Conecta con nosotros

Noticias

¿Por qué los anunciantes no confían en las redes sociales?

Publicado el

Trollface

Hasta hace poco tiempo, las redes sociales parecían la plataforma perfecta para que las empresas pudieran hacer llegar sus mensajes a una enorme audiencia, por un coste razonable, y con un gran control sobre sus campañas. Es más, la inmensa mayoría de este tipo de servicios tienen, en la publicidad, su principal (cuando no la única) vía de financiación. El mix parecía perfecto, y en base a ello muchos analistas e inversores llevan años apostando por estos servicios como plataformas publicitarias, a las que han concedido un gran margen de financiación y sobre las que depositaron grandes expectativas. Sin embargo, y aún con grandes casos de éxito como Facebook, lo cierto es que las cosas no están saliendo tan bien como estaba previsto. ¿Por qué?

Hoy hemos conocido, por la Agencia Reuters, el último caso al respecto, la renuncia de AT&T, Verizon y Johnson & Johnson, después de que ya lo hicieran algunas empresas británicas como Marks & Spencer, a emplear YouTube como plataforma en la que mostrar sus anuncios. ¿La razón? Comprobar que, en ocasiones, sus mensajes se mostraban junto a vídeos de contenidos racistas, homófobos y antisemitas, algo que ha complicado todavía más la ya cuestionada imagen de este servicio, algunas de cuyas estrellas, denominadas youtubers, se están demostrando como una mala elección para sostener la imagen de una marca. En España, sin ir más lejos, recientemente hemos conocido los incidentes del youtuber que insultaba a un repartidor (acción por la cuál fue agredido), el que pudo provocar una intoxicación a un indigente, al darle unas galletas rellenas de pasta de dientes, y esta misma semana el que se dedicaba a engañar a mujeres, para que con la excusa de hacer un truco de magia, momento que aprovechaba para besarlas sin su consentimiento.

El problema no es particularmente nuevo. Ya, en los últimos tiempos, Twitter se enfrenta a un problema parecido: los mensajes de odio (en cualquier sentido) no son la mejor compañía para una campaña publicitaria. En el caso de la red de los 140 caracteres, este problema ocasiona, además, que muchos potenciales usuarios no terminen de decidirse a emplearla, y que otros que sí que han sido tuiteros activos, hayan acabado un poco cansados de la misma. Así se entiende que, en los últimos tiempos, los responsables de la red de Jack Dorsey hagan particular hincapié en la cantidad de medidas que están tomando para acabar con ese tipo de contenidos. De su éxito depende, en gran medida, que los anunciantes vuelvan a apostar masivamente por Twitter.

El caso de YouTube

En el caso de YouTube, la propia Google ha reconocido que, al menos de momento, no dispone de ningún sistema que facilite detectar ese tipo de contenidos y, en consecuencia, o bloquearlos o, al menos, excluirlos de las campañas realizadas por los anunciantes. De este modo, al menos de momento, solo cabe esperar que la lista de empresas que dejan de emplearlo como plataforma para sus campañas publicitarias siga creciendo, dando al traste con una importante vía de financiación de este servicio.

El problema, como ya ha quedado claro en esta y otras ocasiones, es que los usuarios de la red social de vídeo de Google son los primeros en obtener la máxima audiencia, que a su vez les genera ingresos precisamente por esa publicidad, por lo que no cabe confiar en su honestidad a la hora de clasificar los vídeos que suben. De este modo, Google debería hacer un especial esfuerzo encaminado a ser capaz de detectar este tipo de contenidos y, si no bloquearlos, sí al menos marcarlos de alguna manera para que ningún anunciante se lleve la desagradable sorpresa de encontrar su imagen junto a dichos contenidos. Es un desafío particularmente complejo, según datos del año pasado se subían cada minuto unas 300 horas de vídeo, por lo que cualquier sistema de supervisión manual es absolutamente impensable.

La clave puede estar en una función de la que YouTube ya dispone desde hace tiempo: la capacidad de analizar el audio de los vídeos y convertirlo en texto, algo que ya utiliza (por ahora solo en los contenidos en inglés) para ofrecer la función de subtítulos automáticos en los vídeos. Y es que, con esa herramienta funcionando a pleno rendimiento (y claro, con los medios técnicos necesarios), el servicio podría identificar determinadas palabras y frases como potencialmente negativas, informar de ello al usuario y, si fuera necesario, realizar entonces sí una supervisión completa del mismo, impidiendo mientras tanto su uso con fines comerciales.

