Conecta con nosotros

Entrevistas

«En muchas empresas el COVID-19 ha acelerado sus procesos de transformación digital»

Jaime Balañá

Director Técnico

NetApp

Publicado el

En tiempos de COVID-19, asegurar la continuidad del negocio se ha convertido en todo un desafío para las empresas. Con casi todos sus empleados trabajando de forma remota, las compañías necesitan contar con soluciones que permitan a sus trabajadores acceder a los datos y aplicaciones que precisan, a la vez que avanzan en sus procesos de transformación digital.

Y es como nos cuenta Jaime Balañá, Director Técnico de NetApp España, para bien o para mal, a raíz de la crisis sanitaria, muchas empresas han tenido que «acelerar de forma drástica» la digitalización de muchos de sus procesos. Balañá también nos habla en esta entrevista del resurgimiento de tecnologías como el VDI, de la forma en la que se van a reconfigurar los centros de datos o cómo percibe las futuras inversiones de IT por parte de las empresas.

MCPRO Recomienda

Aprende a realizar streaming de vídeo de forma eficaz Leer
Estudio "La virtualización en las empresas españolas" ¡Descárgate el informe!
Gestiona los dispositivos de tu empresa de forma inteligente Leer

[MCPRO] En un momento en el que cada vez son más los empleados que trabajan de forma remota, ¿cuál crees que es el principal desafío al que se enfrentan las empresas para garantizar la continuidad de su negocio?

[Jaime Balañá]  En estos momentos es cierto que el principal desafío para muchas es directamente poder trabajar. Los que pueden hacerlo desde casa, se enfrentan a problemas clásicos que venimos viendo desde hace tiempo: uso de VPN, políticas de trabajo en remoto, garantizar el acceso a datos que ni siquiera estaban disponibles fuera de la intranet de las empresas, seguridad…etc. En definitiva, garantizar el acceso a las herramientas y los datos que necesitan las personas para trabajar a distancia.

[MCPRO] ¿Crees que las empresas estaban preparadas para dar respuesta a esta situación?

[Jaime Balañá] Creo que pese a que miles de trabajadores están desarrollando su actividad desde casa, en general España está manteniendo un nivel bastante alto de prestaciones básicas: aguanta Internet, casi todos podemos trabajar de forma remota, muchos de los niños están siguiendo clases on-line…Teníamos muchas infraestructuras que sí que estaban preparadas o que podían adaptarse en poco tiempo para da respuesta a esta situación.

Sí que es verdad sin embargo, que podríamos distinguir entre empresas grandes y las que son más pequeñas, en las que resulta más habitual ver cómo tal vez esto era algo que no tenían previsto o, si lo tenían, era a medio o largo plazo. Sin embargo con el impacto del COVID-19 hemos visto cómo las prioridades han cambiado rápidamente y muchas empresas que se encontraban ‘a mitad de camino’ en sus procesos de transformación digital han tenido que acelerar drásticamente. La pandemia se ha convertido de forma involuntaria en la gran aceleradora de la digitalización.

Las soluciones que tienen que ver con el escritorio remoto, los puestos de trabajo virtuales, el VDI (Virtual Desktop Interface), todo eso es lo que más se está beneficiando de esa aceleración.

[MCPRO] Hablando de VDI…pese a que esa una tecnología que se lleva promocionando desde hace muchos años, no parece que nunca llegue a despegar. ¿Cómo lo veis vosotros?

[Jaime Balañá] Yo creo que el principal obstáculo que ha tenido el VDI para despegar ha sido la propia tecnología en sí. Es una tecnología que da muchas ventajas a las empresas pero no al usuario. Más bien al contrario: el usuario tiene que manejar algo con lo que no está familiarizado y que normalmente, no ofrece el mismo rendimiento que su equipo local.

Para las empresas tiene ventajas evidentes: gestión centralizada, actualizaciones son automáticas, desaparece la necesidad de reparar hardware…Pero el usuario tiene la sensación de que está trabajando con algo peor. Además hay que tener en cuenta lo complejo que es poner en marcha un entorno de escritorios virtuales, el rendimiento que necesita o la gestión necesaria.

