Impresoras obsoletas: ¿qué problemas representan en una empresa?

La renovación de equipos y de dispositivos tecnológicos es fundamental en cualquier empresa y las impresoras no son una excepción. El mantenimiento de impresoras obsoletas no sólo no es una buena idea, sino que además puede acabar causando problemas importantes.

Muchas empresas creen que mantener en parque tecnológico impresoras obsoletas les ayuda a ahorrar porque evitan afrontar el coste que supone una renovación de impresoras, pero la realidad es muy distinta ya que están asumiendo ineficiencias que les hacen perder dinero día a día y que al mismo tiempo afectan a la seguridad de su red corporativa.

El coste oculto de las impresoras obsoletas

Cuando mantenemos impresoras viejas en nuestra empresa estamos utilizando un dispositivo que ha quedado anticuado y que comparado con los modelos de última generación presenta una serie de carencias claras. Dichas carencias no se limitan al plano funcional, sino que se extienden a otros como el coste por página.

Una solución de impresión desfasada consumirá más energía, tendrá una menor capacidad de impresión frente a las soluciones actuales, carecerá de funciones avanzadas y de medidas de seguridad básicas, imprimirá de forma más lenta y tendrá un coste por página muy superior.

Todo eso se traduce en una ineficiencia clara que tendrá consecuencias importantes:

  • Suponen una serie de costes que no tendríamos con modelos nuevos, lo que significa que nos hacen perder dinero a diario.
  • No disponemos de funciones de seguridad básica ni de funciones avanzadas, lo que se traduce en una mayor vulnerabilidad y en una menor productividad.
  • Podemos perder nuevas oportunidades de negocio que podríamos sacar adelante de forma óptima con impresoras de nueva generación.

Renovar el parque de impresoras de nuestra empresa nos permitirá acceder a modelos de última generación como la serie PageWide Pro de HP, que ofrecen una mayor eficiencia energética, reducen el coste por página hasta en un 50%, cuentan con las últimas innovaciones del sector, pueden sacar adelante grandes ciclos de trabajo y disponen de funciones de seguridad integrada.

Todas esas ventajas tendrán beneficios claros que notaremos en nuestro día a día, ya que disfrutaremos de un alto nivel de rendimiento, de un entorno de impresión protegido y de un bajo coste por página.