Conecta con nosotros

Opinión

Cómo se fraguó Alexa, la Inteligencia Artificial de Amazon

Publicado el

En 2014, Srikanth Thirumalai se reunió con el CEO de Amazon, Jeff Bezos. Thirumalai, un informático que había dejado a IBM en 2005 para dirigir un equipo de Amazon, había llegado a proponer un nuevo plan para incorporar los últimos avances en Inteligencia Artificial en su división.

Llegó armado con un extenso documento explicativo, aunque Bezos había decretado hacía mucho tiempo que las propuestas de nuevos productos y servicios debían limitarse a un brevísimo papel explicativo. Sin embargo, lo que vio Bezos en el informe de Srikanth Thirumalai podía colocar a Amazon en la vanguardia de la Inteligencia Artificial.

 

Recomendaciones de productos de Amazon habían sido imbuidas de AI desde los primeros días de la empresa, pero en los últimos años ha habido una fuerte revolución y el Machine Learning se ha convertido en mucho más eficaz, especialmente en una forma sobrealimentada conocida como aprendizaje profundo. Ha llevado a aumentos fuertes en visión por computador, del habla y procesamiento del lenguaje natural.

En la primera parte de esta década, Amazon tenía todavía tiempo para aprovechar estos avances, pero Bezos reconoció que la necesidad de correr era urgente. La competencia más importante de esta época en AI eran Google, Facebook, Apple y Microsoft…. y Amazon fue quedando atrás.

¿Cómo imbuir de IA cada área de la empresa?

Thirumalai se lo tomó a pecho y ofreció a Bezos (para su reunión anual de planificación) ideas sobre cómo ser más agresivo en el Machine Learning. Pero Bezos quería más. El problema era que sus deseos requerían habilidades que su equipo no poseía, herramientas que no habían sido creadas y algoritmos que nadie había pensado todavía. Thirumalai rompió su papel y se puso a trabajar como vicepresidente de búsquedas de Amazon, convirtiéndose en uno de los líderes de la tarea de revisión de software con el Machine Learning más avanzado.

Thirumalai fue solo uno de una procesión de líderes de la compañía que proponían productos totalmente diferentes para muchos grupos de clientes. Pero esencialmente cada uno imaginó una variación del enfoque de Thirumalai: transformación de parte de Amazon con avanzado Machine Learning. Esto implicó repensar proyectos en curso, como los esfuerzos de robótica de la empresa y su negocio de grandes centros de datos, así como de Amazon Web Services (AWS).

Los resultados han tenido un impacto mucho más allá de lo esperado por Bezos. Thirumalai dice que las unidades de negocio de la empresa, en 2014, eran islas de AI en un vasto océano de ingeniería. El empuje para reformar la empresa con el Machine Learning cambió eso… radicalmente. Las unidades de negocio empezaron a trabajar juntas compartiendo la IA, al tiempo que Bezos insistía en que la cultura de la empresa exigía que las innovaciones se enmarcaran únicamente en el contexto de servir a sus clientes.

Amazon tiene una muy potente AI, procedente de Machine Learning. Los resultados de esta transformación pueden verse en toda la empresa, incluyendo un sistema de recomendaciones de productos que ahora funciona en una infraestructura de Machine Learning totalmente nueva. Amazon es más inteligente en lo que sugiere lo que debe leer el usuario a continuación, lo que se debería agregar a su compra, los artículos de la lista, y qué película usted puede ver esta noche. Y este año, Thirumalai comenzó un nuevo trabajo en el negocio de búsqueda de Amazon, donde él se prepone utilizar Machine Learning profundo en cada aspecto del servicio al cliente.

El efecto de Alexa

El producto estrella de empuje de Amazon es su altavoz elegante disidente, el eco y la plataforma de voz de Alexa que lo alimenta. Estos proyectos también surgieron de un memo entregado a Bezos en 2011 para un proceso de planificación anual llamado un “Plan Operativo”. El objetivo era crear “Un ordenador ubicuo de bajo coste, con todos sus cerebros en la nube, con el que se puede interactuar mediante voz “.

