Conecta con nosotros

Noticias

‘Los papeles de Jacobs’ retrasa el juicio entre Uber y Waymo

Publicado el

uber

El pasado mes de febrero, Waymo (Google) acusó a Uber de robo de información secreta para utilizarlo en el desarrollo de sus propios coches autónomos, a la que habría tenido acceso tras la compra de Otto, fundada por un antiguo empleado de Google, ya despedido, que se llevó consigo 10 GB de información confidencial al abandonar la multinacional. El juicio, que estaba a punto de celebrarse, ha quedado aplazado tras la aparición de un documento que incriminaría más a Uber así como el testimonio de su autor, Richard Jacobs. 

Jacobs es el antiguo responsable de inteligencia de Uber, que dimitió de su puesto el pasado mes de abril, y que parece ser el autor de un escrito de 37 páginas, hasta ahora secreto, donde deja al descubierto sus prácticas de seguridad, y que ha llegado a la Oficina del Fiscal de Estados Unidos.  Parece que los abogados de Jacobs lo mandaron a Uber hace unos meses, llegando ambos a un acuerdo a cambio de 4,5 millones de dólares en el que se ponían de acuerdo en las alegaciones del ex empleado.

Entre sus declaraciones, el antiguo empleado de Uber afirmó que sus antiguos compañeros del grupo de inteligencia tenían la misión de robar secretos comerciales e información confidencial de las empresas rivales de otros países, con la intención de comprender cómo funcionaba la competencia. Según Jacobs, entre los “logros” del equipo figuran la consecución de código de dichas empresas que había sido publicado previamente en GitHub, conseguir información de conductores de otros países y hacerse con métricas generales de su competencia fuera de Estados Unidos. Tal como mencionó en su declaración, los abogados de Uber también se dedicaron a preparar y entrenar a los trabajadores para comunicarse en secreto con apps de mensajería efímera y dispositivos cuya propiedad no podía atribuirse a la empresa. Para Jacobs, estos sistemas se utilizaban para hacer investigaciones de mercado, pero la carta del fiscal en la que comunica la existencia del documento alega que se diseñaron para impedir y obstruir cualquier demanda.

En el documento se dan todo tipo de detalles sobre este sistema. Así, queda reflejado que varios empleados de Uber fueron a Pittsburgh, ciudad en la que Uber trabaja en todo lo relacionado con el coche autónomo, con la finalidad de enseñar a los trabajadores nociones sobre comunicaciones seguras, “con la intención específica de evitar que las conspiraciones ilegales de Uber llegasen a salir a la luz“. Otro empleado de Uber que testificó de cara a este juicio, Ed Russo, ha rechazado estas acusaciones, y ha negado que tanto él como otros dos trabajadores intentasen enseñar a otros empleados de la compañía la manera de evitar que se descubriesen sus prácticas a causa de una demanda. Russo aseguró que la mayoría de las conversaciones durante los encuentros con los trabajadores estaban relacionadas con buenas prácticas de seguridad. Entre los temas que trataron hay algunos tan básicos como el uso de contraseña en los ordenadores.

A pesar de la declaración de Russo, el juez federal William Alsup ha decidido aplazar el juicio sólo un día antes de que comenzase la selección de los miembros del jurado, y a una semana de su comienzo. Por ahora no hay una nueva fecha para que dé comienzo. Por ahora continúan los testimonios relacionados con el documento de Jacobs. El próximo será el de la abogada de Uber, Ángela Padilla. Las cosas no pintan bien para Uber en este caso después de la aparición del documento de Jacobs. Incluso el juez Alsup ha reprendido a los abogados de Uber, tanto por la información presentada en el tribunal como por esconder el documento de Jacobs hasta el último momento.

Click para comentar

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!