10 de diciembre de 2016

MuyComputerPRO

Papel de las TIC en la sociedad

Papel de las TIC en la sociedad

Papel de las TIC en la sociedad
junio 29
17:20 2010

¿Qué es la Sociedad de la Información? ¿qué papel juegan las TIC en ella? Éstas son algunas de las preguntas que responde Pedro Martínez, profesor del Instituto Superior de Educación, Administración y Desarrollo, en este artículo. Tras evaluar las descripciones que varios libros hacen del concepto, Martínez llega a la conclusión de que, sean cuales sean sus características, esta sociedad tiene en las TIC uno de sus pilares.

 

 

 

 

 

 

Es a principios de los años 90 cuando, gracias al auge de Internet, las TIC incrementan su protagonismo dentro de los cambios y transformaciones de la sociedad. Las TIC se han convertido en un medio que facilita la consecución de los objetivos no sólo al sector empresarial, sino también a las personas como parte de su vida diaria. Ha llegado a ser tan relevante su papel e influencia, que ha permitido asentar las bases de lo que hoy denominamos Sociedad de la Información o del Conocimiento.

Encontramos múltiples opiniones sobre el alcance o nivel de desarrollo de esa nueva Sociedad de la Información.
 

Me gustaría comenzar con las reflexiones de una de las opiniones más influyentes del momento, Manuel Castells y su trilogía “La Era de la Información”. Según Castells, en lugar de usar el término “sociedad de la información”, deberíamos utilizar la expresión “sociedad informacional”, ya que la evolución e implicaciones de la información en la sociedad ha traído consigo una forma nueva de organización de la sociedad, en la que “la generación, el procesamiento y la transmisión de la información se convierten en las fuentes fundamentales de productividad y poder, debido a las nuevas condiciones tecnológicas que surgen en este periodo histórico“.
 

Sin embargo, José Félix Tezanos, en su libro “La Sociedad Dividida”, opina que la expresión “sociedad informacional” o “sociedad de la información” se ha ido debilitando, ya que lo que realmente captará la atención en los próximos años será la innovación relacionada con la revolución biotecnológica y la calidad de vida. No obstante, si coincide en la transformación social que se está produciendo.

 

 

 

 

Si hacemos un pequeño repaso al origen del término sociedad de la información, podemos comprobar que este concepto ya figura en un libro de 1962, “The production and distribution of knowledge in the United States” (“La Producción y Distribución del Conocimiento en los Estados Unidos”), cuyo autor, Fritz Machlup utiliza este término para expresar que el número de empleos basados en la manipulación y manejo de información era mayor a los que estaban relacionados con algún tipo de esfuerzo físico.

No obstante, si buscamos la expresión “Sociedad de la Información” utilizada en la forma que es entendida actualmente, tenemos que pasar a 1980, cuando el sociólogo japonés Yoneji Masuda, en su libro “The Information Society as Post-Industrial Society” utiliza esta expresión para referirse a una sociedad en la que los medios que generan la riqueza se concentran en el sector de los servicios.

 

De esta forma, un volumen muy importante de los empleos pasan de fábricas de productos y bienes tangibles, a empresas donde se genera, almacena y procesa todo tipo de información. En esta sociedad de la información, las TIC juegan un papel muy importante.

En esa línea, para Giner de la Fuente, en su libro “Los sistemas de información en la sociedad del conocimiento”, por sociedad de la información debemos entender “aquella sociedad que ordena, estructura su funcionamiento (modo de vida, forma de relaciones, modo de trabajo, etc.) en torno a las tecnologías de la información y la comunicación y convierte a la información en un factor de producción, intercambio y conocimiento“.

 

 

 

 

 

¿Pero realmente estamos ante un nuevo modelo de sociedad?, y si es así, ¿qué papel juegan en él las TIC?

Si echamos un vistazo a los modelos de sociedad anteriores, podemos apreciar como la forma en la que se producía estaba íntimamente ligada al modelo social. Por ejemplo, en la sociedad industrial, la organización del trabajo (definida primero por Taylor y luego por Ford) consistía básicamente en la transformación del trabajo obrero con el fin de obtener el máximo rendimiento posible, llagando a una forma extrema de dominación de clases con el trabajo a destajo.

 

Federico Engels, en su libro “Introducción a la dialéctica de la naturaleza”, publicado en 1876, ya describe esta situación al analizar la sociedad en los países industriales y cómo se había conseguido aumentar de forma tan impresionante la producción, basándose en «un aumento de trabajo agotador, una miseria creciente de las masas y un crac inmenso cada diez años».
 

Sin embargo, en la sociedad informacional, nos encontramos, como indica Alain Touraine en su libro “Un nuevo paradigma para comprender el mundo de hoy”, con un modelo puramente tecnológico, en el que “sus técnicas son socialmente neutras y no tienen por sí mismas consecuencias sociales inevitables“. Es cierto que la creciente complejidad de los sistemas productivos, básicamente por el alto componente técnico que se ha asociado a los mismos, está dando lugar a una segmentación muy acusada de las necesidades de fuerza de trabajo.

 

Por un lado, como plantea Tezanos, se requiere un personal altamente cualificado y preparado para la realización de tareas en diseño, programación, funcionalidad técnica, etc., y a su vez, empleados fácilmente intercambiables y sustituibles que no precisan una alta cualificación y cuyas tareas pueden llegar a ser realizadas por sistemas automáticos.

 

 

 

 

 

 

En la necesidad de personal más cualificado coincide Fernando Giner de la Fuente, en su libro “Los sistemas de información en la sociedad del conocimiento”, cuando expresa que “la sociedad de la información es mucho más exigente con las personas de lo que haya podido ser la sociedad industrial. Exige de ellas un mayor compromiso, una mayor capacidad de creación e innovación. Ello requerirá de las personas una mayor exigencia en formación y una mayor ductilidad y flexibilidad para adaptaciones más continuas y progresivas que las que hubo en la sociedad industrial“.

En cualquier caso, parece claro que la sociedad actual y, previsiblemente, la sociedad del futuro en mayor medida, tiene en las TIC uno de los factores estructurales fundamentales. Por esa razón, las denominaciones “sociedad de la información” (o “sociedad informacional” como indica Castells) o “sociedad tecnológica” (como indica Tezanos) son totalmente apropiadas. De esta forma, lo que estamos haciendo es poner énfasis en el carácter básico que están adquiriendo los nuevos elementos y criterios organizativos, las nuevas tecnologías y las nuevas formas de producción que se están desarrollando bajo el paraguas de la revolución de las TIC.

 

Pedro Martínez Jiménez, profesor de ISEAD.

 

About Author

Redacción

Redacción

Articulos relacionados

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!