Desgraciadamente esta tampoco es una solución perfecta, primero por el problema de los idiomas y las pronunciaciones, que siguen haciendo del reconocimiento de voz una tarea bastante más compleja de lo que pueda parecer, y que por lo tanto puede retrasar en gran medida la puesta en marcha de un sistema como éste. Y el segundo, y todavía más complejo problema, es que los idiomas están “vivos”, y el ser humano muestra una enorme capacidad de adaptar su lenguaje a las circunstancias. Por ejemplo, hoy en día ya es muy sabido, pero en los primeros años de proliferación de Internet en el mundo hispanohablante, y con el fin de eludir las búsquedas por parte de padres, autoridades, sistemas de filtrado, etcétera, de páginas que alentaban la anorexia y la bulimia, sus autores empezaron a referirse a ambos trastornos como “Ana y Mia”. Dos nombres presuntamente inocentes, que en realidad llevaban a un universo de guías, consejos y mensajes de apoyo a quienes afirmaban que en realidad no son trastornos, sino un estilo de vida.

No hay, por lo tanto, una solución perfecta para este tipo de problemas, o al menos cuesta mucho imaginarla. Sin embargo, de la capacidad de las empresas de reducir al máximo el riesgo, depende en gran medida que los anunciantes vuelvan a confiar en sus plataformas para hacer llegar sus mensajes. Y es que la otra vía, cruzarse de brazos y decirte que no pueden hacer nada podría acabar para siempre con esa vía de financiación.

 

Noticias

Amazon: el rival a batir en dispositivos para el Hogar Inteligente

Publicado el

Hogar Inteligente Amazon

El segmento del hogar inteligente moverá 53.000 millones de dólares en 2022, según las previsiones de la firma de análisis Zion Market Research. Amazon quiere una parte de esa tarta tanto en la parte de los dispositivos como en tecnologías de control por voz.

Amazon celebró el jueves un evento donde sorprendió al personal al presentar quince nuevos dispositivos habilitados con Alexa, el asistente más avanzado del mercado que el gigante del comercio electrónico está introduciendo en todos sus productos de hardware y también licenciado en el de terceros, como vimos ayer con el anuncio de una alianza con Lenovo.

El evento sirvió para confirmar las ambiciones de la firma de Bezos en dispositivos para hogar inteligente. Amazon ha tomado una ventaja importante y busca un nuevo canal masivo de ingresos. De paso, también confirmó que es capaz de celebrar -por sorpresa- un evento igual o más emocionante que los de Apple.

Entre los dispositivos presentados, vimos actualizaciones de algunos conocidos que lideran el mercado como los altavoces inteligentes Echo Dot o Plus; el modelo con pantalla Echo Show y nuevos modelos para cubrir otros campos como los Echo Link conectables a los sistemas de audio caseros o el económico Echo Input. Todos permiten hablar con Alexa para funciones de entretenimiento; obtener respuestas a preguntas; realizar compras o controlar otros gadgets conectados al hogar inteligente.

Entre las sorpresas, destacaron un reloj inteligente; un enchufe inteligente; un dispositivo hardware dedicado a automoción, que pretende llevar su asistente a cualquier vehiculo, y hasta un microondas inteligente.

Alexa es la estrella

Amazon sólo ha tardado cuatro años en convertir su tecnología de control por voz en la más poderosa de la industria y a Alexa en la referencia entre los asistentes virtuales. Ha sido la clave para abrir toda una categoría de producto con los Echo propios (los más vendidos -por mucho- del sector) y licenciado la tecnología y un paquete de desarrollo al resto de los OEM para creación de otros asistentes para el hogar.

Alexa también está llegando a otros segmentos como el de automoción con acuerdos como el de SEAT o al del retail a través de grandes minoristas como Best Buy. Más importante aún es la integración de Alexa en los Windows PC con aplicación propia, en lo que fue uno de los anuncios destacados del pasado CES.

Alexa cuenta hoy con 50.000 habilidades disponibles y se esperan otras. Con la presentación de los nuevos Echo, Amazon ha anunciado una serie de actualizaciones que deberían convertirla en más agradable y conversacional y en definitiva, lograr el gran objetivo de todos estos asistentes: convertir su uso en más natural.