Pero ese sistema de construcción — literalmente un intento de realizar una obra de ciencia ficción, el ordenador hablador de Star Trek — requiere un nivel de destreza de la Inteligencia Artificial que la empresa no tenía a mano en el año 2011. Peor aún, de los pocos expertos que podrían construir un sistema, ninguno quería trabajar para Amazon, sino para Google y Facebook.

Amazon tenía un poco de una mala imagen, no agradable a las personas que provenían investigación orientada. Una empresa implacable con enfoque en el cliente y su cultura de dureza en el trato a los empleados, lo que daba cómodas ventajas a los competidores.

A falta de talento dentro, la compañía utilizó su músculo financiero para comprar empresas con experiencia en IA. “En los primeros días de Alexa, compramos muchas empresas”, dice Bezos. En septiembre de 2011 acapararían Yap, una empresa de voz a texto con experiencia en la traducción de la palabra hablada en lengua escrita. En enero de 2012, Amazon compró Evi, Cambridge, compañía cuyo software podría responder a las solicitudes habladas como Siri. Y en enero de 2013, hizo lo propio con Ivona, una empresa polaca especializada en texto a voz, que proporciona la tecnología que permitió a Echo hablar.

También atrajo el mejor talento, como Alex Smola, una superestrella en el campo de la IA que había trabajado en Yahoo y Google.”Literalmente es uno de los padrinos del aprendizaje profundo“, dice Bezos.

La parte más delicada del Eco: el problema que obligó a Amazon para abrir nuevos caminos en el proceso de su Machine Learning de jugar para ganar era algo que se llama ahora “reconocimiento de voz de campo”. Se trata de interpretar comandos de voz hablados a cierta distancia de los micrófonos, incluso cuando están contaminadas con ruido.

Un factor difícil era que el dispositivo no podía perder tiempo meditando sobre lo que había dicho. Había que enviar el audio a la nube y producir una respuesta con la suficiente rapidez para que pareciera una conversación y no como esos momentos difíciles cuando no estás seguro si todavía está respirando la persona con la que estás hablando. Construir un sistema de aprendizaje automático que pueda entender y responder a las preguntas en conversaciones en condiciones ruidosas requiere enormes cantidades de datos y tendría un montón de ejemplos de los tipos de personas las interacciones con sus ecos. No era evidente que Amazon podría obtener estos datos.

Varios dispositivos de Amazon y productos de terceros ahora utilizan el servicio de voz de Alexa. Datos recogidos a través de ella ayudan a mejorar el sistema y carga de esfuerzos más amplios de AI. La buena noticia es que todas las piezas estaban allí, en Amazon, un servicio en la nube sin precedentes, los centros de datos cargados con Machine Learning y nuevos algoritmos.

Las ramificaciones de Alexa

Equipos a través de la empresa comenzaron a darse cuenta de que Alexa también podría ser un servicio de voz útil para sus proyectos. “Así que todo lo que los datos y la tecnología aportan, vienen juntos, a pesar de son muy grandes sobre la propiedad de subproceso único“, añade Bezos. Otros productos de Amazon comenzaron a integrar Alexa: “Cuando usted habla en su dispositivo de Alexa, se puede acceder a música de Amazon, Prime Video, tus recomendaciones personales desde el sitio web de compras y otros servicios“. A continuación, la tecnología comenzó a saltos a través de otros dominios de Amazon.”Una vez que tuvimos la capacidad de discurso fundacional, hemos sido capaces de traer a Alexa productos como TV Fire, voz comercial, Amazon Fresh y, en última instancia, AWS”, dice Bezos.

Bezos fue de los primeros en darse cuenta de las implicaciones de negocio de integración de Inteligencia Artificial en servicios en la nube de la compañía. El plan era agregar servicios de machine learning a AWS.

