Problemas que indican que necesitamos renovar impresoras

La renovación de impresoras es algo muy importante que toda empresa debe afrontar antes o después. Identificar cuándo ha llegado el momento puede resultar complicado si no tenemos una base clara que nos permita identificar los síntomas que indican que tenemos que dar el paso, y por ello hemos querido hacer este artículo en el que os vamos a listar los problemas más importantes que indican que necesitamos renovar nuestro entorno de impresión.

El hecho de que ocurra uno de los cuatro síntomas que vamos a listar ya es bastante por sí solo como para justificar la renovación de nuestras impresoras. Si notamos dos o más de esos síntomas la renovación es imprescindible, ya que estaremos manteniendo un entorno de impresión ineficiente que puede hacernos perder dinero y causarnos problemas importantes.

1.-Lentitud a la hora de trabajar

Este síntoma puede ser más o menos evidente. Por lo general debemos preocuparnos cuando notamos que no podemos sacar adelante nuestros trabajos de impresión de forma fluida. Debemos tener en cuenta que normalmente se produce porque nuestras necesidades de impresión han crecido y nuestras impresoras no pueden hacerles frente.

Lo ilustramos con un ejemplo sencillo: un bufete de abogados que empieza con pocos clientes y necesita imprimir unas 1.000 páginas al mes, pero poco a poco va adquiriendo prestigio y aumenta sus necesidades de impresión a unas 5.000 páginas al mes. Dicho despacho necesitará renovar su impresora y adquirir una que se ajuste a su nueva carga de trabajo.

2.-Costes de impresión elevados

Suele ocurrir sobre todo en impresoras antiguas, que tienen un consumo eléctrico elevado y/o unos consumibles caros que además ofrecen una capacidad de impresión limitada y poco equilibrada.

Mantener una impresora de ese tipo también nos puede producir los problemas del punto uno y aunque creamos que “apurando” su uso estamos ahorrando por no gastar en una impresora nueva nos estaremos equivocando, ya que lo que no invertimos en ella lo estaremos malgastando en el exceso de costes de impresión que soportaremos día a día.

Esta es una de las ineficiencias más graves y más perjudiciales para cualquier empresa, así que debemos tenerla controlada y evitarla.

3.-Falta de prestaciones

Podemos decir que se produce una falta de prestaciones cuando necesitamos utilizar algo que nuestra impresora no tiene, o que aún teniéndolo no satisface nuestras expectativas, como por ejemplo la ausencia de funciones de escáner o la presencia de uno que es demasiado lento.

También entran en este punto otras prestaciones importantes que podemos considerar como funciones avanzadas “básicas” a día de hoy, como por ejemplo la seguridad, la conectividad WiFi, la impresión móvil o el NFC.

4.-Calidad de impresión insuficiente

No todas las impresoras consiguen la misma calidad de impresión, es un hecho que debemos tener muy en cuenta. Mantener una impresora que no logra la calidad de impresión que necesitamos puede hacernos perder clientes y prestigio.

De nuevo lo ilustramos con un ejemplo muy sencillo: una empresa dedicada al diseño empieza haciendo proyectos sencillos para clientes con presupuestos bajos y para ello utiliza una impresora económica de gama baja, pero su categoría sube y van recibiendo encargos de clientes de mayor categoría. Esos clientes son más exigentes y necesitan trabajos de mayor calidad, por lo que será necesario renovar impresora si la empresa quiere estar a la altura.