Conecta con nosotros

Noticias

Las nubes Open Source apuntan hacia la gran empresa

Publicado el

nubes

Cuando en una frase se incluyen las palabras nube y Open Source el resultado suele ser siempre el mismo, en singular: OpenStack. Sin embargo, el ya prácticamente estándar del código abierto para el despliegue de servicios de computación en la nube bajo el modelo de Infraestructura como Servicio (IaaS) no es lo único que podemos considerar como tal. En su término más básico, el que entiende cualquier usuario normal y corriente, nube significa algo más sencillo: almacenamiento y sincronización de archivos, entre otras cosas.

Así, cuando bajamos al escalón del usuario final la nube se traduce en equis espacio virtual en el que guardamos archivos, fotos; o en esa información que generamos cada día: mensajes, documentos, calendarios; todo sincronizado y al alcance desde cualquiera de los dispositivos desde los que nos conectamos a Internet. Esto es así tanto para el usuario de a pie como para el corporativo, con una diferencia: en el segundo escenario el control de los datos es primordial. No obstante, el Open Source tiene soluciones para ambos casos.

Proyecto como ownCloud y más recientemente Nextcloud (una bifurcación del anterior) son quizás lo más llamativo de un panorama que está mejor nutrido de lo que parece y que tras varios años de evolución, ya está listo para competir con los gigantes de Internet. En concreto, hablamos de las últimas versiones de ownCloud y Nextcloud lanzadas en las últimas semanas.

owncloud

Comenzando por el segundo, Nextcloud 12 se anunciaba el pasado 22 de mayo con diferentes novedades entre las que destacaba sobremanera Global Scale. Como su propio nombre indica, Global Scale comprende “una solución verdaderamente escalable para implementaciones con cientos de millones de usuarios que ofrece un control sin precedentes sobre la localización de los datos, así como una reducción dramática de costes”, explicaban los responsables del proyecto.

Por otra parte, un par de días más tarde era ownCloud X Enterprise el protagonista. Lo presentaban como “un producto que expande el intercambio de archivos con un claro compromiso dirigido a la empresa en cuanto a seguridad y rendimiento, al tiempo que proporciona a los usuarios las funcionalidades de colaboración necesarias para flujos de trabajo digitales entre dispositivos, usuarios y ubicaciones”.

Aplicando diferentes enfoques para atraer al mismo objetivo, Nextcloud y ownCloud están finalmente dispuestas a hacer negocios a lo grande. Y no porque no lo estuvieran antes. Hace poco menos de dos años que ownCloud se hizo empresa precisamente para sacarle beneficios a un proyecto que que comenzaba a ser una alternativa cada vez más completa; y hace poco más de uno desde que afinó su oferta para el sector de la pyme, en un principio el más cercano a la propuesta de la compañía. Pero en un año ha cambiado todo.

La irrupción de Nextcloud ha supuesto un revulsivo para el desarrollo de ownCloud y junto con el avance independiente de otras soluciones abiertas similares como Pydio o Seafile, la escena ha reverdecido de manera notable. Cabe considerar que estos ejemplos se corresponden a una competencia directa de los principales proveedores de servicios de Internet, véase la nube de Google o Microsoft, y aunque seguramente no constituyan una alternativa a igual nivel de refinamiento en sus funciones, tienen otros valores añadidos.

nextcloud

Nextcloud y ownCloud ofrecen el software de servidor para montar el servicio, aplicaciones de sincronización de archivos para equipos de escritorio multiplataforma, aplicaciones móviles y web; características integradas de serie para gestión ofimática y de productividad (incluyendo calendarios, tareas y la implementación de Collabora Online, basada en la suite de oficina LibreOffice), comunicaciones y colaboración en tiempo real, compartición de archivos a través de nubes federadas y una importante y creciente cantidad de complementos de terceras partes (gestores de correo electrónico en servidor propio, por ejemplo).

En definitiva, Nextcloud y ownCloud andan parejos en funcionalidades con respecto a lo que ofrecen las grandes firmas del sector, con la ventaja de mantener los datos a buen recaudo en una infraestructura propia. Y si a ello le sumamos el vuelco que están dando para satisfacer los requisitos de la gran empresa, la oportunidad a la que pueden contribuir en el corto y medio y plazo es doblemente atractivo. Mientras tanto, los usuarios que lo deseen pueden seguir montándose su propia nube o contratarla a través de un número cada vez mayor de proveedores de alojamiento.

Por lo que en realidad Nextcloud y ownCloud pueden explotarse conforme al modelo tradicional del software de código abierto, mediante el cobro por servicios de asistencia e incluso venta de plugins, o adoptando el más novedoso modelo de, en este caso, Software como Servicio (SaaS). Se acercan tiempos interesantes para las nubes Open Source.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

Top 5 cupones

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!