En cierto sentido, la oferta de máquina de aprendizaje a las decenas de miles de clientes de Amazon cloud era inevitable. “Cuando primero armamos el plan de negocio original para AWS, la misión era llevar la tecnología que estaba sólo al alcance de un pequeño número de organizaciones bien financiadas y se distribuye tan ampliamente como sea posible“, dice Wood, el gestor de machine learning y AWS. Amazon Machine Learning de AWS, primero ofrecido en el año 2015, permite a los clientes como C-Span configurar un catálogo privado de caras; Zillow lo utiliza para estimar el precio de la vivienda. Pinterest lo emplea para la búsqueda visual y varias startups de conducción autónoma están utilizando Machine Learning AWS aprendiendo a mejorar productos a través de millones de kilómetros de la prueba de carretera simulada.

En 2016, la nueva Machine Learning-AWS había lanzado servicios que más directamente se basaban en las innovaciones de Alexa: un componente de texto a voz se llama Polly y un motor de procesamiento de lenguaje natural llamado Lex. Estas ofertas permiten a los clientes, que van desde gigantes como Pinterest y Netflix hasta pequeñas empresas, construir su propio mini Alexa.

Estos servicios de aprendizaje automático son un generador de ingresos de gran alcance y clave para la AI de Amazon, con clientes tan dispares como la NASA y la NFL que están pagando miles de millones para conseguir el Machine Learning de Amazon.

El papel dominante de AWS en el éter también le da una ventaja estratégica sobre los competidores, en particular sobre Google, que había esperado utilizar su liderazgo en Machine Learning para arrasar a AWS en cloud computing. Hasta ahora, Amazon-AWS-Alexa está ganando la batalla. No solo en distribución, sino en todos los ámbitos. Con más datos. Con más clientes. Con más plataformas. Con más talento.

Tipo listo, Bezos. Aunque inspira mucho respeto.

jorgeJorge Díaz-Cardiel. Socio director general de Advice Strategic Consultants. Economista, Sociólogo, Abogado, Historiador, Filósofo y Periodista. Autor de más de mil de artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado una veintena de libros.

 

Periodista especializada en tecnologías corporate, encargada de las entrevistas en profundidad y los reportajes de investigación en MuyComputerPRO. En el ámbito del marketing digital, gestiono y ejecuto las campañas de leads generation y gestión de eventos.

Opinión

Crónicas desde EE.UU.: la Inteligencia Artificial de Google

Publicado el

Google IO 2018

El 8 de mayo, Google inició su conferencia anual de desarrolladores con una extensa presentación de Sundar Pichai, CEO de Google, presentando una serie de nuevas características impulsadas por Inteligencia Artificial (IA) para su próxima actualización de Android P, al tiempo que se posicionó como una compañía comprometida con el bienestar de los consumidores.

Creo que Google deslumbró a los 7.000 asistentes a su conferencia anual en el Shoreline Amphitheatre, en Mountain View (California), al mostrar la tecnología disponible para desarrollar dispositivos con Inteligencia Artificial.

 

Sintetizadores y mecanismos para dibujar con esas nuevas tecnologías fueron algunas de las exhibiciones en el congreso. Las muestras fueron solo el preámbulo de la presentación de Sundar Pichai, que seguirá revelando nuevos planes sobre el desarrollo de la Inteligencia Artificial.

Unos de los posibles anuncios es que el asistente computerizado de Google, llamado Google Assistant, ahora podrá tener nuevas funciones como hacer reservas para un restaurante, sin intervención humana.

Google anunció mejoras de su sistema operativo Android para teléfonos inteligentes, también en su programa Google Maps con IA, y avances en la tecnología de realidad aumentada que superpone imágenes digitales sobre imágenes del mundo real.

Lo que Google ansía es que “su asistente computerizado se vuelva tan imprescindible, que la gente no pueda vivir sin él”, dijo Sunchai, de tal manera que los consumidores tendrán que ver la publicidad adherida (de la cual muchos huimos, hoy). También destacó los beneficios sociales de la IA y formas en que esa nueva tecnología digital puede mejorar la atención médica, preservar el medio ambiente y promover descubrimientos científicos.

