¿Cómo puede afectar una impresora al éxito de tu empresa?

La impresora es una herramienta de trabajo que ha ido ganando cada vez más importancia a nivel profesional, tanto que a día de hoy se ha convertido en una solución que puede influir en el éxito de una empresa.

De la impresora dependen una gran cantidad de aspectos en toda empresa, como por ejemplo el flujo de trabajo, parte de los costes operativos, la seguridad de nuestra red corporativa y también la calidad de los trabajos que realizamos en el paso del formato digital al formato físico.

En este artículo vamos a analizar por qué es importante la impresora en el éxito de una empresa y veremos algunas de las claves a tener en cuenta.

Desde el principio: la etapa inicial de las impresoras

Cuando las impresoras de inyección de tinta y las soluciones láser llegaron al mercado se produjo un avance importante que hizo posible a muchas empresas acceder a soluciones de impresión más rápidas, capaces de imprimir con una calidad superior y además asequibles en comparación con los modelos anteriores.

Poco a poco se convirtieron en algo imprescindible y facilitaron la modernización de muchas empresas, pero en sus inicios eran dispositivos bastante limitados ya que sólo servían para imprimir. 

Con el paso de los años sus funciones y características se han ido ampliando hasta llegar al punto de convertirse en soluciones multifuncionales, que además son capaces de trabajar de manera independiente y ofrecen un rendimiento que hace unos años era totalmente inimaginable.

Éxito empresarial e impresoras, una mirada a fondo

La introducción del apartado anterior nos ayuda a entender porqué decimos que las impresoras se han convertido en un elemento fundamental para el correcto funcionamiento de una empresa y para el éxito de la misma.

En primer lugar basta pensar en las consecuencias negativas que una impresora inapropiada o propensa a sufrir errores y fallos puede generar en una empresa:

  • Altos costes de impresión.
  • Interrupciones en el flujo de trabajo.
  • Calidad de impresión insuficiente.
  • Incapacidad para sacar adelante determinadas tareas.
  • Pérdida de nuevas oportunidades de negocio.

A esto debemos unir otros aspectos importantes, como la seguridad y la autonomía. Una impresora ya no es aquél dispositivo aislado que se conectaba a un PC para funcionar y que se limitaba a imprimir de vez en cuando. Una impresora actual permite trabajar con ella de forma independiente, lo que se traduce en una menor dependencia de otros dispositivos para crear nuevos entornos de trabajo y si además integra conectividad WiFi e impresión móvil tendremos una flexibilidad total.

La seguridad es también una pieza clave. La impresora es ahora un sistema autónomo que se integra en nuestra empresa como otro dispositivo más y por tanto necesita de protección, ya que puede ser el objetivo de ataques directos que pueden comprometer no sólo la impresora sino toda nuestra red.

Una impresora ajustada a las necesidades de nuestra empresa, con una buena relación de prestaciones (funcionales y de seguridad), un precio equilibrado, un bajo coste por página y una calidad de impresión profesional nos ayudará a recorrer con garantías el camino hacia el éxito porque:

  • Nos permitirá materializar nuestras ideas y proyectos con la calidad que esperamos.
  • Ofrecerá un coste de propiedad ajustado que podremos soportar sin problemas.
  • Nos ayudará a sacar adelante de forma eficiente nuestro trabajo diario con la calidad que necesitamos.
  • Nos permitirá crear un entorno de impresión seguro, fiable, completo y eficiente.