Conecta con nosotros

Noticias

Drones de control y medida de contaminación por luz: tecnología en Italia en tiempos del COVID-19

Publicado el

Drones de control y medida de contaminación por luz: tecnología en Italia en tiempos del COVID-19

Italia es uno de los países del mundo más afectados por la crisis del COVID-19, por lo que para controlar su expansión se están tomando todo tipo de medidas. Muchas de ellas apoyadas en la tecnología. Por ejemplo, en los drones, que están controlando en la privincia de Bérgamo, una de las más afectadas, que nadie se salte el confinamiento o que se adentren en zonas prohibidas. Además, controlan la temperatura corporal de todos los que pillan donde no deben estar.

Los drones, del tamaño aproximado de una rebanada de pan, según Security Week, emiten un sonido parecido al de una avispa. Y cuando detectan que una persona se encuentra en una zona prohibida les dicen «¡Atención!. Está en un área prohibida. Márchese inmediatamente«. A continuación, un sensor de calor mide la temperatura de la persona que ha incumplido las normas y se la comunica al que está manejando el dron.

MCPRO Recomienda

Aprende a realizar streaming de vídeo de forma eficaz Leer
Estudio "La virtualización en las empresas españolas" ¡Descárgate el informe!
Gestiona los dispositivos de tu empresa de forma inteligente Leer

Éste recibirá un mapa termal del infractor en una pantalla portátil, y hecho esto se puede parar a la persona y medir su temperatura con un termómetro convencional para ver si puede estar contagiado del COVID-19. Quienes se saltan el confinamiento saben que «la violación de las normas puede derivar en sanciones administrativas y criminales«. Pero parece que no les importa mucho, puesto que sigue habiendo incumplimientos de las normas.

Estas medidas ayudan a las autoridades al control de sus medidas de confinamiento por la crisis del COVID-19, lo que ha hecho que Italia se haya convertido en uno de los países europeos que usan drones desde hace unos días para tratar de impedir la expansión de la enfermedad. Además de controlar a las personas, también están realizando vuelos de reconocimiento sobre varias localidades, algo impensable hace apenas un mes.

Los habitantes de Roma podrán salir a la calle por primera vez el 4 de mayo, pero las regiones más castigadas puede que decidan extender sus confinamientos durante algunas semanas más, y puede que los drones sigan volando en Bérgamo hasta bien entrado el verano. Mientras tanto, la opinión está dividida por el uso de los drones. Algunos italianos no están de acuerdo con los vuelos de los drones y los mapas de calor que toman, ya que les parece una violación de la privacidad. Otros opinan que con ellos al menos saben quién de los que se saltan el confinamiento está infectado y quien no.

Pero la tecnología que se está utilizando estos días en Italia no solo se emplea para combatir el COVID-19. Otros proyectos son más lúdicos, y en algunos casos son además participativos. Es el caso del proyecto #scienzasulbalcone (o ciencia en el balcón). Sus creadores aprovechan que los italianos están en casa para que colaboren con los investigadores.

El proyecto, puesto en marcha según Techcrunch por el Consejo de investigación nacional de Italia, tiene como objetivo recopilar un gran número de muestras de polución lumínica en el país. En concreto, de conocer con la mayor exactitud posible cuánta luz del exterior llega al interior de las viviendas, para lo que están pidiendo a la gente que recoja dicha información.

Los italianos que participan en este proyecto, que en su etapa inicial comenzada hace 2 semanas eran unos 7.000, utilizan su teléfono y una app específica para la toma de datos. Lo único que tienen que hacer es apagar todas las luces de su casa, ir a su ventana o balcón y apuntar con su smartphones hacia la fuente de luz más potente que vean.

Hasta ahora, los datos obtenidos como resultado han desvelado que la media de penetración de luz exterior en los hogares en las ciudades es casi el doble que la de los hogares de áreas rurales. No es algo que resulte sorprendente, pero es importante medir incluso las conclusiones que resultan obvias para apoyarlas con datos.

Así no solo se corroboran las sospechas, sino que también se obtienen datos concretos sobre cuánto más penetra la luz exterior en las viviendas de las ciudades con respecto a las del campo. También se puede saber qué tipo de luz exterior es la que más penetra en las casas. El experimento ha tenido mucho éxito, lo que ha llevado a ampliarlo un poco, con nuevas medidas la semana pasada y una última durante esta semana.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!