Conecta con nosotros

Noticias

Cómo impulsar o arruinar una compañía en 140 caracteres

Publicado el

imposible

Cuando Nat Rothschild, el cofundador de la empresa minera ARMS que estaba atravesando momentos delicados, insultó a su ex socio inversor en Twitter, Aga Bakrie, demostrando no solo el poder que tienen las redes sociales para publicitar a los grandes líderes empresariales que buscan notoriedad, sino también los peligros que entrañan decir algo equivocado.

El tuit en cuestión que Rothschild dirigió a Aga Bakrie fue: “Mientras que tu padre es un genio del mal, lo que tú vas diciendo por ahí te convierten en alguien extremadamente tonto”. Esta frase se convirtió en portada de medios de comunicación de todo el mundo porque la prensa, acostumbrada a aburridos comunicados corporativos que no dicen nada, habían dado con una afirmación que se saltaba estas reglas y que mostraban que incluso los más poderosos podían llegar a hacer burlas propias de niños.

Para Rothschild, esta publicidad fue su oportunidad para revitalizar el interés en una campaña que estaba llevando a cabo desde hace tiempo contra la influyente familia indonesia Bakrie, a quien culpaba de una caída en el valor de la compañía predecesora a ARMS. En las primeras 24 horas desde el lanzamiento del tuit, el número de sus seguidores en Twitter había aumentado de 200 a 1.700.

Sin embargo, no todos los grandes empresarios han tenido tanta suerte con sus comentarios públicos. El año pasado, Michael O´Leary, jefe de Ryanair, fue denunciado por un usuario de Twitter de “cerdo machista” después de un comentario a una mujer en una entrevista en directo.

Otro error en las redes sociales lo provocó el ex presidente ejecutivo del grupo británico Co-operative Group, que había provocado divisiones dentro de la compañía tras acusar en Facebook a varios miembros de la Junta de estar “provocando hundirme personalmente”, después de que se filtrara a la prensa parte de sus pagos. Al final, acabó renunciando. 

Más conocido fue el caso del propio jefe de Twitter, Dick Costolo, cuando utilizó su empresa para comparar al académico Vivek Wadwha con uno de los cómicos más conocidos en Estados Unidos, después de que el primero dijera que Twitter carecía de diversidad.

Tras estos casos no sorprende que el 68% de los presidente ejecutivos de la lista Fortune 500 no estén en ninguna red social, aunque esta cifra va reduciéndose y cada vez son más los altos ejecutivos que se apuntan a ellas.

Foto: shutterstock

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!