WiFi y NFC, ¿qué valor aportan en un entorno de impresión?

Las tecnologías WiFi y NFC se han incorporado a la mayoría de las impresoras profesionales que existen actualmente, algo que podemos entender perfectamente ya que ambas aportan ventajas muy importantes a cualquier entorno de impresión.

En este artículo repasaremos las claves de ambas y veremos qué pueden ofrecer a un entorno de impresión profesional.

Conectividad WiFi

La conexión WiFi permite establecer comunicación inalámbrica entre la impresora y todos los dispositivos de la empresa, de manera que simplifica la integración de los mismos y hace que montar y gestionar entornos multidispositivo sea mucho más sencillo.

Así, si nuestra empresa dispone de impresoras con conexión WiFi todos los empleados podrán conectar sus dispositivos móviles a ellas e imprimir directamente desde dichos terminales, recurriendo a lo que conocemos como impresión móvil.

Esto incrementa las posibilidades de trabajo, simplifica la integración y la gestión como ya dijimos y además ayuda a incrementar la productividad de nuestros trabajadores.

Conectividad NFC

El NFC es un fantástico complemento de la conexión WiFi, ya que facilita una impresión segura desde dispositivos móviles pero actúa «en las distancias cortas».

A diferencia del WiFi el NFC tiene un alcance muy limitado, normalmente de unos pocos centímetros, pero se puede utilizar para establecer una conexión segura entre la impresora y el dispositivo de manera casi instantánea, ya que para ello basta un simple toque con el terminal.

Ofrece muchas posibilidades, sobre todo para establecer sistemas de autenticación que permitan la liberación de trabajos «confidenciales» o «secretos».

Notas finales

Como vemos ambas tecnologías aportan un valor claro a cualquier entorno de impresión profesional y deben ser consideradas como elementos que añaden valor a una impresora.

Más información: HP.