Conecta con nosotros

Estadísticas con Google Analytics

El servicio de estadísticas web de Google ofrece una completa gama de posibilidades a la hora de analizar el tráfico de nuestro portal, sitio web o blog, y su puesta en marcha es más sencilla de la que podríais imaginar. En este curso de introducción a Google Analytics explicaremos cómo acceder al servicio y cómo configurar una cuenta de usuario.

Publicado el

El servicio de estadísticas web de Google ofrece una completa gama de posibilidades a la hora de analizar el tráfico de nuestro portal, sitio web o blog, y su puesta en marcha es más sencilla de la que podríais imaginar. En este curso de introducción a Google Analytics explicaremos cómo acceder al servicio y cómo configurar una cuenta de usuario.

Paso 1. A visitar Google Analytics

Todo en Analytics recuerda a otros servicios de Google, y lo bueno es que si ya eres usuario habitual de Google y dispones de cuenta, por ejemplo, en Gmail, podrás utilizar esos mismos datos para acceder al servicio. En la página incial de Google Analytics se nos indica que introduzcamos el usuario y contraseña de nuestra cuenta de Google, o que de lo contrario activemos una cuenta nueva con el enlace Sign up now. Por lo tanto, ya que en nuestro caso tenemos ya nuestra propia cuenta, utilizaremos esos datos para entrar en el servicio.

Paso 2. ¿Cuál es la URL de tu sitio web?

En cuanto entremos en Analytics se nos informará de que podemos comenzar a seguir el proceso de registro en el servicio. Para ello en primer lugar tendremos que pinchar en el botón Regístrese que aparece en esa página inicial:

Tras lo cual ya podremos comenzar a introducir los datos necesarios para configurar el primero de los sitios web que podremos analizar con Google Analytics. El formulario que nos presenta Google es realmente sencillo, y en él tendremos que introducir los datos que corresponden a la dirección web de nuestro sitio web, blog, portal, o cualquier URL en la que queramos realizar el seguimiento (por ejemplo, www.muycomputer.com). También tendremos que indicar el nombre de la cuenta para ese seguimiento estadístico (MuyComputer es un buen nombre descriptivo) además del país en el que se encuentra y que permite determinar la zona horaria en la que se debe aplicar el seguimiento. Precisamente debajo seleccionaremos, si hay varias opciones, la franja horaria adecuada en la que estemos interesados.Tras rellenar esos datos sólo resta pinchar en Continuar.

Paso 3. Código a insertar

Si hemos introducido todos los datos correctamente, el asistente pasará a pedirnos unos datos básicos de registro en los que tendremos que introducir nuestro Nombre y Apellidos, así como un Número de teléfono y el País o territorio en el que nos encontramos, datos que no están directamente relacionados con las funcionalidades ofrecidas por el servicio pero que le son útiles a Google de cara a un posible contacto con nosotros.  Tras introducir los datos, pinchamos en Continuar.

Eso hará que se nos presente la tradicional licencia de uso del servicio, que deberemos aceptar activando la casilla de verificación y pinchando en Crear una cuenta nueva. 

Con lo cual accederemos por fin a la ventana en la que Google nos mostrará el código JavaScript que tendremos que insertar en nuestro sitio web para que Google pueda realizar el seguimiento. Google Analytics comenzó ofreciendo un servicio básico de estadísticas, pero recientemente han actualizado sus opciones y ofrecen un seguimiento más potente que nosotros recomendamos a todos los usuarios. Por lo tanto, es conveniente pinchar en la pestaña Código de seguimiento nuevo (ga.js). Al hacerlo aparecerá un código ligeramente distinto al anterior, que tendremos que copiar y guardar (bien el portapapeles, bien en un editor de textos, o incluso mandárnoslo a nuestro correo electrónico para tenerlo siempre a mano).

Tras eso ya podemos pinchar en Continuar, lo que nos llevará a la ventana principal de Google Analytics, en la que podremos ver cómo el sistema aún no ha podido detectar que hemos insertado el código en nuestra página, y por tanto no puede comenzar a realizar el seguimiento.

