Conecta con nosotros

Noticias

Fallece Katherine Johnson, una de las matemáticas que inspiró la película Figuras Ocultas

Publicado el

Fallece Katherine Johnson, una de las matemáticas que inspiró la película Figuras Ocultas

Katherine Johnson, considerada como una de las mejores matemáticas de la NASA y que junto a otras dos compañeras afroamericanas que trabajaron para la agencia en las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado, inspiró la película sobre su vida Figuras Ocultas, ha fallecido a la edad de 101 años, según Ars Technica.

Con motivo de su fallecimiento, el Administrador de la NASA Jim Bridenstine ha dedicado unas palabras sobre Johnson y su trabajo, que junto con el de sus compañeras resultó crucial para que la agencia diese pasos de gigante en su carrera aeroespacial.

MCPRO Recomienda

Descárgate gratis el mejor eBook de DevOps Leer
¿Virtualizas en tu empresa? ¡Participa en nuestra encuesta! Leer
Cómo garantizar la continuidad de tu negocio cuando todos teletrabajan Leer

Un papel que en su momento quedó en un segundo e incluso un tercer plano debido a su doble condición de mujer y afroamericana. Un hecho que Bridenstine ha tocado en sus palabras sobre ella: «en la NASA nunca olvidaremos su valentía y liderazgo en los hitos que no podríamos haber alcanzado sin ella. Seguiremos desarrollando su legado, y trabajando sin descanso para aumentar las oportunidades para todos los que tengan algo que aportar en la tarea de subir el listón del potencial humano«.

Katherine Johnson nació en una zona rural de Virginia Occidental el 26 de agosto de 1918, y mostró una gran aptitud para las matemáticas desde una edad muy temprana. Según sus propias palabras, «lo contaba todo. Contaba los pasos hasta la carretera, hasta la iglesia o los platos y cubiertos que fregaba. Cualquier cosa que podía contarse, la contaba«.

Cuando la región decidió integrar sus escuelas superiores en 1939, Katherine Johnson y otros dos chicos de color fueron seleccionados como los primeros estudiantes de color en contar con un puesto en la escuela superior más importante de la zona: la Universidad West Virginia. Katherine por entones ya era maestra, pero dejó su trabajo y se inscribió para estudiar la licenciatura en matemáticas.

Tras graduarse, en la misma época que la Unión Soviética lanzada el Sputnik, en 1957, Katherine Johnson se encargó de dar apoyo con sus conocimientos a algunos de los ingenieros que fundarían el Grupo de tareas espaciales, que después mutó en la NASA en 1958. Ya establecida la agencia espacial y trabajando para ella, Johnson se encargó de realizar el análisis de la trayectoria del vuelo de Alan Shepard, que tuvo lugar en la primavera de 1961 y que supuso el primer vuelo de un estadounidense en el espacio.

Ya en 1962 realizó una de las tareas más importantes de su carreta: los cálculos que hicieron posible que el astronauta John Glenn fuese enviado a una órbita segura en la primera misión orbital de un astronauta de Estados Unidos. Y efectivamente, su papel en este hito fue crítico, porque los ingenieros de la NASA habían hecho los cálculos necesarios para conseguirlo en ordenadores eléctricos. Pero no se terminaban de fiar, y hacía falta que alguien los validase. Entonces la NASA recurrió a Johnson, y Glenn aseguró que si ella decía que estaban bien se quedaba tranquilo y estaba listo para salir al espacio.

Esta matemática también ayudó a realizar los cálculos que aseguraban el acople entre el Módulo de aterrizaje en la luna Apollo, y el módulo de control del mismo mientras estaban en órbita alrededor de la luna. Además también apoyó con su labor el programa de puesta en marcha del transbordador espacial. Johnson, famosa entre sus colegas por la precisión de sus cálculos, se jubiló en 1986.

Su labor en la NASA quedó oculta durante muchos años, prácticamente hasta el estreno de la película sobre su vida y la de otras dos compañeras. En 2015 Johnson recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, el mayor honor que se puede conceder en Estados Unidos a un civil, y fue el propio Presidente Obama el que se la impuso.

Con su trabajo y el de sus compañeras ya conocidos por el público en general, ha quedado claro que los programas que se realizaron en la NASA desde sus inicios no era una tarea exclusiva de un puñado de hombres blancos, sino que la labor de las mujeres y de los expertos afroamericanos fue vital para que muchos de los principales hitos de la agencia se hiciesen realidad.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Los mejores cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!