Impresoras monocromo: el poder de la especialización

Las impresoras monocromo se diferencian de los modelos convencionales porque sólo pueden imprimir en diferentes tonos de gris y negro, es decir no pueden crear documentos en color. Esto las convierte en una opción muy particular, pero al mismo tiempo les confiere un valor muy importante que vamos a ver en este artículo.

En general la única diferencia importante que presentan las impresoras monocromo es su incapacidad de trabajar en color, una “carencia” que en realidad debemos ver desde una perspectiva diferente, ya que este tipo de impresoras son modelos especializados para trabajar con documentos y por ello representan un gran valor en aquellos entornos profesionales que no necesiten trabajar con impresiones en color.

A continuación os explicamos sus ventajas más importantes:

  1. Las impresoras monocromo tienen un precio de venta más asequible comparado con los modelos equivalentes en color, lo que significa que representan una inversión menor y que se pueden amortizar en menos tiempo.
  2. Este tipo de impresoras están preparadas para sacar adelantes grandes ciclos de trabajo de forma óptima, cuentan con las mismas funciones avanzadas y de seguridad que los modelos equivalentes en color y ofrecen una elevada velocidad de trabajo y un bajo coste por página.
  3. Las impresoras monocromo de HP de última generación utilizan la misma tecnología JetIntelligence que los modelos basados en color. Esto quiere decir que son muy eficientes y compactas, y que gracias al tóner negro de alta precisión consiguen una calidad de impresión profesional, con textos nítidos y definidos.

Una impresora monocroma es una excelente opción para entornos de impresión compartidos, y también para aquellos departamentos y grupos de trabajo que no vayan a necesitar imprimir en color ni a corto ni a largo plazo.