Pichai no profundizó en la protección de la privacidad, tema que ha colocado en situaciones complicadas a otras compañías tecnológicas como Facebook y Twitter, “protagonistas” de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, a favor de Donald Trump gracias a la implicación de la llamada trama rusa, que supuestamente colocó en esas redes sociales cientos de miles de anuncios a favor del candidato republicano. En cambio, Google ofreció a los padres nuevas herramientas para supervisar los contenidos que sus hijos están viendo en la red y evitar serios problemas como el cyber-bullying, el acoso sexual, etc.

Nueva app para noticias que combina funciones de Google Play Newsstand con YouTube

Aún es demasiado pronto para que Google lance al mercado algún producto nuevo, aunque piensa hacerlo antes de la campaña de Navidad, cuando más se vende en el año. Sí anunció que Lenovo venderá audífonos para realidad virtual por 400 dólares que pueden funcionar sin necesidad de un smartphone. (Facebook anunció la semana pasada un producto parecido a mitad de precio -199 dólares-, con la marca Oculus Go…)

También, Google aumentó las funciones de sus relojes digitales alimentados por el software Wear OS. Por ejemplo, el dispositivo puede decirle a la persona lo que tiene en el calendario mediante los audífonos, sin que el usuario tenga que leer lo que está escrito.

Android P usa IA para ofrecer funciones que incluyen Adaptive Battery, Adaptive Brightness y App Actions, que hacen un seguimiento del comportamiento del usuario mediante el aprendizaje automático (machine learning, del que ya hemos hablado en MuyComputerPro en varias ocasiones). Adaptive Battery asigna automáticamente energía a las aplicaciones y servicios más utilizados, mientras que App Actions intenta ahorrar tiempo a los usuarios al ofrecer opciones basadas en lo que creen que los usuarios querrán hacer a continuación.

Por ejemplo, las App Actions pueden ofrecer una aplicación de ejercicio físico alrededor del tiempo que un usuario normalmente hace ejercicio, o sugerir una aplicación de música, si los auriculares están enchufados.

Las App Actions también incorporarán opciones de Slices, accesos directos a la funcionalidad de la aplicación clave. Google ahora permite a los desarrolladores integrarse en la interfaz de usuario más amplia de Android P. Estos accesos directos permitirán, por ejemplo, que un usuario coja un taxi a través de la función de búsqueda o use el asistente sin tener que abrir su aplicación.

Menos usos del teléfono

Pero, en lugar de tratar de atraer a los usuarios con estas nuevas características, Google insistió en que realmente está tratando de ayudar a los usuarios a pasar menos tiempo usando sus teléfonos.

Para demostrarlo, la compañía incluyó en la presentación una serie de características de “bienestar digital” en la actualización, incluido un panel que permite a los usuarios ver un desglose de cuánto tiempo pasan en diferentes aplicaciones.

Android P también permitirá a los usuarios configurar App Timers, que designan límites de uso para las aplicaciones y recordarles a los usuarios cuando se acaba el tiempo fijado como límite, e incluye un nuevo modo Wind Down que cambia la pantalla a escala de grises antes de acostarse para animar a los usuarios a desconectarse.

“El tema común en todo esto es que estamos trabajando duro para darles a los usuarios tiempo propio de calidad, sin tener por qué usar el smartphone”, afirmó en la conferencia el CEO de Google, Sundar Pichai: “Sabemos que las personas se sienten atadas -adictas- a sus dispositivos … creemos que, realmente, podemos ayudar a los usuarios a mejorar su bienestar digital. Este va a ser un esfuerzo continuo presente en todos nuestros productos y plataformas”, concluyó.

Actualmente, Android P está disponible en versión beta en Google Pixel, Sony Xperia XZ2, Xiaomi Mi Mix 2S, Nokia 7 Plus, Oppo R15 Pro, Vivo X21, OnePlus 6 y Essential PH-1.

El Asistente Personal de Google también recibió un impulso de IA, diseñado para ayudarlo a interactuar, usando una forma de hablar más natural con seis nuevas voces.

Conversaciones Continuas

Las actualizaciones incluyen la llamada capacidad de Conversaciones Continuas que usa claves de contexto para permitir a los usuarios hablar continuamente con el Asistente sin tener que repetir la frase “Hola Google”, y una función de Acciones Múltiples para ayudar al Asistente a atender múltiples solicitudes dentro de una sola frase.