Ahora sin embargo y en muchos casos las empresas van a tener considerarlo. Probablemente esta vaya ser la única forma que va a tener esta tecnología para crecer.

[MCPRO] ¿No crees que el desarrollo del cloud no ‘amenaza’ esa teórica adopción de tecnologías de VDI?

[Jaime Balañá] Es probable que acabemos por adoptar un modelo de VDI diferente y adaptado al cloud, similar a lo que podría ser una tecnología de escritorios como servicio (Desktop as a Service). Si tu empresa tiene 5.000 usuarios y nunca habías tenido escritorios remotos, y de la noche a a mañana lo tienes que poner en marcha, tienes un problema.

En primer lugar porque las fechas de entrega de componentes para centros de datos no son en estos momentos las óptimas (fábricas afectadas, rotura de cadenas de suministro…) y la puesta en marcha es compleja. La forma más fácil de acceder a este tipo de sistemas, es sin lugar a dudas a través del cloud: está disponible, es fácil de desplegar y no necesitas una inversión inicial tan grande.

Creo en este sentido, que el paso al VDI puede que no se vaya a dar en el data center, que es algo que teníamos muy interiorizado al principio, sino que se va a producir en la nube. Son tiempos nuevos y diferentes y muchas empresas se están dando cuenta que somos más productivos trabajando en casa.

[MCPRO] Incluso así, el hecho de que cada vez más aplicaciones se ofrezcan en SaaS y que con VPN se acceda a información de la empresa, complica el uso masivo de VDI…por muchas de las razones que has apuntado antes.

[Jaime Balañá] Te puedo poner nuestro ejemplo. En NetApp tenemos muchos entornos que son SaaS, como puede ser el caso de Office 365, Zoom corporativo, un CRM basado en SaaS… y en realidad son muy pocas las herramientas a las que necesito conectarme por VPN.

¿Para qué utilizamos escritorios remotos? Sobre todo para aquellos empleados que son partners, o subcontratas, que trabajan dentro de nuestra oficina pero que no son realmente empleados nuestros ni tienen el mismo tipo de acceso.

Creo que son muchas las empresas que están en esa situación o en otra similar. A lo mejor para sus aplicaciones más críticas o legacy no hay más remedio que pasar por ese VDI, porque no hay otra forma de ponerlas a disposición de los empleados, mientras que para todo lo demás se apuesta por cloud en sus distintas vertientes.

[MCPRO] Al margen de lo anterior, ¿cuáles son los principales problemas tecnológicos que estáis detectando en las empresas ante este nuevo escenario?

[Jaime Balañá] En muchas empresas los planes de contingencia o estaban cogidos ‘con pinzas’ para cumplir con la ISO correspondiente o directamente no se habían planteado. Un ejemplo puede ser el backup. Son muchas las empresas que puede que hagan backup todos los días pero después no lo comprueban. Con la recuperación de desastres o el movimiento al cloud pasa algo parecido.

Hay muchos planes que sobre el papel pueden funcionar pero que nunca se han llevado a cabo y cuando hay que ponerlos en marcha se descubre que realmente la compañía no está preparada para cumplirlos.

Por otro lado, aunque s cierto que las empresas están invirtiendo en teletrabajo y acceso a la información en el centro de datos, están dejando de hacerlo en muchos otros proyectos que aunque hace unos meses podían parecer muy interesantes, ahora han dejado de ser prioritarios.

[MCPRO] En cuanto a la futura crisis que se nos viene encima, ¿en qué posición crees que se encuentra el sector tecnológico? Algunos apuntan a que va a ser uno de los más «beneficiados».

