Conecta con nosotros

Noticias

Conoce IF, la herramienta de productividad de moda

Publicado el

If condicional

Piensa en un momento en la cantidad de procesos asociados a eventos que tienes que llevar a cabo a lo largo del día. Por ejemplo, tal y como recibes un email tienes que publicar determinados mensajes en redes sociales. O controlar la lectura de un dispositivo y, ante determinada situación, hacer una llamada o enviar un mensaje… las posibilidades son infinitas, y seguro que alguna tiene mucha presencia en tu día a día. Hasta hace poco tiempo, eso sí, la inmensa mayoría de las cosas ocurrían exclusivamente en un círculo muy cerrado de aplicaciones, pero con la proliferación de los servicios online, los dispositivos conectados y demás, eso ha cambiado de manera sustancial. Tanto que, en muchas ocasiones, la parte más trabajosa del proceso es controlar en tiempo real todos aquellos eventos que deben provocar una reacción.

Si lo estás pensando y se te pone la piel de gallina, en gran medida seguro que es porque no conoces IF ,anteriormente If This Then That o IFTTT, uno de los servicios más prácticos de Internet y que permite, como su (antiguo) nombre indica, controlar si ocurre algo y, de ser así, llevar a cabo una acción preconfigurada por ti. Para tal fin, la herramienta es compatible con 317 servicios, un número que va creciendo constantemente y que incluye desde Facebook hasta las funciones inteligentes de las lámparas y bombillas Philips Hue. Cada servicio, que en IF se denominan canales, cuenta con determinadas funciones, que suelen ser las contempladas en su uso normal por parte de los usuarios y, en no pocos casos, las que el propio prestador del servicio incluye en sus APIs.

Su funcionamiento es particularmente sencillo. Tan solo hay que crear una cuenta de usuario (gratuita). A continuación, y como la mayoría de los servicios asociados a IF, necesitan de acreditación (es decir, que debes contar con una cuenta de usuario o un login para emplearlos), tendrás que registrarlos en el servicio. Y una vez que hayas dado de alta los canales que deseas emplear en tus “recetas” (así es como se denomina el conjunto de acción/evento y reacción), llega el momento de configurarlas.

Para tal fin, en primer lugar tendrás que ajustar el trigger (disparador), es decir, qué es lo que iniciará la acción. Estos, claro, cambian según el origen de los datos, así que lo más interesante es explorar las múltiples posibilidades de cada uno de los que quieras emplear. Una vez encontrado el evento que quieres que desate la acción, lo siguiente será seleccionar el canal relacionado con la reacción automática que quieres que se produzca. Y, al igual que con los disparadores, cada canal cuenta con acciones específicas, entre las que seguramente encontrarás precisamente esa que, hasta ahora, efectuabas de manera manual.

Desde hacer que si tu estación meteorológica (compatible con IF, claro) detecta que mañana va a llover, mande un aviso a tus clientes, hasta guardar automáticamente en tu cuenta de Dropbox todas las fotos en las que seas etiquetado en Facebook, la variedad es impresionante. Y con el boom de dispositivos conectados que estamos viviendo, y que es solo el principio de lo que se avecina con Internet de las cosas, lo más probable es que tanto su número de canales como su utilidad (que ya es muy alta) crezcan de manera exponencial.

 

 

Imagen: P. Kemp

Click para comentar

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!