Sunchair dijo que también está trabajando en una nueva capacidad de conversación llamada Google Duplex, que permitirá a los asistentes llamar a las empresas en nombre de los usuarios para que se encarguen de tareas como citas para “cortarse el pelo y reservas en restaurantes”. Estas llamadas se realizan en segundo plano sin la supervisión del usuario después de que se realiza una solicitud al Asistente de Google.

En una demostración de esta tecnología, Duplex usó una voz humana realista y no se identificó como un no-ser-humano para los otros participantes en la llamada. Tanto realismo generó preocupaciones éticas por parte de los analistas presentes en el evento. Personalmente, me acordé de los “Replicantes” de la película Blade Runner.

Sundar Pichai quiso despejar esas dudas y dijo que la transparencia será clave para hacer que el servicio tenga éxito: “Queremos ser claros sobre el propósito de la convocatoria para que las empresas entiendan el contexto. Vamos a ejercitarnos con el enfoque correcto en los próximos meses “. A mí me pareció una explicación un tanto enrevesada, pero me fui de la conferencia de Google en el Shoreline Amphitheatre de Mountain View con la idea clara de que Sundar Pichai, prometió tres cosas mediante la inteligencia artificial: proteger la privacidad, mejorar la vida de las personas y beneficios sociales para los consumidores.

Ahora, como dicen los refranes españoles, Google habrá de pasar “del dicho al hecho”, porque no “es lo mismo predicar que dar trigo”, ya que “obras son amores y no buenas razones”…

jorge diaz cardiel

 

 

Jorge Díaz-Cardiel. Socio director general de Advice Strategic Consultants. Economista, Sociólogo, Abogado, Historiador, Filósofo y Periodista. Autor de más de mil de artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado una veintena de libros.

Continuar leyendo

Opinión

GDPR: cómo controlar sus datos

Publicado el

Las amenazas de seguridad crecen constantemente. Kaspersky informó de 277.646.376 ciberataques maliciosos entre julio y septiembre de 2017, mientras Bitdefender aseguró que los pagos de ransomware alcanzaron un récord de 2.000 millones de dólares el pasado año. Con el GDPR endureciendo los requisitos de protección de datos para las empresas a nivel mundial, las organizaciones se enfrentan al desafío de responder a las amenazas que se vuelven más sofisticadas, ya que los grupos delictivos continúan encontrando métodos más rápidos y avanzados para romper los sistemas de seguridad de una compañía.

Al mismo tiempo, las organizaciones se encuentran en medio de una transformación digital que, en muchos casos, permite a los empleados trabajar de forma más flexible gracias a la migración a sistemas móviles y basados en la nube. Estos cambios están haciendo que los datos empresariales y de los clientes trasciendan el ámbito de la organización y se localicen más cerca del extremo de la red, haciéndola más susceptible a los ataques. Las empresas se ven presionadas para ser más ágiles y desplegar servicios innovadores más rápidamente, pero para soportar esta forma de trabajar y satisfacer las demandas de GDPR, su planteamiento de seguridad debe evolucionar en consecuencia. Esto será clave a medida que las empresas migren sus operaciones a la nube.

 

En lugar de bloquear sus operaciones en la nube, un movimiento que limitará su progreso, las empresas deben tomar medidas ahora para brindar a su equipo de TI mayor control y visibilidad a través de los datos de la organización, especialmente los de los clientes. Esto supone empoderar a TI para hacer cumplir rigurosamente las políticas en las aplicaciones de front end y back end de la empresa, y en todos los dispositivos de los empleados. Igualmente, los equipos de TI necesitan una visión general detallada del comportamiento de los usuarios para poder controlar las desviaciones de la norma u otra actividad sospechosa.

Sin embargo, obtener este nivel de control es una tarea cada vez más compleja, sin asistencia tecnológica, para cualquier individuo o equipo, especialmente en organizaciones más grandes. A la velocidad y escala en que los datos se crean y se comparten actualmente, el error humano es cada vez más común y, a menudo, es la razón que hay detrás de los principales ataques cibernéticos. Es por eso que la automatización es el siguiente paso natural en la forma en que las empresas administran su seguridad. Un sistema automatizado permite a los equipos de seguridad rastrear millones de operaciones a la vez, al tiempo que reduce drásticamente el riesgo de error.