Paso 4. Inserta el código y comprueba el estado

En este punto es en el cual deberemos integrar el código JavaScript que habíamos copiado en nuestro sitio web. Por lo general teniendo en cuenta la estructura habitual de las páginas en la actualidad lo más recomendable es insertarlo en la cabecera o pie de la página, que son las partes que se cargan y recargan de forma segura en cada acceso a los contenidos de nuestro sitio web. Si insertamos el código en esa cabecera o pie, nos aseguraremos de que cada vez que un internauta visite nuestra página o una de sus sub-páginas, el contador de Analytics entrará en funcionamiento, ya que la cabecera y pie de esa subpágina se “heredan” de la página principal. Una vez hecho esto podremos volver a nuestra cuenta en Google Analytics para comprobar el estado, lo que nos permitirá observar que donde antes aparecía una casilla con fondo rojo claro ahora aparecerá un mensaje con fondo amarillo claro en el que se nos indica que se ha detectado el código insertado, y que ya se están comenzando a recoger los datos.

Paso 5. Comienza lo difícil: el análisis

Google no presenta las estadísticas en tiempo real como hacen otros sistemas, de modo que habrá que esperar 24 horas para comenzar a disfrutar de los resultados de este proceso. Pasado ese tiempo podremos volver a acceder a nuestra cuenta de Google Analytics, donde nos daremos cuenta de que aparece ya nuestro sitio web totalmente funcional y con una recolección de datos estadísticos continuada, y donde vemos el acceso a nuestras estadísticas mediante el enlace Ver informes.

Si pinchamos en ese enlace accederemos por primera vez a los datos estadísticos que ha recogido Analytics durante el tiempo que lleva activo, y comenzará el verdadero reto, el análisis de dichos datos, que nos proporcionarán información de increíble valor sobre qué partes de nuestro sitio web son más visitadas, qué horas son las de mayor actividad, qué países nos referencian más o con qué navegador y sistema operativo acceden los usuarios, además, obviamente, de un análisis de las palabras clave que los usuarios utilizan en los buscadores cuando acceden a nuestra página a través de este tipo de servicios.

Recursos

Microsoft y Canonical facilitan la virtualización de Ubuntu en Windows 10

Publicado el

Ubuntu en Windows10

Microsoft y Canonical han ampliado su alianza para mejorar la virtualización de Ubuntu en Windows 10 con el lanzamiento de la primera versión estable de Ubuntu para Hyper-V, concretamente la versión con soporte de largo plazo Ubuntu 18.04.1 LTS.

Hace tiempo que Hyper-V, la aplicación de virtualización basada en hipervisor disponible en las versiones cliente de Windows 10 de 64 bits, Professional, Enterprise y Education, es capaz de ejecutar cualquier distribución GNU/Linux como repasamos en esta guía práctica.

La novedad ahora, es una imagen optimizada de Ubuntu en Windows 10 especialmente destinada para el hipervisor de Microsoft (“Hyper-V Quick Create”), con ventajas que nos señalan en MuyLinux como una mejor integración del portapapeles, escalado dinámico del escritorio, carpetas compartidas entre host e invitado y mejor experiencia con el ratón al cambiar de uno a otro, todo gracias a la nueva implementación de XRDP, preconfigurado para ejecutarse por defecto nada más concluir con la instalación del sistema.

Ubuntu en Windows 10 con Hyper-V Quick Create

Hay otras maneras de instalar Linux en equipos con Windows, pero el uso de tecnologías de virtualización facilita la tarea y más si se realiza desde una herramienta del sistema y con la nueva imagen optimizada para su uso. Si quieres probarlo, se realiza de la siguiente manera:

Activa Hyper-V. El hipervisor no se instala por defecto en Windows 10, pero su obtención es sencilla de cualquiera de estas dos formas:

  • Accede a la consola PowerShell como administrador y ejecuta el comando Enable-WindowsOptionalFeature -Online -FeatureName:Microsoft-Hyper-V -All
  • Si no usas las consolas de Windows también lo puedes hacer en modo gráfico. Accede al panel de control > Programas y características. Pulsa sobre “Activar o desactivar las características de Windows”. Busca y marca Hyper-V para instalarlo.

