Conecta con nosotros

A Fondo

Supercomputación: una de las armas más poderosas para combatir el COVID-19

Publicado el

Supercomputación: una de las armas más poderosas para combatir el COVID-19

Para combatir al coronavirus y la crisis que ha provocado en numerosos países de todo el mundo hace falta la suma de esfuerzo de varios sectores. Entre ellos, aparte del esfuerzo de los gobiernos, se requiere la colaboración del sanitario, el de investigación, el económico y, por supuesto, del tecnológico. Este puede poner a disposición de todos los anteriores los recursos y la tecnología que necesitan para llevar a cabo todo tipo de tareas. Por ejemplo, para avanzar saber cómo es el COVID-19, cómo funciona y cómo se transmite.

También para colaborar en la búsqueda de tratamientos y vacunas. Para todo esto no hay nada mejor que la supercomputación a gran escala al servicio de la investigación. Justo para eso ha nacido el Consorcio de Computación de Alto Rendimiento COVID-19. Nació a finales del pasado mes de marzo, y desde entonces hasta ahora ya se han unido a él varias de las principales compañías tecnológicas, como IBM, Microsoft, Google (con Google Cloud), Amazon (a través de AWS) y HPE. Las dos últimas en hacerlo, esta misma semana, han sido Nvidia y AMD.

MCPRO Recomienda

Aprende a realizar streaming de vídeo de forma eficaz Leer
Estudio "La virtualización en las empresas españolas" ¡Descárgate el informe!
Gestiona los dispositivos de tu empresa de forma inteligente Leer

Además de estas empresa, a él se han unido varias instituciones de investigación científica y tecnológica, como el MIT, la NASA, el Instituto Politécnico Rensselaer, el Departamento de Energía de Estados Unidos, la Oficina de la Casa Blanca de Políticas de Ciencia y Tecnología y la National Science Foundation. Además, también participan en él los laboratorios nacionales estadounidenses Lawrence Livermore, los Alamos, Sandia, Argonne y Oak Ridge, así como el Centro nacional de computación científica de investigación en energía.

Las universidades no se han querido quedar atrás, y son varias de Estados Unidos las que se han unido a la iniciativa además del MIT: Illinois, Texas en Austin, California – San Diego, Carnegie Mellon, Pittsburgh, Indiana y Wisconsin-Madison.

IBM, junto con el Departamento de Energía de Estados Unidos, será una de las entidades encargadas de la coordinación del grupo, que podrá ofrecer a los investigadores interesados una potencia de computación de 402 petaflops. El sistema contará, por ahora, con 105.334 nodos, 3.539.044 núcleos de CPU y 41.286 GPUs. Esto, por el momento, puesto que la potencia de computación que van sumando al consorcio las empresas, laboratorios, centros y universidades que se van sumando a él no para de aumentar.

Toda esta potencia se va a utilizar para avanzar en diversos proyectos relacionados con el coronavirus. Entre ellos, para desarrollar algoritmos que estudien su progreso y actuación. También para modelizar terapias para su curación, así como para el descubrimiento de una vacuna. Pero el consorcio ya ha manifestado que está abierto a evaluar propuestas que le envíen las instituciones de investigación que se quieran unir al consorcio o que necesiten utilizar los sistemas. Para ello deben rellenar el formulario dispuesto para ello y enviarlo. Lo encontrarán en esta página.

Nvidia y AMD, los últimos en sumarse

Como hemos mencionado, Nvidia ha sido una de las últimas compañías en unirse al consorcio. Así lo ha manifestado en su blog, en el que ha manifestado que colaborará en el consorcio con su experiencia en Inteligencia Artificial, biología y en optimizaciones de computación a gran escala. Además, proporcionará acceso a su superordenador SaturnV, aunque el foco lo pondrá en su experiencia en Inteligencia Artificial.

Por otro lado, ha asignado un equipo para que trabaje en el consorcio, con su directivo de centros de datos Ian Buck al frente. Este equipo incluye expertos en diversas áreas críticas. Entre ellas en Inteligencia Artificial, descubrimiento de fármacos, dinámica molecular, genómica, imaginería médica y analítica de datos.

No es el primer gran proyecto de supercomputación que contribuye a luchar contra el coronavirus en el que participa Nvidia. La compañía también presta las 27.000 GPUs que tiene integradas en el superordenador Summit, y las que hay en muchos de los ordenadores del proyecto de computación colaborativa Folding@Home, que ahora ha puesto su esfuerzo en la lucha contra este virus.

Por su parte, AMD va a contribuir con recursos de computación al consorcio. Sobre todo a través de instancias en la nube ofrecidas por Microsoft Azure y Google Cloud que están ejecutándose en equipos con procesadores AMD EPYC Rome. Además, la compañía ha dicho que sus GPUs de centros de datos Radeon Instinct M150 se están utilizando para el sistema de supercomputación del consorcio, ya que están entre los equipos que desde los Laboratorios Nacionales Lawrence Livermore sirve para proporcionar dos petaflops al sistema. Así lo ha manifestado la compañía a través de su cuenta de Twitter.

Investigadores, expertos, cloud y supercomputación

En cuanto a AWS y Microsoft, dos de las tecnológicas más destacadas que se unieron en un primer momento al consorcio, van a poner a su disposición diversos sistemas y herramientas para avanzar en investigaciones contra el COVID-19. Así, Microsoft va a abrirles acceso a la nube de Azure y a sus capacidades de computación de alto rendimiento.

También apuestan por crear más oportunidades de colaboración con los científicos de datos que trabajan en el seno de la compañía. En cuanto a AWS, ofrecerá a las instituciones y empresas que estén investigando el coronavirus soporte técnico y créditos promocionales para usar sus programas y herramientas. Por su parte, Google Cloud, según Zdnet, contribuirá a este proyecto con las capacidades de computación de la división, con el objetivo de colaborar a desarrollar potenciales tratamientos y vacunas.

El Instituto Politécnico Rensselaer ha manifestado que prestará al proyecto su ordenador AiMOS (Artificial Intelligence Multiprocessing Optimized System, que quiere decir Sistema optimizado multiproceso de Inteligencia Artificial). Se encuentra en el Centro Rensselaer para innovaciones en computación y es el 24 superordenador más potente del mundo. Así, el centro ofrecerá acceso a AiMOS para entidades y grupos de investigadores que estén participando en investigaciones relacionadas con el COVID-19.

Estas son algunas de las facilidades que las instituciones y empresas que forman parte del Consorcio establecido para luchar contra el COVID-19 van a poner a disposición de la comunidad investigadora que tenga proyectos en marcha para combatir el virus.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!