Conecta con nosotros

Noticias

Apple Pay, ¿El método de pago más seguro?

Publicado el

macpro-glass 2

En la Keynote que vivimos ayer de Apple, pudimos ver que Apple no es solo hardware, también que se está adaptando a las exigencias del mercado. Se ha doblegado ante los wearables y las pantallas más grandes en los teléfonos, pero también ha reconocido que la tecnología NFC es necesaria si se quiere pagar directamente desde el móvil de forma rápida y segura.

El Apple Pay es su nuevo proceso de pago, más seguro y sencillo. Funciona con NFC y estará disponible en los novedosos iPhone 6.  Apple Pay se introduce en la aplicación Passbook y aprovecha la tecnología inalámbrica NFC y el sistema de lecturas Touch ID para su funcionamiento.

Los usuarios vinculan sus tarjetas de crédito VISA, MasterCard o American Express a Apple Pay. Esa vinculación se puede exportar desde las cuentas de iTunes o incluso con el escaneo de los datos, de manera que el proceso sea seguro. Después se realiza un procedimiento de seguridad, de manera que la huella dactilar de los usuarios, captada a través de Touch ID, sea el sustituto del código PIN tradicional. Con esta medida se busca agilizar los pagos y mejorar la seguridad.

Una vez registradas las tarjetas, Apple Pay permitirá utilizar los nuevos teléfonos de Apple para pagar. En los comercios habilitados para Apple Pay, solo será necesario acercar los dispositivos para que se conecten de forma inalámbrica, para posteriormente validar los pagos con la huella dactilar. Desde Apple han explicado que las tarjetas de crédito y los números PIN tradicionales ofrecen más riesgos, de manera que Apple Pay pretende destacar por su seguridad.

Esto significa que los consumidores no tendrán que guardar en su teléfonos datos sobre sus tarjetas, el sistema de pago de Apple funciona prácticamente como una tarjeta de crédito. Cuando el consumidor quiere pagar algo, su proveedor de servicios financieros emitirá un número único que se utilizará durante el proceso de pago. Este número o token, tendría unas políticas específicas que regulen su uso. Por ejemplo durante cuanto tiempo se utiliza, en que establecimiento se podría utilizar o para qué…

Según Avivah Litan de Gartner, los números Token, no se consideran números de tarjetas de crédito, de modo que existen grandes beneficios cuando se trabaja con estos números y no con el propio de la tarjeta. Por ejemplo es más sencillo evitar el robo de datos en las tarjetas de crédito. Se trata de un sistema mucho más seguro ya que este número solo se utiliza una vez para una acción concreta, de forma que no tiene mucho sentido robarlos.

Se trata de un método con muchas ventajas para el consumidor, pero ¿y para el comerciante? Según Avivah Litan, de ellos depende que triunfe o no este sistema. Al no depender de una tarjeta de crédito los comercios tendrán que adoptar un terminal de pago especial, además de ofrecer todas las garantías que certifiquen que éste es seguro.

Cuando aparecieron las primeras tarjetas con chip EMV, los comercios tuvieron que invertir en cambiar sus terminales de pago para poder adaptarse, muchos de ellos ya venían tecnología NFC o contacless, lo que Apple no ha aclarado es si los iPhone necesitarán que los comercios adopten un terminal especial o si tecnología es compatible con la los chips EMV, pero de su acuerdo con American Express, Visa y Master Card, se entiende que la soportarán.

Para convencer a los comerciantes lo más lógico es que Apple mantuviera bajos los costes por transacción, al igual que hace con iTunes. También podría ser interesante crear un sistema de beneficios que premie las compras a través de la aplicación, aunque esto tendría más sentido hacerlo una vez que el sistema estuviera aceptado.

Aunque recientes estudios de IDC, estimaba que los esfuerzos de Apple no iban hacer mella en el mercado, lo cierto es que este sistema rompe con la tónica habitual y hace hincapié en lo que de verdad le importa tanto al comercio como al consumidor, la seguridad.

En el mundo de la tecnología por casualidad pero enormemente agradecida. Social Media Manager, Redacción, Organización y cualquier reto que se me proponga.

Noticias

Apple compra Shazam por 400 millones de dólares

Publicado el

Shazam ya es propiedad de Apple. A principios de septiembre la Comisión Europea dio luz verde al gigante de Cupertino para hacerse con el conocido servicio de identificación de canciones que ha causado furor durante años, una operación complicada que ha tardado diez meses en llegar a buen puerto.

Las adquisiciones que realizan los gigantes tecnológicos tienen que superar un proceso de validación fundamental por parte de los organismos reguladores de diferentes regiones con un objetivo claro: proteger la libre competencia y evitar la creación de monopolios. En este caso investigar a fondo la compra de Shazam por parte de Apple tiene mucho sentido, ya que ambas manejan una gran cantidad de datos de sus usuarios tienen intereses y actividades relacionadas con el mundo de la música.

Shazam no se limita a identificar canciones, sino que además redirige al usuario a plataformas a través de las cuales pueden conseguir los contenidos musicales que estén buscando. Si introducimos Apple Music en la ecuación nos daremos cuenta de una de las cuestiones más importantes que justifican esa dilatada investigación por parte de la Comisión Europea, sin olvidarnos del tema de los datos que ya hemos comentado.

Tras el beneplácito de la Unión Europea Apple tiene todo lo que necesitaba para confirmar el cierre de la operación de compra de Shazam, un servicio que dejará de mostrar publicidad a los usuarios. Esta medida supone un cambio importante y confirma que la compañía de la manzana pasará a integrarla de forma natural en los servicios que ofrece a los usuarios de iOS, por lo que valorará los ingresos que genere en conjunto.

