Conecta con nosotros

Noticias

Microsoft profundiza en el desarrollo de chips para mejorar en IA

Publicado el

En la actualidad, muchas tecnológicas están tratando de llevar funciones posibles gracias a la Inteligencia Artificial (IA), tanto a los smartphones como a las gafas de realidad aumentada, pero están topándose con un obstáculo: la gestión de los datos que hacen posibles estas funciones sin que los dispositivos se conviertan en tratos lentos ni se queden sin batería en unos minutos.

Según Bloomberg, Microsoft ha hallado la solución: un chip que ha diseñado para sus gafas HoloLens, y que integra un procesador de inteligencia adicional, encargado de analizar lo que el usuario ve y oye en el propio dispositivo, en lugar de utilizar sistemas convencionales, como enviar los datos a la nube. Este procesador, el primero de su clase diseñado para un dispositivo móvil, es una versión de la Unidad de Proceso Holográfico de la compañía, y se acaba de presentar en un evento celebrado en Honolulu (Hawai). Todavía está en fase de desarrollo y se integrará en la próxima versión de HoloLens, para las que todavía no hay una fecha de lanzamiento.

Que Microsoft esté desarrollando un procesador nuevo y esté jugando todos los papeles, salvo su fabricación, en su puesta a punto, puede resultar extraño. Pero los de Redmond han considerado que han de hacerlo. Se unen así a una tendencia al alza entre las tecnológicas, que consideran que los procesadores que ya están disponibles no son capaces de utilizar todo el potencial de la Inteligencia Artificial. Según una fuente relacionada con el proyecto, en Apple están probando prototipos de iPhone que incluyen un chip diseñado para el proceso de IA. Y Google ya va por la segunda versión de sus propios chips en este aspecto.

Todos lo hacen porque son conscientes de que para que los consumidores se decidan a comprar la siguiente generación de dispositivos tienen que demostrar que la experiencia que van a tener con ellos será satisfactoria, y que se tratarán de dispositivos rápidos.

Según Jim McGregor, analista de Tirias Research, “el consumidor esperará no tener casi retardo y que el procesado de datos se haga en tiempo real. En el caso de un coche autónomo, no se puede permitir la pérdida de tiempo que supone enviarlos a la nube para evitar un accidente o un atropello. La cantidad de datos que generarán los vehículos autónomos es tremenda, y no puedes mandarlos todos a la nube“. En su opinión, para 2025, todos los dispositivos con los que interactúa la gente tendrán IA integrada.

Hasta ahora, los procesadores desarrollados por Intel y otros han sido suficientes para dar energía y potencia a todo tipo de dispositivos y servidores. Pero el rápido desarrollo de la Inteligencia Artificial ha hecho que algunos fabricantes de chips tradicionales tengan competencia real por primera vez en más de 10 años. Los chips convencionales utilizados en PCs y servidores no están diseñados para procesar lo bastante rápido varias instancias al mismo tiempo, algo básico para el software de esta tecnología.

Microsoft, al ver esto, se puso ya a trabajar en sus propios chips hace unos años. Desarrolló un procesador de control del movimiento para su sistema de videojuegos Xbox Kinect hace un tiempo, y recientemente, utilizó chips personalizables para demostrar la potencia de su IA para solucionar desafíos del mundo real. Para ello, Microsoft compra los chips a Altera, una filial de Intel, y los adapta para sus necesidades mediante software, una capacidad única de ese tipo de elemento. La creación y desarrollo de chips en el seno de una empresa es cara, pero Microsoft es consciente de que no tiene elección, puesto que la tecnología cambia tan rápido que quedarse atrás es muy fácil.

Caso práctico

En una demostración de fuerza celebrada el año pasado, Microsoft utilizó miles de estos chips al mismo tiempo para traducir toda la Wikipedia de inglés a español. En concreto, 3.000 millones de palabras en 5 millones de artículos, y lo hizo en menos de una décima de segundo.

Lo siguiente que quieren hacer los de Redmond es permitir a sus clientes en la nube utilizar estos chips para acelerar sus propias tareas de IA, lo que tiene previsto hacer a lo largo del año que viene. Se podrían utilizar en tareas como el reconocimiento de imágenes entre cantidades ingentes de datos, o utilizar algoritmos de machine learning para predecir los patrones de compra de los clientes.

Y aunque en Microsoft se están tomando todo muy en serio, han de trabajar duro, puesto que tienen mucha competencia. Amazon también utiliza chips personalizables y tiene planes para utilizar un nuevo chip que ha diseñado, llamado Volta, para la inteligencia artificial de Nvidia, el principal fabricante de procesadores gráficos utilizados en el entrenamiento de los sistemas de IA. Por su parte, Google ha desarrollado sus propios semiconductores en este aspecto, llamados Unidades de Proceso Tensor, y ya está dejando que sus clientes los utilicen.

Para Satya Nadella, CEO de Microsoft, pasar la experiencia de Microsoft de la nube a la mano de una persona, o a un dispositivo colocado en su cabeza, es una de las principales prioridades. El pasado mes de mayo ya apuntó la idea de utilizar IA para hacer un seguimiento de maquinaria industrial, diciendo al usuario cosas como dónde encontrar un martillo hidráulico y cómo utilizarlo, o cómo generar un aviso en caso de uso no autorizado de elementos peligrosos. Este nuevo chip de HoloLens hará que esto, y muchas cosas más, sea posible.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!