Ejecuta Hyper-V Quick Create. Es una aplicación añadida por Microsoft en Windows 10 (Fall Creators o superior), que permite añadir una máquina virtual en pocos minutos. Ejecútala desde el menú de inicio:

La facilidad es máxima y está al alcance de un simple clic. Por defecto, la aplicación descargará la imagen de Ubuntu 18.04.1 LTS, aunque también se puede seleccionar un archivo .ISO que la contenga:

Configuración. La gestión es similar a la necesaria en una máquina virtual. Podemos editar el hardware que usaremos y las características de administración:

U optar por el modo automático para conectar la máquina y configurarla después:

Completamos todo el proceso en apenas 4 minutos, incluyendo la descarga de la imagen de Ubuntu, la creación de la máquina virtual y la instalación del sistema.

Conclusiones. Confirmamos. Nunca ha sido tan sencillo ejecutar un escritorio de Ubuntu en Windows 10 usando la virtualización, un recurso tecnológico muy valioso, rápido, cómodo, seguro y en este caso, usando las propias herramientas del sistema y una imagen optimizada por Canonical.

Microsoft y su “amor” por Linux

Esta nueva imagen optimizada es un paso más en el “idilio” de Microsoft con Linux, algo impensable hasta hace pocos años y que se ha impulsado tras la llegada de Satya Nadella al frente del ejecutivo de Microsoft con otras herramientas como el subsistema Windows para Linux, disponible en Windows 10 y Server y que permite ejecutar binarios de Linux en Windows 10 desde la línea de comandos, scripts Bash, comandos de Linux como sed, awk, grep, demonios comunes como sshd y MySQL o herramientas como Ruby, Git o Python.

Sea mediante este subsistema o con la virtualización de un escritorio completo como hemos visto en este artículo, el objetivo de Microsoft es facilitar a desarrolladores y empresas la instalación y uso de utilidades Linux sin tener que salir de Windows.

Continuar leyendo

Noticias

Amazon quiere comerse el mundo: 3.000 tiendas sin cajeros para 2021

Publicado el

A día de hoy Amazon se puede definir a la perfección como un gigante del canal minorista online. No hay duda de que la compañía de Jeff Bezos se ha expandido a otros sectores gracias a sus numerosas inversiones, pero su pilar central sigue siendo la venta de productos a través de Internet.

El auge del comercio online y el enorme desarrollo que ha vivido Amazon en los últimos años ha llevado a muchos expertos a hablar de una “decadencia” de la tienda física, un escenario que algunos pintan con un tono tan negro como la noche más profunda que podamos imaginar, pero que en realidad es una mera exageración.

Los cierres de establecimientos siempre han estado ahí, y como nos contaron nuestros compañeros de MuyCanal se ven equilibrados en la mayoría de los casos por la apertura de nuevas tiendas, así que no debemos quitarle a la tienda física la importancia y el valor que todavía tiene.

Amazon es consciente de esa realidad, tanto que la firma de Jeff Bezos tiene claro su próximo paso para seguir “comiéndose el mundo”: abrir 3.000 tiendas Amazon Go sin cajeros para 2021. Este modelo de tienda física permite al cliente realizar sus compras de forma rápida y sencilla, sin tener que interactuar con personas ni con máquinas dedicadas a la comprobación y al pago de productos. Todo está automatizado y gira en torno a una aplicación móvil, la cuenta del cliente y tecnología avanzada que la compañía ha denominado “Just Walk” (simplemente camina).

