Conecta con nosotros

A Fondo

¿En qué consiste el nuevo sistema híbrido de los aviones de EasyJet?

Publicado el

Airbus EasyJet

Cuando vuelas, por norma general, ¿qué partes del vuelo se te hacen las más tediosas e interminables? Efectivamente, hablo de los “paseos” desde el momento y lugar en el que te subes al avión hasta el momento y lugar en el que el comandante aplica toda la potencia de los motores, y también del que transcurre entre que el avión aterriza y, minutos después, ya puedes desembarcar del mismo. De aparcado a en vuelo y viceversa. Y es que, a medida que ha ido creciendo el tamaño de los aeropuertos, el tiempo y la distancia empleados para dichos desplazamientos no ha dejado de crecer, hasta llegar a ser un factor a tener muy en cuenta a la hora de realizar los cálculos de carga de combustible de las aeronaves para cada vuelo que realizan.

Este consumo extra de combustible, sumado a las emisiones producidas por el mismo, han empujado a la compañía aérea low-cost EasyJet a buscar soluciones más eficientes y verdes (no contaminantes), camino en el que han avanzado lo suficiente como para tener un sistema listo para ser probado este mismo año. El sistema, que ya ha sido diseñado y adaptado para la flota de esta aerolínea (formada exclusivamente de Airbus 319 y 320) recuerda, en su funcionamiento, al popular KERS (Kinetic Energy Recovery System) empleado hace ya años (desde 2009) en Fórmula 1 y, de manera algo más reciente, en vehículos híbridos de calle, como el popular Toyota Prius.

El sistema, como su propio nombre indica, aprovecha la energía del propio movimiento inercial del vehículo en el momento de la frenada para recuperar parte de esa energía cinética y convertirla en eléctrica que, posteriormente, podrá ser reutilizada, es lo que, en castellano, se conoce como freno regenerativo. Y hasta ahora, ha sido empleado tanto en coches como en trenes eléctricos, en los que la energía es consumida en el mismo momento en que se captura, a diferencia de lo que ocurre en los coches, en los que es almacenada para su uso más adelante.

Con la vista puesta en la eficiencia de esos sistemas que aprovechan la energía cinética de los vehículos, un equipo de investigadores de EasYJet y de la Universidad de Cranfield han trabajado durante un tiempo en la búsqueda de un sistema de freno regenerativo para, claro, aprovechar el momento del vuelo en el que se tiene que frenar con más intensidad: el que va desde que las ruedas del avión tocan el suelo hasta que éste ya ha alcanzado la velocidad normal de rodaje hasta el punto el que vaya a estacionar (plataforma, finger, etcétera).

¿Cómo funciona?

Empezamos con un concepto básico de aprovechamiento de energía asociada al movimiento: ¿recuerdas esas dinamos que instalábamos en la rueda delantera de las bicicletas, y que cuando la bici estaba en movimiento, servía para encender la pequeña luz frontal a la que iba conectada? Pues ahí un ejemplo básico de cómo transformar energía asociada al movimiento en energía eléctrica. En ese caso, claro, hablamos de un sistema similar al que mencionaba antes en el caso de los trenes eléctricos, es decir, que la energía capturada por el sistema es empleada inmediatamente. Sin embargo, en el caso tanto de los coches como del proyecto de avión híbrido de EasyJet, la idea es convertir parte de la energía cinética del aterrizaje y almacenarla para emplearla más adelante.

¿Cuándo se emplea?

Aquí es donde retomo lo que comentaba al principio de esta noticia: los rodajes en el aeropuerto. Salvo que un vuelo se desarrolle entre dos aeropuertos de pequeño tamaño y con poco tráfico, lo más probable es que los “paseos” de los que hablaba al principio sean bastante largos y, además, están sujetos a un altísimo número de aspectos que han de ser tenidos en cuenta: cruces de unas calles de rodaje con otras, cruces de pista, vehículos de todo tipo que también circulan por toda la plataforma… Si pensabas que el comandante podía poner directa desde el finger hasta cabecera de pista, siempre por el camino más corto, la verdad es que nada más lejos de la realidad.

Y, además, hay un aspecto que puede parecer menor, pero que no lo es: los aviones han sido diseñados para volar. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que también pueden (y deben) moverse por tierra, pero su diseño no es el más óptimo para tal fin, así que el consumo de combustible, que en vuelo sí que está optimizado al máximo para cada generación de aeronaves, es bastante más ineficiente durante el rodaje. Según la aerolínea, que se basa en los datos de su propia operativa, cada vuelo lleva asociada una media de 20 minutos de rodaje. 20 minutos en los que el avión está empleando combustibles de origen fósil (keroseno) en unos desplazamientos en condiciones no óptimas. ¿Aún así no te parece demasiado? En tal caso mejor veamos la suma de distancia recorrida por toda su flota, por tierra, a lo largo de un año: alrededor de cuatro millones de millas.

El nuevo sistema, que convertirá a las aeronaves de EasyJet en híbridas, prevé emplear la energía obtenida durante la desaceleración del aterrizaje precisamente en esos desplazamientos, y que además será aplicada a motores que realizan sus funciones directamente sobre las ruedas del avión (no como los motores principales). De esta manera, se ofrece un mayor control a las tripulaciones sobre las condiciones de rodaje, y añade otra singular ventaja: les ofrece control sobre el sentido de la marcha.

Adiós remolcadores

Igual nunca habías reparado en ello pero, ¿sabes que los aviones no tienen marcha atrás? Cuando un avión se tiene que desplazar en dicho sentido, lo hace empujado por un vehículo que se acopla a su tren delantero y, básicamente, empuja, en un procedimiento que se denomina push-back. Con el nuevo sistema de EasyJet, que hace que los motores eléctricos actúen directamente sobre las ruedas, pudiendo ejercer empuje en ambos sentidos, eliminando la necesidad de utilizar remolcadores, por ejemplo, siempre que el avión se aleja del finger para iniciar el (largo) rodaje hasta cabecera de pista.

Así, con el sistema que EasyJet empezará a probar en sus Airbus (la aerolínea sólo emplea Airbus A-319 y A-320), las emisiones durante el rodaje se reducirán a cero, se reducirá sustancialmente la factura de combustible y, además, las tripulaciones tendrán más control durante el rodaje en tierra.

Imagen: Crblancz

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!