Conecta con nosotros

A Fondo

La polémica sobre regular o no el reconocimiento facial resurge con fuerza

Publicado el

La polémica sobre regular o no el reconocimiento facial resurge con fuerza

La Inteligencia Artificial ha hecho posible la llegada de avances insospechados hasta hace poco tiempo. La mayoría han llegado para facilitar diversos trabajos y mejorar la vida de las personas. Pero otros quizá no tanto. Es el caso del reconocimiento facial, una polémica tecnología utilizada fundamentalmente por organismos oficiales, tanto nacionales como regionales y locales, y por la policía, para identificar individuos gracias a un sistema que identifica a las personas que aparecen ante una cámara sólo mediante su cara.

El interés de todo tipo de empresas, no solo de los gobiernos, por este tipo de sistemas, es bastante elevado, y desde hace tiempo muchas trabajan en la mejora de estos sistemas, ya sea en el seno de la propia compañía o adquiriendo startups dedicadas al reconocimiento facial, como Facebook, que hace ya nada menos que ocho años tenía el ojo puesto en esta tecnología, y compró una startup dedicada a ello, Face.com.

MCPRO Recomienda

Estudio sobre ciberseguridad en la empresa española ¡Participa en nuestra encuesta y gana!
Garantiza la continuidad de tu negocio en el nuevo entorno de teletrabajo ¡Descárgate la guía!
Cloud computing: adopción, inversión y desafíos en la empresa ¡Descárgate el informe!

Entonces, esta tecnología era una completa desconocida para la mayoría, y no había muchas empresas que se atrevían con ella a gran escala. Pero el panorama ha ido cambiando poco a poco, con avances de todo tipo. Entre ellos, un sistema desarrollado por el ejército de Estados Unidos para reconocer caras a oscuras y a través de paredes. Mientras, la Inteligencia Artificial y los sistemas de reconocimiento biométrico, entre los que está el facial, comenzaron a inundarlo todo. Hasta los sistemas que utilizan diversos gobiernos para identificar personas.

Mientras, varias empresas se han dedicado al desarrollo de sistemas de reconocimiento facial que pueden cambiar la privacidad tal como la conocemos. Es el caso de Clearview AI, que se está dedicando a recoger miles de millones de fotos de caras para entregárselas a diversos organismos oficiales, así como a las fuerzas de seguridad de Estados Unidos. Para ello las está recopilando de diversas redes sociales y herramientas. Entre ellas, de Facebook, que al parecer está al tanto de lo que hace esta startup, respaldada entre otros por Peter Thiel. Al parecer no ven un obstáculo en que haya determinadas prohibiciones relacionadas con este tipo de tecnología.

China y el reconocimiento facial

Mientras tanto, en China las autoridades han comenzado a aprovechar todas las posibilidades que les ofrece la tecnología. Pero no precisamente para el bien de los ciudadanos, ya que la sociedad china, con esta tecnología, va camino de convertirse en el escenario de una novela de Orwell. Los ciudadanos chinos, que cuando pasan por determinados puntos del país ya son identificados mediante reconocimiento de su rostro, tienen que someterse a pruebas de reconocimiento facial hasta para contratar una línea de telefonía móvil.

Las autoridades han llegado incluso a utilizarla para cosas tan peregrinas como avergonzar en público a la gente que sale a la calle en pijama y zapatillas de andar por casa. Según la BBC, esto ha sucedido en una localidad de Suzhou, y ante las protestas, los funcionarios han tenido que disculparse.

Mientras, los sistemas de reconocimiento facial se han comenzado a integrar en dispositivos como el iPhone, que utiliza el reconocimiento facial para desbloquear el acceso a su contenido. Y otros países también han dado pasos para implantar sistemas de reconocimiento facial. Como Estados Unidos, que pretendía implantarlo en 20 aeropuertos del país, y que incluso llegó a implementarlo en fase de pruebas y para viajeros que se prestasen voluntariamente a ello. Pero finalmente, han dado marcha atrás y esta medida no entrará en vigor, según Cnet. Al menos, por ahora.

Las tecnológicas piden su regulación

Antes situaciones como estas, tanto las que ya se están dando como las que se pueden dar en el futuro, están surgiendo numerosas voces pidiendo una regulación de la Inteligencia Artificial, y específicamente, de los sistemas de reconocimiento facial, alegando que pueden suponer un peligro para los ciudadanos. Ya hace un par de años, Microsoft pedía una regulación específica para estos sistemas. Eso sí, mientras seguía optimizando sus sistemas que emplean esta tecnología.

Hace solo unos meses era Amazon la compañía que pedía su regulación, y en fechas más recientes ha sido Alphabet, por boca de su CEO Sundar Pichai, quien ha manifestado que el uso de la Inteligencia Artificial, y específicamente el reconocimiento facial, deben regirse por unas normas, para asegurarse de que no se utilizan en contra de los ciudadanos.

Las autoridades se plantean su regulación o su prohibición

Mientras tanto, las autoridades de varios países, regiones e incluso ciudades ya se están planteando qué hacer con el reconocimiento facial. La postura más extrema hasta ahora de todas las ciudades de Estados Unidos la ha tomado San Francisco, cuyos gobernantes han votado a favor de prohibir a las agencias gubernamentales que utilicen tecnologías de reconocimiento facial dentro de los límites del municipio. Así lo decidió el pasado mes de mayo la Junta de Supervisores municipal, votando a favor, por ocho a uno, de una propuesta que lo prohibe, y que entró en vigor, según The Verge, a mediados de junio de 2019.

Mientras, la Casa Blanca no ha sido tan específica, lo que ha derivado en que el Gobierno haya propuesto una serie de medidas encaminadas a regular la Inteligencia Artificial, sin más. Todo sin perder de vista a China, con quien compite por la hegemonía de la Inteligencia Artificial en general, y del reconocimiento facial en particular.

Pero la Unión Europea parece estar dispuesta a no permitir que el reconocimiento facial pueda utilizarse en contra de quienes viven en ella. Por eso, sus dirigentes están valorando la prohibición de la tecnología de reconocimiento facial en zonas públicas por un periodo de entre tres y cinco años. De esta manera tendrían tiempo para regularla tras realizar un estudio detallado de todas las posibilidades y de los riesgos existentes, y de dictar las normas necesarias para evitar abusos, según Reuters.

La Comisión Europea, en concreto, ha manifestado que estas normas deben aprobarse como un apoyo a las regulaciones que ya existen en Europa sobre privacidad y protección de datos. Eso sí, tal como se recoge en el documento en el que se detalla la propuesta que llevaría, de aprobarse, a este veto, podría haber excepciones para su aplicación. Por ejemplo, en el caso de los proyectos de seguridad, así como para las tareas de investigación y desarrollo. Además, el texto sugiere también que se tendrían que imponer ciertas obligaciones a desarrolladores y usuarios de Inteligencia Artificial, y que los países de la Unión Europea deberían dirigirse a las autoridades para controlar las nuevas normas.

Eso sí, la Comisión Europea pedirá opiniones antes de tomar una decisión al respecto, por lo que no se sabe si se terminará aprobando. Por ahora, si todo sale como está previsto, la Comisaria Margrethe Vestager presentará su propuesta durante el mes de febrero. Pero pronto podría haber más países y gobiernos decididos a regular los sistemas de reconocimiento facial, debido a las dudas que suscitan entre sus ciudadanos.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!