Cuando se complementa con capacidades de Inteligencia Artificial (IA) y Aprendizaje Automático (Machine Learning), esto crea un centro de operaciones de seguridad que es capaz de entender cómo se debe ejecutar el bien y saber cómo se ve una desviación de esa norma. Con el tiempo, el sistema puede comenzar a gobernar y monitorizarse por sí mismo, volviéndose más rápido y más hábil para identificar patrones inusuales. Los ataques de seguridad solo se volverán más matizados, por lo que la mejor defensa será la capacidad de mediar y evitar incumplimientos antes de que ocurran.

GDPR marca un paso clave en el incremento de la regulación, pero de ninguna manera es el último. La mejor manera de mantenerse al tanto del cambio es crear un sistema que se pueda adaptar a los hábitos cambiantes de los clientes y la evolución de los controles de datos y de los métodos de fraude. Si bien no existe una disposición explícita en GDPR acerca de la tecnología exacta que las empresas deberían usar para proteger sus datos, el mejor modo de mantener su cumplimiento es detectar posibles incumplimientos antes de que ocurran, en lugar de tratar de probar que no fueron los culpables tras producirse el desastre.

En última instancia, la ignorancia no huirá en un mundo donde la protección de los datos del consumidor es de suma importancia para los gobiernos y el público en general, y donde un fallo podría derivar en abultadas multas. Con un sistema de seguridad moderno y automatizado que puede entender lo que está sucediendo en la organización y ayudar a cerrar proactivamente un ataque antes de que los datos se vean comprometidos, los equipos de TI tendrán buenas posibilidades de anticiparse a cualquier amenaza.

 

 

Mauricio Gumiel
Director del Área de Seguridad
Oracle Ibérica

Continuar leyendo

Opinión

La transformación digital debe reafirmar a la persona como el centro de la prevención de riesgos laborales

Publicado el

Si los futuros historiadores tuvieran que estudiar y describir el tiempo actual que vivimos, es muy probable que se refirieran a la transformación digital como uno de sus aspectos más característicos y definitorios. La que muchos ya se atreven a calificar como la tercera Revolución Industrial no solo está introduciéndonos en un nuevo mundo de avances y desarrollos técnicos aplicables al ámbito productivo o económico, sino que además está condicionando y haciendo evolucionar el ámbito social, nuestros sistemas conceptuales y la organización y gestión de nuestra vida personal y cotidiana. Por esta razón, muchos de nuestros contemporáneos incluso se atreven (sin faltarles razón) a establecer un estrecho paralelismo entre este momento de cambio y el que introdujo a la humanidad en el Renacimiento del siglo XV.

Esta transformación digital está conllevando tales cambios en todos los aspectos de nuestra vida personal, social y profesional que podríamos decir que se trata de una auténtica disrupción. Las finanzas, las ciudades, la industria, el comercio, la sanidad, la agricultura, la educación y un larguísimo etcétera de ámbitos y sectores se están viendo absolutamente transformados por tecnologías y conceptos como Internet of Things, Big Data, Inteligencia Artificial o Blockchain. En este sentido, y como es lógico, el mundo del trabajo no es ajeno a esta realidad disruptiva, sino que, muy al contrario, se erige como uno de sus grandes protagonistas.

 

Las organizaciones son al mismo tiempo sujeto y objeto de la transformación digital. Del mismo modo, las personas que forman parte de ellas son impulsoras y receptoras de estos cambios a la vez. Así, la disrupción tecnológica impulsa una serie de avances evidentes en el aspecto técnico de cualquier entidad, lo que repercute no solo en sus procesos productivos, sino que también en los organizacionales. Sin embargo, nos equivocaríamos si nos detuviésemos exclusivamente en la consideración de la dimensión técnica de todos estos cambios, por muy disruptivos que sean. El progreso tecnológico (sin precedentes) que está impulsando este momento histórico ha sido pensado y sigue siendo desarrollado por personas, del mismo modo que somos las personas las principales receptoras de estas innovaciones. Por tanto, no podemos obviar el trasfondo cultural que se está consolidando en torno a esta transformación digital.