[Jaime Balañá] Puede que en el gran contexto económico que se presenta se vea fortalecido, pero aún así también creo que vamos a ver una caída en este sector. Hay muchas partes del sector tecnológico que van a decrecer seguro. Toda la parte del almacenamiento, sobre todo en el centro de datos, que ya estaba en una línea de crecimiento plano va a bajar. Y puede que haya unas áreas determinadas que crezcan y lo hagan con fuerza, pero no creo que compensen con el resto de bajada que, debido a la crisis,  vamos a tener.

Dicho esto, crecerá la inversión en áreas como el teletrabajo, al almacenamiento flash (si das soporte a VDI), telecomunicaciones, todo lo relacionado con el cloud y probablemente la seguridad, en este caso de forma importante sobre todo por las nuevos escenarios que se abren con el trabajo a distancia.

[MCPRO] Otra cosa a considerar es el cambio de relación entre trabajadores y empleadores o la forma en la que llevas tus políticas IT a sus domicilios particulares…

[Jaime Balañá] Al final las VPN te acercan a tu centro de datos. Una vez que usas una VPN es como si fueras un ordenador más de la red y si tu ordenador cumple con las políticas de la empresa, no deberías tener ese problema.

El problema es cuando te empiezas a conectar con ese portátil «viejo» que tenías por casa y que está lleno de malware, tu tablet…etc. La recomendación por supuesto es que el empleado utilice portátiles corporativos, hipersecurizados, que no permitan al empleado hacer nada que no esté relacionado con su puesto de trabajo y las políticas IT de la empresa.

Por otro lado, esa necesidad de tener políticas de seguridad que se extiendan hasta el portátil o el ordenador personal de cada uno seguramente acabe siendo otra de esas áreas que más va crecer. Nosotros lo que hacemos en este sentido, es ofrecer herramientas que protejan los datos independientemente donde estén, ya sea en el cloud público, el centro de datos o el portátil del usuario.

[MCPRO] ¿Cómo crees que va a afectar todo esto a la reconfiguración del centro de datos?

[Jaime Balañá] Creo que va a bajar la inversión en equipos. A su vez, las empresas van a necesitar centros de datos que sean más flexibles, más escalables, capaces de dar respuesta a plantillas mucho más elásticas, tanto por volumen de trabajadores como por localización de los empleados.

Van a necesitar infraestructuras que puedan crecer o decrecer en función de las necesidades de la empresa, lo que va a llevar a un mayor desarrollo de la cloud privada. Creo que muchas empresas que no acaban de verlo del todo claro con la nube pública, van a acelerar sus despliegues en la privada, lo que va a llevar a una mayor inversión en hiperconvergencia.

Vamos a ver más inversión en herramientas de automatización, en autoprovisionamiento y despliegue de servicios, software cloud que sepa escalar con microservicios, muchos contenedores, mucho kubernetes,..En definitiva, software muy cloud aunque se despliegue en el centro de datos de la empresa.

Por contra, aunque el data center tradicional va a seguir siendo necesario, va a haber menos inversión. Los departamentos van a estar más estresados porque con muy poca inversión, van a tener que seguir haciendo lo mismo o más. Esto significa tener que mantener aplicaciones muy críticas pero que tal vez no se pueden llevar a la nube.

[MCPRO] ¿Esta elasticidad nos va a llevar a que haya cada vez más empresas que contraten el centro de datos como servicio?

[Jaime Balañá] Creo que sí. Al final va todo en paralelo. La empresa tiene que decidir el modo de consumo de los servicios. Y pueden ir desde el IaaS al PaaS y al SaaS. Creo que vamos a ver una mezcla cada vez mayor de estos modelos. No vamos a ver empresas solo SaaS o solo IaaS.. o muy pocas.

Es algo que va a ir por áreas, en función de la naturaleza de las aplicaciones. Pero está claro que todas aquellas empresas que estaban pensando en ello, ahora lo están haciendo con más intensidad. Y creo que se van a beneficiar todas esas empresas que pueden proporcionarte esa funcionalidad que necesitas sin que tú tengas que desplegar una infraestructura de hardware en tu centro de datos.

 

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!