginas al mes, ya que así tendremos un margen flexible que podrá absorber los posibles crecimientos de nuestra empresa.

Por otro lado también debemos tener en cuenta las funciones que podamos necesitar a corto plazo y hacernos con modelos que las integren, aunque eso eleve un poco el precio de compra.

Cumpliendo todo esto nos aseguraremos de que las impresoras que hemos adquirido cumplirán sin problemas nuestras necesidades reales durante el mayor tiempo posible, y podremos amortizar adecuadamente la inversión realizada.

Coste por página, algo a tener muy en cuenta

Además de las prestaciones y funciones debemos valorar el coste por página. De nada nos sirve comprar impresoras económicas que no cubren nuestras necesidades reales, pero tampoco es buena idea hacernos con soluciones que aunque económicas en precio inicial acaban saliendo caras por el elevado coste por página que presentan.

Por ello no debemos cegarnos con el precio de venta y valorar también el coste por página impresa, ya que será un gasto que tendremos de forma permanente durante todo el tiempo que utilicemos la impresora, y su impacto en nuestra empresa será mayor que el simple precio de compra.

Más información: Cómo aprovechar al máximo tu impresora profesional.