Consejos para amortizar una impresora en el menor tiempo posible

Cuando compramos una nueva impresora estamos haciendo una inversión importante, aunque amortizar una impresora puede llevarnos más o menos tiempo en función de diversos aspectos, como por ejemplo nuestro volumen de impresión y las propias particularidades de la solución que hayamos adquirido.

En este artículo queremos ayudaros a que ese proceso de amortización (rentabilizar el coste de compra a través del ahorro derivado de la reducción de costes) se realice con la mayor rapidez posible, algo que es más sencillo de lo que parece siempre que sigamos las pautas que os vamos a dar a continuación.

  1. Utiliza consumibles originales: los consumibles originales han sido fabricados especialmente para funcionar a la perfección con cada impresora e incorporan las últimas tecnologías del mercado. Esto implica que son más fiables, duraderos y permiten imprimir más por menos dinero.
  2. Recurre a los consumibles de alta capacidad: si la impresora o las impresoras que has adquirido disponen de consumibles originales de alta capacidad deberías apostar directamente por ellos, ya que te ayudarán a reducir mucho el coste por página y acelerarán enormemente la amortización.
  3. Utiliza por defecto la impresión a doble cara: nuestras nuevas impresoras deberían disponer de esta interesante función, gracias a la cual podremos reducir el consumo de papel en un 50%.
  4. Aprovecha los modos de ahorro de energía: es una característica muy útil que debemos intentar tener siempre activa, ya que nos ayudará a reducir considerablemente el consumo energético.
  5. Mantén la impresora en buen estado: es algo fundamental, y no sólo hablamos del cuidado convencional en cuanto a cambio de consumibles y actualizaciones, sino también de la limpieza de la misma.

Más información: HP.