Bailar entre disciplinas con las TIC

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación han llegado para quedarse. Es una realidad que las TIC están presentes en todas las esferas de nuestro mundo, mejorando con su presencia nuestra calidad de vida. La influencia que ejercen es indudablemente positiva y se puede ver en la mejora de la productividad, la reducción de emisiones, las mejoras en las comunicaciones entre personas, el ahorro de costes…

Sin embargo, con su instalación en nuestro día a día ha aparecido también un hándicap que superar: la necesidad de conocer el manejo de las tecnologías en sectores empresariales que nada tienen que ver con las TIC.

La eficiencia de la educación, la sanidad, los medios de comunicación… ha mejorado gracias a las nuevas tecnologías, aunque ha traído consigo un cambio en la manera de trabajar y organizarse.

A la hora de resolver nuestras tareas cotidianas se puede podemos cita en el médico a través de internet; podemos pasar lista al paro desde el sillón de casa, o tener nuestra compra en la puerta a golpe de click. Unas comodidades de las que no podrán disfrutar los afectados por la brecha digital, una de las grandes barreras a derribar.

Pero aún es más necesario el conocimiento tecnológico en la rutina laboral, ámbito en el que cada vez se demandan más profesionales con perfil multidisciplinar, polivalencia, capacidad analítica y orientación a los resultados, unas capacidades que mucho tienen que ver con saber utilizar de manera provechosa las nuevas tecnologías.

Por ejemplo, un agricultor puede monitorizar cualquier trabajo agrícola a través de APPs para así poder ver beneficios así como adelantarse a problemas futuros, y para hacer más fácil su trabajo más rudimentario y físico están los robots especializados en el mundo rural. También nos sirven de ejemplo los profesores, que pueden enviar los deberes a sus alumnos a través de las plataformas digitales, alumnos que ya no tienen que cargar el peso de sus libros a la espalda porque pueden llevar todo el material que necesitan comprimido en sus tabletas electrónicas. Y en el caso de los periodistas, ahora sus smartphones son también sus unidades móviles, y la hemeroteca la tienen a mano que nunca ya que pueden acceder a ella a través de las pantallas de sus ordenadores.

foto disciplinas tiC

Es erróneo pensar que las nuevas tecnologías destronarán estudios tan importantes para el desarrollo humano como las humanidades, sino que irán de la mano ya que, no solo es necesario en poner en práctica las habilidades tecnológicas adquiridas, sino que también es necesario pensar más allá de ellas, comprender qué están representando los inacabables conjuntos de datos sistematizados con fórmulas, y para ello se necesita un entendimiento humanístico.

En definitiva, como se decía al principio de este artículo, las tecnologías han llegado para quedarse, forman parte de nosotros y por ello tenemos que abrirnos a ellas, aprender a danzar entre disciplinas, no estancarnos en un área y verlas como un amigo más que ha venido para ayudarnos y hacernos más fácil la vida.