Es pronto para adelantar qué otros cambios podría acabar introduciendo Apple en Shazam, pero no sería una locura verla integrada por completo en Apple Music y potenciada a través de la inteligencia artificial. En cualquier caso una compra muy acertada por parte del gigante de Cupertino, cuya evolución habrá que seguir de cerca.

Continuar leyendo

Noticias

El MIT investiga como usar el CO2 para crear baterías de litio

Publicado el

¿Y si el dioxido de carbono pudiera transformarse en energía? Este es el desafío que plantea el nuevo estudio del MIT que quiere crear una batería que utilice el CO2 que se genera en las plantas energéticas en un carbonato mineral sólido. En lugar de tratar de convertir el dióxido de carbono a productos químicos especializados que utilizan catalizadores metálicos, lo que actualmente es un gran desafío, esta batería podría convertir continuamente el dióxido de carbono en un carbonato mineral sólido a medida que se descarga.

Todavía se trata de una investigación muy temprana, pero abre un camino muy prometedor que podría resolver dos de los mayores problemas del planeta Tierra: la emisión de gases invernadero a la atmósfera y la creación de otra fuente de energía limpia.

La batería se fabricaría en litio, carbón y electrolitos. Según cuenta uno de los ingenieros del estudio Betra Gallant a la revista Joule, “el dióxido de carbono no es muy reactivo, por lo que tratar de encontrar nuevas vías de reacción es muy importante“. Actualmente las plantas energéticas equipadas con captura de sistemas de carbono utilizan el 30% de las electricidad que generan para capturar, liberar y almacenar el dioxido de carbono. Según los investigadores, cualquier cosa que pueda reducir el coste de este proceso o que ueda resultar en un producto final que tenga valor, podría cambiar significavamente el sistema económico.

En geneneral, la forma de conseguir que el dioxido de carbono muestre actividad significativa en condiciones electroquímicas es con grandes aportes de energía que tiene que aplicarse con un gran voltaje. Esto supone un proceso costoso e ineficiente. Idealmente, el gas sufriría reacciones que producen algo que vale la pena, como un químico o un combustible útil. Sin embargo, los esfuerzos de conversión electroquímica, generalmente realizados en agua, siguen siendo obstaculizados por la alta cantidad de energía requerida y la escasa selectividad de los productos químicos producidos.

Betar Gallant y sus compañeros, expertos en reacciones electroquímicas no acuosas, como las que subyacen en las baterías de litio, analizaron si la química de captura del dióxido de carbono podría utlizarse para producir electrolitos cargados de con dioxido de carbono, una de las tres partes esenciales de una batería, donde el gas capturado podría ser utilizado durante la descarga para una potencia de salida.

Este enfoque es diferente de liberar el dióxido de carbono a la fase gaseosa para el almacenamiento a largo plazo, como ahora se usa en la captura y secuestro de carbono (CCS). Ese campo generalmente busca formas de capturar el dióxido de carbono de una planta de energía a través de un proceso de absorción química y luego almacenarlo en formaciones subterráneas o alterarlo químicamente en un combustible o materia prima química.

En cambio, este equipo desarrolló un nuevo enfoque que podría usarse potencialmente en la corriente de desechos de la planta de energía para hacer material para uno de los componentes principales de una batería.

Si bien el interés ha crecido recientemente en el desarrollo de baterías de dióxido de carbono y litio, que utilizan el gas como reactivo durante la descarga, la baja reactividad del dióxido de carbono ha requerido típicamente el uso de catalizadores metálicos. No solo son caros, sino que su función sigue siendo poco conocida, y las reacciones son difíciles de controlar.

Sin embargo, al incorporar el gas en estado líquido, Gallant y sus colaboradores encontraron la manera de lograr la conversión electroquímica de dióxido de carbono utilizando solo un electrodo de carbono. La clave es preactivar el dióxido de carbono incorporándolo a una solución de amina.

“Lo que hemos demostrado por primera vez es que esta técnica activa el dióxido de carbono para una electroquímica más fácil“, dice Gallant. “Estas dos sustancias químicas (aminas acuosas y electrolitos de batería no acuosos) normalmente no se usan juntas, pero descubrimos que su combinación imparte comportamientos nuevos e interesantes que pueden aumentar el voltaje de descarga y permitir la conversión sostenida del dióxido de carbono“.

A través de una serie de experimentos, demostraron que este enfoque funciona y pueden producir una batería de dióxido de carbono y litio con voltaje y capacidad que sea competitiva con las baterías de litio de última generación. Además, la amina actúa como un promotor molecular que no se consume en la reacción.

La clave fue desarrollar el sistema electrolítico correcto, explica Khurram. En este estudio inicial de prueba de concepto, decidieron usar un electrolito no acuoso porque limitaría las vías de reacción disponibles y, por lo tanto, haría más fácil caracterizar la reacción y determinar su viabilidad. El material de amina que eligieron se usa actualmente para aplicaciones de CCS, pero no se había aplicado anteriormente a las baterías.

Imagen: Jason Blackeye on Unsplash

Continuar leyendo

Noticias

Lenovo ThinkPad A285 con Ryzen Pro

Publicado el

La gama de equipos profesionales de Lenovo se ve reforzada con este nuevo portátil Lenovo ThinkPad A285 que puede equipar procesadores AMD Ryzen 3 Pro 2200U, Ryzen 5 Pro 2500U o Ryzen 7 Pro 2700U. Una de las características que diferencia a estos procesadores de AMD de la mayoría del resto de micros es que reúnen, en un solo circuito integrado, tanto el procesador en sí como la tarjeta gráfica.

Continuar leyendo

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!