Este modelo de negocio representa un avance muy importante, no solo por las posibilidades que ofrece al cliente a la hora de agilizar y simplificar sus compras, sino también porque permite a Amazon ajustar al máximo sus costes operativos y maximizar los ingresos. Un proyecto interesante y con muchas posibilidades que representa una oportunidad de oro para la compañía de Jeff Bezos, y un peligro para gigantes como Walmart y Target.

Continuar leyendo

A Fondo

La tarjeta con chip cumple medio siglo

Publicado el

tarjeta

Un mes de septiembre del año 1968, los ingenieros alemanes Helmut Groettrup y Juergen Dethloff, presentaron la primera patente de un circuito de identificación, y G+D desarrollaría posteriormente las tres primeras aplicaciones basadas en esta tecnología. Todo esto, 50 años después, ha desembocado en el actual entorno de tarjetas con chip, usadas por 1.000 millones de usuarios diariamente en todo el mundo y por operadores de telecomunicaciones, fabricantes de coches, de dispositivos móviles, empresas comerciales y organismos de transporte o salud.

Coincidiendo con este aniversario, la oficina de patentes alemana ha equiparado a las tarjetas con chip con otros hitos de la tecnología como el motor diésel, el frigorífico, el tubo de rayos X o el formato de archivo MP3. Según este organismo, sin esta tecnología no hubiera sido posible construir el mundo que hoy conocemos plenamente conectado y serían imposibles realizar procesos de pago globales, seguros y sin efectivo, por no hablar de los avances en seguridad que han permitido en smartphones, wearables y dispositivos IoT.

Breve historia

La capacidad actual de almacenar datos bancarios y de identidad digital en solo unos pocos milímetros cuadrados es gracias al trabajo de Juergen Dethloff (1924-2002) y Helmut Groettrup (1916-1981). Estos ingenieros alemanes presentaron el 13 de septiembre de 1968 la primera patente del circuito de identificación. Su primer objetivo era el de recibir información y dotarla de un significado específico a través de un sistema de asignación especial con puntos de transmisión y recepción.

Un año después de la presentación de la primera patente, Dethloff y Groettrup presentaron en Alemania un desarrollo que permitía la transmisión inalámbrica por medio de acoplamiento inductivo (es decir, tecnología RFID o NFC). Esta segunda versión eliminó las limitaciones de la tarjeta de banda magnética en términos de baja confiabilidad y falta de protección contra el fraude.

Dethloff llevó la tecnología aún más lejos en una nueva solicitud de patente introduciendo microprocesadores y EEPROM (ROM programable y borrable) para hacer que el manejo de datos fuera más seguro y flexible. Tras ello, G+D entró en este sector comprando la patente y desarrollando tres aplicaciones a partir de esta tecnología.

Con estas aplicaciones fue posible desarrollar la inicialización segura a través de ubicaciones autorizadas en la producción de tarjetas, y también se definieron las propiedades de escritura basadas en la memoria de lectura, el uso de una bomba de carga para evitar manipulaciones durante el proceso de escritura, y el bloqueo o destrucción de la información en caso de un ataque. Todas estas aplicaciones siguen vigentes hoy en día, ya que se han convertido en aspectos clave de la seguridad y la adaptabilidad de la tarjeta con chip.

Según David González, director de ventas de G+D Mobile Security para Europa y el Norte de África, “las tarjetas con chip son indispensables en nuestra vida cotidiana. Las usamos a diario en cajeros automáticos, cuando compramos, cuando vamos al médico, en el transporte público, en las tarjetas de identidad electrónicas, en teléfonos móviles, para acceder a edificios y equipos informáticos, y cada vez con más frecuencia en los dispositivos IoT. No solo eso, –termina diciendo González–, también han fortalecido un uso seguro y flexible de la conectividad móvil, mayores niveles de seguridad para tarjetas de identidad y pasaportes y, en última instancia, la protección de nuestras identidades digitales. Sin el desarrollo de la tarjeta con chip y sus diversas aplicaciones impulsadas por G+D, el mundo de hoy en día no sería concebible”.

Continuar leyendo

Top 5 cupones

Lo más leído