Conecta con nosotros

Noticias

Demanda de centros de datos se ha multiplicado pero su consumo ha subido muy poco

Publicado el

Demanda de centros de datos se ha multiplicado pero su consumo ha subido muy poco

La demanda de espacio y servicios en centros de datos ha crecido de manera exponencial en la última década. Esto podría llevarnos a pensar que lo mismo ha sucedido con su consumo de energía y electricidad pero afortunadamente, hay buenas noticias al respecto. Según un estudio publicado en la revista Science del que se ha hecho eco Wired, las cargas de trabajo en centros de datos se han más que sextuplicado desde 2010, pero el estudio concluye que el consumo de energía de estos centros de datos ha cambiado muy poco en la última década.

Esto se debe sobre todo a las ingentes mejoras que se han alcanzado en cuando a eficiencia energética. Eso sí, el estudio advierte de que no hay garantías de que la eficiencia seguirá conteniendo este gasto, debido a que tecnologías nuevas, como la Inteligencia Artificial y el 5G cada vez consumen más datos.

MCPRO Recomienda

Descárgate gratis el mejor eBook de DevOps Leer
¿Virtualizas en tu empresa? ¡Participa en nuestra encuesta! Leer
Cómo garantizar la continuidad de tu negocio cuando todos teletrabajan Leer

Este nuevo informe, elaborado por varios expertos en uso de energías en centros de datos de la Universidad Northwestern, el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley y Kooney Analytics, echa por tierra otros estudios previos que decían que el consumo de energía en centros de datos se ha doblado, e incluso ha aumentado más, desde 2010. La diferencia, según los expertos que han realizado este último estudio, radica en que las estimaciones previas no tuvieron en cuenta las mejoras en eficiencia energética.

Así, en 2010 los centros de datos de todo el mundo consumían aproximadamente 194 Teravatios por hora de energía. Es decir, aproximadamente el 1% del consumo de electricidad en todo el mundo. Para 2018, la capacidad de computación de los centros de datos se había sextuplicado, el tráfico en Internet había aumentado 10 veces, y la capacidad de almacenamiento había subido 25 veces. Pero a pesar de todo eso, según este estudio, el consumo de energía en los centros de datos solo había crecido un 6%, hasta los 205 teravatios por hora.

La diferencia es el resultado de las mejoras en eficiencia energética desde 2010. Así, un servidor típico gasta la cuarta parte de energía que en 2010, y almacenar 1 TB de datos consume la novena parte de lo que lo hacía en dicho año. El software de virtualización, que hace que un ordenador pueda actuar como si fueran varios, ha mejorado la eficiencia todavía más. Lo mismo sucede con la tendencia en concentrar servidores en centros de cloud computing a hiperescala. Los sistemas de refrigeración también han evolucionado hasta ser más sencillos, e incluso algunas empresas los sumergen bajo el agua o los construyen en el Ártico.

A pesar de los resultados, los autores del estudio afirman que sus conclusiones no dan motivos para relajarse en lo que al consumo de energía en centros de datos se refiere. Es probable que la demanda se dispare en los próximos años, debido a la adopción de nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, la gestión inteligente de la energía y la manufactura, y los vehículos autónomos.

El profesor Eric Masanet, Responsable del Laboratorio de Sistemas de Análisis de Energía y Recursos de la Universidad Northwestern, ha apuntado que «puede que estas tendencias impliquen que no se pueda mantener el estancamiento en consumo de energía más allá del próximo doblado de demanda«.

Así, la Inteligencia Artificial se expandirá probablemente a todos los sectores de la industria, pero es complicado predecir su impacto futuro en la energía. Los programas de machine learning modernos son computacionalmente intensivos, pero hay una apuesta por diseños de chips y algoritmos de Inteligencia Artificial más eficientes. También por el uso de chips especializados más eficientes en dispositivos en local, como los smartphones y los sensores. Eso sí, algunos de los autores del estudio ya han avisado de que no se comprende todavía bien el impacto energético del boom de la Inteligencia Artificial. Las tecnologías todavía emergentes, como la computación cuántica, añaden más incertidumbre a la ecuación.

Para animar a que la eficiencia energética mantenga el ritmo de la demanda, los autores del informe recomiendan que quienes se encargan de redactas las normativas refuercen los estándares de eficiencia energética astringentes para los servidores y los dispositivos de almacenamiento y de red. También por que adopten políticas que promuevan el uso de un cloud computing más eficiente.

Además, piden a los operadores de centros de datos que hagan público su consumo energético, a sabiendas de que es complicado que se hagan públicos estos datos en países como China, en el que el uso de centros de datos está creciendo con rapidez, y donde muy pocas empresas desvelan su consumo energético. Pero sobre todo, los investigadores piden que se invierta en nuevos materiales y dispositivos de computación que podrían mejorar la computación y la eficiencia en almacenamiento.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Los mejores cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!