Amortización de una impresora: viendo más allá del precio de venta

Cuando procedemos a renovar el entorno de impresión siempre tenemos en cuenta el precio de venta de una impresora. Es algo muy normal, ya que de ello dependerá la inversión a realizar y los costes que deberemos asumir en una primera etapa.

Sin embargo, el precio de venta de una impresora no es lo único que afectará a su amortización. Existen otros aspectos que pueden llegar a ser mucho más importantes, y que en general agrupamos bajo el concepto de “coste de propiedad”.

Desgranando el coste de propiedad

Esta idea agrupa diferentes tipos de coste que se asocian al mero hecho de tener y utilizar una impresora, y que generan un gasto continuado:

  • Cartuchos de tinta y tóner.
  • Consumo energético.
  • Consumo de papel.
  • Cuidados y mantenimientos.

A esos costes, que podemos considerar como directos, podríamos asociar aquellos indirectos que derivan del tiempo invertido en la configuración y gestión de la impresora, y también los producidos por errores, fallos o brechas de seguridad.

Si ponemos todas estas claves en conjunto nos damos cuenta de que el precio es solo la punta del iceberg a la hora de valorar todas las claves que determinarán el tiempo de amortización de una impresora.

Por ejemplo, si compramos una impresora económica que tiene un alto coste por página (suma del coste de los cartuchos de tinta o tóner, consumo energético y el papel) estaremos haciendo una inversión errónea, ya que ese bajo precio de compra se verá superado por un coste de propiedad elevado que sufriremos día a día, y que se acumulará mes a mes.

Impresoras HP LaserJet Pro y Enterprise con JetIntelligence

HP ha respondido a esta cuestión con las impresoras LaserJet Pro y Enterprise de última generación, que se presentan como una inversión equilibrada y ofrecen un bajo coste de propiedad, gracias a las ventajas que aporta la tecnología JetIntelligence:

  1. Impresoras más pequeñas y compactas: ocupan menos espacio en el lugar de trabajo y requieren menos mantenimientos.
  2. Configuración simplificada gracias a los cartuchos de tóner de instalación; basta con conectar la impresora, instalar el tóner incluido y listo.
  3. Soporte total de impresión móvil: podemos imprimir directamente desde smartphones y tablets. Flexibiliza el trabajo.
  4. Alta eficiencia energética: se completa además con el sistema de apagado y encendido automático que integran.
  5. Alta velocidad de trabajo incluso en los modelos más económicos: pueden llegar a alcanzar máximos de 42 páginas por minuto.
  6. Conectividad Wi-Fi y NFC para trabajar de forma totalmente inalámbrica y funciones de gestión y seguridad integradas.
  7. Impresión a doble cara automática para reducir el consumo de papel.
  8. Bajo coste por página manteniendo un nivel de calidad profesional, gracias al tóner JetIntelligence con maximizador de páginas, que permite imprimir más por menos dinero.

Como vemos el precio de venta no lo es todo. Una impresora con un bajo coste de propiedad se amortizará en menos tiempo, y nos permitirá ser más competitivos.