Conecta con nosotros

Entrevistas

“El COVID-19 es el hito que ha dado paso a la revolución digital de la salud”

Julio Lorca

Director de Desarrollo de Salud Digital

DKV Salud

Publicado el

Durante los últimos meses, hemos comprobado cómo la tecnología ha ayudado más que nunca a superar las dificultades que la COVID-19 ha impuesto en la sociedad. En  el caso de DKV Salud, a partir del pasado mes de marzo, ha puesto a disposición de todos los ciudadanos su servicio «Quiero Cuidarme Más». 

A través de la iniciativa #MédicosFrenteAlCOVID, y con el apoyo de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFyC), DKV ha puesto su plataforma de telemedicina en manos de todos los ciudadanos de forma altruista, conectando a más de 870 profesionales sanitarios con los pacientes y llevando a cabo más de 30.000 consultas online.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Una de las caras visibles de esta iniciativa es Julio Lorca. Director de Desarrollo de Salud Digital en DKV Seguros, es uno de los responsables de la transformación digital que está experimentando el área sanitaria del grupo en los últimos años. En MCPRO, hemos querido entrevistarle e incluirle además en nuestra guía «Transformación Digital en España: 20 casos de éxito en 2020» que hemos publicado este mes y que te animamos a descargar. Esto es lo que nos ha contado.

[MCPRO] ¿En qué consiste vuestro proyecto de salud digital?

[Julio Lorca] El proyecto comienza hace unos siete años. En aquel momento todo lo que había eran desarrollos verticales, institucionales o incluso sectoriales. Nosotros en ese momento nos planteamos centrar el sistema sobre las necesidades de la persona, poner en valor lo que necesitan los usuarios no solo a la hora de recurrir a los servicios sanitarios, sino para obtener una mayor calidad de vida. Diseñamos un sistema organizado en torno a cuatro realidades.

La primera es la persona sana que no tiene ningún riesgo especial. Aquí nos interesa que mantenga una nutrición adecuada, actividad física, que mejore la calidad de su sueño o se preocupe por su bienestar emocional. Son parámetros que fomentamos a través de la educación sanitaria y el autocuidado.

Lo hacemos a través de una herramienta que denominamos “Biografía personal de salud” en la que la persona puede recoger muchas veces de forma automática, mediante la conexión a aplicaciones y wearables, datos sobre lo que ocurre en su día a día. Es un ejercicio básicamente de auto-cuantificación.

En segundo lugar, tenemos al usuario que está sano pero tiene algún riesgo especial. Tal vez por su edad tiene más riesgo de padecer un cáncer de mama, o es una persona fumadora…etc. y ahí tenemos dos estrategias: la protección, mediante el establecimiento de barreras y la prevención, como puede ser la realización de diagnósticos tempranos.
En el tercer nivel encontramos un paciente que tiene un episodio agudo, pero acotado en el tiempo.

La estrategia ahí es transformar la atención física a virtual en aquellos espacios en los que haya garantías de que es equivalente. Y en último lugar, el paciente que sufre de un proceso crónico. Ahí la estrategia es evitar hospitalizaciones innecesarias al realizar actividades previas compensatorias. La intervención debe ser la vigilancia, la monitorización y evitar los efectos negativos de la propia atención médica.

A partir de aquí hemos definido un sistema basado en microservicios que ha ido creciendo, incorporando utilidades, que permite crear soluciones mixtas. Al principio sólo estaba disponible para nuestra propia compañía, DKV, pero dado que es flexible y muy seguro, hemos empezado a extender esta plataformas a terceros. Compañías aseguradoras más pequeñas que nosotros utilizan la solución que proponemos.

“Tres de cada cuatro consultas ambulatorias o son innecesarias, o son susceptibles de virtualización”

[MCPRO] Vuestras iniciativas de salud digital se hacen más conocidas a partir de la pandemia del COVID-19.

[Julio Lorca] Cuando se produce la pandemia, estábamos dotados de la mayoría de las piezas que forman parte de este ecosistema del que hablábamos antes y que en su mayor parte, hemos desarrollado de forma interna.

En ese momento, descubrimos que se estaba produciendo un colapso del sistema. Mucha gente no conseguía hablar con el 061 o con el 112. La mayoría de los centros no atendía si no era algo relacionado con el COVID.

Decidimos crear un espejo de nuestra aplicación y ofrecerla gratuitamente, tanto a través de la web como de una App que adaptamos y que ofrecimos a todos los ciudadanos que se encontraran en una situación de desatención médica.
Pusimos en marcha un banco de voluntarios en el que se inscribieron casi 1.000 médicos, y desde el pasado mes de marzo hasta ahora, se ha atendido de forma telemática a más de 30.000 personas, de forma completamente gratuita.
Ha habido un salto de gigante como consecuencia de esta experiencia y nuestra propia organización ha llegado a atender durante la epidemia más del 50% consultas de forma virtual, cuando antes no pasábamos del 12%.

[MCPRO] Comentabas que en esta plataforma los wearables juegan un papel importante. ¿Cómo trabajáis con los distintos dispositivos?

[Julio Lorca] La mayoría de las soluciones del mercado están “apificadas”. Mediante nuestro propio SDK desarrollamos distintas pasarelas que nos permiten conectarnos a distintos modelos, ya sea un reloj de Samsung o de Apple, pasando por muchos otros del mercado. Nuestra App está escrita en código nativo para cada una de las plataformas, por lo que se integra con todas aquellas que tengas instaladas en tu teléfono o reloj para recoger datos relacionados con la salud.