El premio es gordo y Amazon tiene una ventaja importante frente a Google, Apple y Microsoft.

Continuar leyendo

Noticias

Internet se dividirá en dos en la próxima década, según Eric Schmidt

Publicado el

Eric Schmidt, ex-presidente ejecutivo de Alphabet, comentó recientemente en una entrevista que está totalmente convencido de que Internet se acabará dividiendo en dos, y que esto ocurrirá en 2028.

Estas declaraciones se produjeron durante la celebración de un evento organizado por la firma de inversión Village Global VC, y la verdad es que tiene mucho sentido tras analizar la explicación que ofreció este conocido ejecutivo, en la que parte de la ya clásica dualidad China-Estados Unidos.

La idea que propone Schmidt es simple: con la globalización China está teniendo un peso cada vez mayor en la economía internacional. El país ofrece servicios y productos tecnológicos que han adquirido una enorme popularidad, y muchas de sus empresas gozan de una gran importancia en países occidentales.

Sin embargo esos productos y esas empresas dependen de un gobierno dictatorial que como sabemos censura los medios y recorta las libertades de sus ciudadanos sin temor al qué dirán, una realidad que según Eric Schmidt constituiría el punto de partida de esa Internet dividida en dos.

Por un lado tendríamos una Internet censurada y controlada por China, que tendría que ser utilizada por aquellos que quieran hacer negocios concretos con el gigante rojo, y la Internet libre que todos conocemos, una bifurcación que en cierta forma ya existe en el mundo real con The Belt and Road, una iniciativa surgida en China que tiene por objetivo conectar al país con otros países para potenciar el comercio y  la influencia política del gigante asiático.

En resumen, una Internet controlada por China y una Internet controlada por Estados Unidos en 2028, una idea que con las premisas que ha dado Eric Schmidt no suena para nada descabellado, sobre todo si tenemos en cuenta que hasta Google está dispuesta a tragarse su orgullo para volver a operar en el mercado chino.

Obvia decir que si esta realidad se acaba cumpliendo todas las empresas que sean partícipes de esa Internet controlada por China serán cómplices de las violaciones de derechos humanos que lleva a cabo el gobierno de dicho país, y lo mismo ocurrirá con Google si acepta las exigencias que le impondrán para volver a operar con su conocido buscador en el mercado chino.

Continuar leyendo

Noticias

Las criptomonedas han tocado fondo, habrá un “renacimiento”

Publicado el

Michael Novogratz, fundador de Galaxy Digital Capital Management, ha hecho una valoración sencilla pero muy interesante del estado actual del sector de las criptomonedas. El ejecutivo tiene claro que dicho sector ha tocado fondo: se ha alcanzado un nivel de valoraciones mínimas, pero no lo considera como algo negativo, sino más bien como una oportunidad.

En su opinión la situación actual resulta idónea para que se produzca un “renacimiento” en el sector de las criptomonedas, y cree que la gran beneficiada de esto será Bitcoin. Dicha moneda llegó a arañar los 20.000 dólares, pero se ha ido desinflando de forma gradual hasta llegar a caer por debajo de los 6.000 dólares. Al momento de escribir este artículo tenía un valor aproximado de 6.716 dólares.

Es evidente que si esta previsión se cumple ese incremento de valor del Bitcoin acabará generando un efecto de arrastre sobre las demás criptodivisas, que verán incrementado su valor de forma proporcional a ella. Esto se debe a una relación de dependencia que ya hemos confirmado en noticias anteriores.

La gigantesca burbuja que afectó al mundo de las criptodivisas se produjo por una enorme especulación que acabó siendo insostenible. Novogratz reconoce ese problema y asume que la situación ha sido complicada, pero también ha comentado que es ahora cuando se encuentra lista para comenzar su despegue, ya que el mercado está sufriendo lo que se conoce como “fatiga del vendedor” y las criptomonedas se han convertido en una reserva de valor que representa una oportunidad de inversión clara.

Novogratz defiende el valor de las criptomonedas como inversión en fondos de riesgo, y cree que acabarán generando un efecto llamada por parte de los principales inversores, que no querrán perderse ese “renacimiento” del Bitcoin. ¿Nos acabará llevando esto a una segunda burbuja? Es posible, al fin y al cabo el hombre tiene tendencia a tropezar dos veces en la misma piedra.

Continuar leyendo

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!