Pull Print y su importancia en entornos de impresión con soluciones compartidas

Las soluciones de impresión compartidas se han convertido en una solución muy socorrida tanto en pequeñas como en grandes empresas, ya que permiten cubrir las necesidades de impresión de grandes grupos o departamentos con un gasto mínimo, pero para que su funcionamiento sea verdaderamente óptimo debemos acompañarlas de soluciones Pull Print.

El motivo es muy sencillo y podemos entenderlo sin problema con una breve explicación. Cuando establecemos una impresora compartida por ella acaban pasando una gran cantidad de documentos, y entre ellos puede haber más de uno que contenga información sensible o privada.

Si dicha información cae en malas manos podría acabar suponiendo un problema importante para nuestra empresa, tanto a nivel económico como de imagen.

¿Cómo puede ocurrir eso? ¿Cómo me ayuda una solución Pull Print?

Las soluciones de impresión compartidas normalmente están colocadas en un punto intermedio para facilitar el alcance de todos a la misma. Esto quiere decir que cuando imprimimos esos documentos confidenciales debemos realizar un trayecto hacia la impresora, pero los documentos ya estarán en la bandeja de salida antes de que hayamos llegado, por lo que quedan expuestos durante un tiempo y pueden acabar siendo sustraídos.

Con una solución Pull Print se evita precisamente ese problema, es decir, los documentos no quedan expuestos en la bandeja de salida. Cuando enviamos la orden de imprimir la impresora la recibe y la acepta, pero no libera los documentos hasta que llegamos a ella y nos identificamos, bien con un pin o con una tarjeta si hemos preferido apostar por el uso de un lector.

Como vemos es una capa de seguridad muy sencilla pero altamente efectiva y totalmente imprescindible para las empresas que trabajan con soluciones de impresión compartidas.

Más información: Mejora la seguridad de tu entorno de impresión en tres pasos.