La oximetría, una última función que incorporan relojes como el último Apple Watch es muy interesante. Nos permite por ejemplo, saber si un paciente asintomático de COVID-19 puede estar sufriendo una descompensación que vaya evolucionando hacia una neumonía.

También tenemos compatibilidad con unos maletines que llamamos puntos de salud inteligentes, que se usan para monitorización domiciliaria y tienen una tecnología de mayor entidad.

“Nuestra organización ha llegado a atender durante la epidemia más del 50% consultas de forma virtual”

[MCPRO] Pero muchas veces se ha cuestionado la fiabilidad de los datos que proporcionan estos dispositivos…

[Julio Lorca] Depende del parámetro que quieras medir. Todo lo que tiene que ver con frecuencia cardiaca está muy avanzado. Los electrocardiogramas sirven para el número de derivadas que cubren y por lo tanto es un parámetro fiable para detectar arritmias.

Es interesante porque una arritmia puede ser el antecedente de un accidente cerebrovascular. Evidentemente no lo coge todo, porque no es un electrocardiograma hospitalario de 12 derivadas. Pero es suficiente para temas de vida cotidiana o monitorización en casa.

Parámetros como la oximetría también están muy alcanzados, tanto en el Apple Watch como en otros relojes, así como la inferencia del estrés o la monitorización del sueño. También hay parámetros que aún no están muy
bien conseguidos, como es el caso de la tensión arterial. El único que hay con balón inflable es el de Omron pero es muy caro. El resto utilizan algoritmos que, basándose en el resto de parámetros de los sensores, calculan e infieren, pero normalmente todo tiene que ser recalibrado.

De los cuatro niveles que hablábamos antes, podríamos decir que los wearables funcionan bien en los dos primeros, en el resto hay mucho aún por desarrollar. Es cuestión de tiempo.

[MCPRO] ¿Por detrás de esas herramientas y aplicaciones que estáis ofreciendo a asegurados y pacientes, en qué tecnologías os estáis apoyando?

[Julio Lorca] Microsoft nos ha proporcionado sobre todo su tecnología de Kubernetes y el hospedaje lo estamos haciendo en Azure. Además una parte importante de nuestra tecnología está desarrollada en .Net.

Cuando empezamos a diseñar el sistema apostamos por Intersystems, que nos proporcionaba un middleware potente para conectarnos con los sistemas legacy. Y es interesante porque tiene todos los estándares que forman parte de lo que se conoce como el marco de confluencia Healthcare Enterprise. Sin embargo, más adelante vimos que no cubrían nuestras necesidades de cara a futuro, en cuanto a la interoperabilidad con el Internet de las Cosas, wearables y otros dispositivos.

Investigamos mucho y vimos que no había nada que realmente cumpliese nuestras expectativas, por lo que decidimos hacerlo por nuestra cuenta. Apostamos por Erlang, un lenguaje de Ericsson, que nos permitía realizar computación en microservicios y software distribuido sin dependencia del servidor… algo ideal para estos modelos de salud ubicua.

Escribimos desde cero esa capa de comunicación y la que nos ha permitido incorporar sobre ella el orquestador de telemedicina, que nos permite crear canales específicos para especialidades, proveedores, para tipos de patología, modalidades telemédicas… La plataforma nos permite crear soluciones a media en función de las necesidades de cada caso. Esto también nos está llevando que podamos ofrecer nuestra plataforma como marca blanca a terceros.

“Desde el pasado mes de marzo hasta ahora, se ha atendido de forma telemática a más de 30.000 personas, de forma completamente gratuita”

[MCPRO] ¿Qué papel juega el cloud en esta plataforma?

[Julio Lorca] Todo está en cloud pero por su versatilidad, en un momento determinado todo se puede “dockerizar”: puedo montar una máquina virtual que puede ir en un portátil o incluirlo en un maletín de telemedicina, que luego puedo sincronizar cuando tenga conexión.

Hemos tenido experiencias de este tipo de países como Marruecos, llevando la telemedicina a escenarios muy aislados y funciona realmente bien.

[MCPRO] ¿Cuáles son los servicios de telemedicina que crees que van a tener más adopción a corto plazo?

Con el COVID hemos visto que personas que tenían un problema de salud, por miedo al contagio decidían esperar en casa, sin pensar en el riesgo que ello conllevaba. Y así la mortalidad por enfermedades cardiovasculares, se ha duplicado.

Por otro lado, tenemos estudios que afirman que tres de cada cuatro consultas ambulatorias o son innecesarias o son susceptibles de virtualización. Hablamos de consultas que en muchas ocasiones son trámites administrativos o en las que no hay más que asimetría informativa, por lo que podrían resolverse de forma virtual.

Esa virtualización de la consulta es el principal avance que se va a producir en nuestra opinión como consecuencia del COVID. Las personas han roto una barrera tanto en el conocer, como en usar y valorar esta modalidad. Creemos que esa forma de entender la accesibilidad, con inmediatez, no depender de desplazamientos, perder trabajo … aunque va a requerir un proceso de asimilación…es algo que ha llegado para quedarse y va atener un amplio impacto. Esto va a permitir que el resto de modalidades de telemedicina vayan creciendo. El COVID es el hito que ha dado paso a la revolución digital de la salud.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!