Este cambio cultural y técnico, está cambiando profundamente la operativa, la estructura organizacional, los procesos productivos, las capacidades y las herramientas de las empresas. En este marco, la seguridad y la salud laborales, como parte de ellas, deben evolucionar al ritmo del progreso tecnológico e incorporar todas las innovaciones que permitan su mejor gestión, pero sin quitar la vista de su razón de ser: los profesionales que forman parte de las organizaciones.

A principios de año, Servicios de Prevención Ajenos (ASPA-ANEPA) participaba en la firma y lanzamiento de un código ético en materia de Prevención de Riesgos Laborales. Precisamente, en la introducción del mismo, las asociaciones firmantes destacaban en primer lugar que “la seguridad y salud de los trabajadores se constituye como la razón de ser de los servicios de prevención ajenos. La salvaguarda de las personas en el marco laboral y su reflejo en la sociedad exige que los servicios de prevención ajenos actúen bajo estrictos parámetros de calidad, legalidad y ética”. Esta evidencia ha de ser tenida en cuenta y recordada siempre en la planificación y ejecución de los planes y acciones de gestión de la prevención en nuestras organizaciones. La llegada de la conocida como PRL 4.0 no nos debe alejar de esta razón de ser fundamental, sin la cual, hasta la herramienta digital más básica que se incorporase a la labor preventiva perdería sentido.

Nueva estrategia

La transformación digital ha traído consigo nuevas formas de trabajo, tipo de organizaciones y perfiles profesionales que requieren la adopción de una estrategia de seguridad y prevención de riesgos laborales, adecuada y adaptada a cada uno de ellos. Precisamente, en el pasado mes de febrero se celebró el Salón Internacional de la Seguridad SICUR 2018, en el que las propuestas con un carácter altamente innovador aplicadas al ámbito de la seguridad y salud en el trabajo fueron las protagonistas del sector preventivo.

Realidades como la industria conectada (o industria 4.0), la robotización, el trabajador digital conectado nos sitúan ante nuevos escenarios en los que la transformación del trabajo trae consigo nuevos riesgos (que hay que saber prevenir) y oportunidades (que hay que saber aprovechar).  Ante todo, hemos de ser conscientes de que esta disrupción digital alcanza a las organizaciones y tiene efectos directos en su naturaleza y procesos productivos, pero tendremos que actuar en consecuencia con la evidencia de que estos cambios repercuten directamente en los trabajadores.

Son las personas que forman parte de las organizaciones las que han de liderar y “dominar” estos procesos de desarrollo tecnológico, y no al revés. Por esta razón, esta disrupción conlleva un imperativo primordial para las empresas que pasa por la formación de los profesionales. Empoderar al trabajador, dotarle de herramientas y conocimiento para que realmente sea la persona el centro de esta transformación digital ha de ser un objetivo clave para las organizaciones. En esta línea, la Prevención de Riesgos Laborales ha de adherirse a esta finalidad fundamental y hacerla propia. La razón de ser de los servicios de prevención, tanto propios como ajenos, va más allá de la sencilla ejecución de acciones de gestión de la seguridad y salud en el trabajo porque también ha de velar por el diseño y la implementación de estrategias que velen por el bienestar físico, psíquico y emocional de los profesionales en sus lugares de trabajo.

Ellos deben formar parte activa y proactiva de la adopción de esta nueva cultura digital, alejándola siempre de cualquier tentativa de suplantar el valor insustituible de la persona en los procesos productivos, garantizando la formación de los profesionales en nuevas tecnologías y custodiando unos parámetros óptimos de seguridad y salud en los innovadores puestos de trabajo que trae consigo esta cuarta Revolución Industrial.

oliver martin

 

Óliver Martín, Gerente y coordinador de Servicios de Prevención Ajenos (Federación ASPA & ANEPA).

 

Continuar leyendo

Lo más leído