Conecta con nosotros

Noticias

Red Hat anuncia novedades en Enterprise Linux y OpenShift para impulsar el edge computing

Publicado el

Red Hat anuncia novedades en Enterprise Linux y OpenShift para impulsar el edge computing

Red Hat ha anunciado varias novedades para Enterprise Linux (RHEL) y OpenShift, su plataforma de Kubernetes, en el marco del evento KubeCon, que como tantos otros se está desarrollando en un formato virtual. En los dos casos, las novedades y mejoras están relacionadas con el edge computing y buscan ofrecer más posibilidades a ambos sistemas en el edge. Por un lado, Red Hat Enterprise Linux será más estable en sistemas hardware más ajustados y pequeños, y OpenShift será capaz de dar soporte a una arquitectura de nodos para un trabajador remoto y que pueda contarse con Kubernetes en despliegues remotos y limitados en cuanto a espacio.

Con esta medida, Red Hat apuesta por el edge computing, que de aquí a 2025 aspira a igualar, si no a superar en adopción y popularidad, a la computación en la nube. Eso sí, sin dejar de lado a la  nube, ya que en la compañía también están seguros de que la computación en el edge necesita nube híbrida, y que en el futuro aumentará significativamente el número de este tipo de nube desarrollada con base en Enterprise Linux y Kubernetes.

MCPRO Recomienda

Transformación Digital en España 20 casos de éxito en 2020
Descubre cómo las empresas se reinventan tras la pandemia ¡Descárgate la guía!
Tendencias de inversión TIC en 2021 ¡Descárgate el informe!

Entre las mejoras para el edge que incluirá RHEL en su versión 8.3 está la creación rápida de imágenes de sistema operativo para el edge gracias a su función Image Builder. Con esto, las entidades dedicadas a la tecnología podrán generar imágenes a medida y optimizadas para los problemas de arquitectura propios de la computación en el edge. Además, estas imágenes podrán crearse de manera que sean personalizadas para las necesidades de un despliegue concreto.

Otras de las novedades es un espejo de la actualización de dispositivos remotos, con la que se pueden planificar y aplicar actualizaciones para que se lleven a cabo cuando se reinicie otra vez el dispositivo o cuando se complete su ciclo de batería. De esta manera se contribuye a reducir el tiempo que un equipo está fuera de servicio, así como la cantidad de veces que los equipos encargados del mantenimiento técnico tienen que intervenir en él.

RHEL 8.3 contará con actualizaciones preparadas para que la transferencia de datos nuevos sea menor, sin que ello implique que el código necesario para ella no llega al sistema. Se trata de una novedad muy apreciada en puntos que cuentan con una capacidad de conectividad intermitente o de baja potencia. Además, Enterprise Linux ofrecerá la posibilidad de que sus usuarios puedan realizar controles de estado específicos para sus cargas de trabajo, con el objetivo de detectar conflictos o problemas con el código. Entonces, si se detectan problemas, la imagen se revierte de manera automática a la de la última actualización exitosa. De esta manera también se contribuye a evitar que los sistemas estén fuera de servicio en el edge.

En cuanto a OpenShift, desde su actualización 4.5 lanzada el pasado mes de agosto cuenta con soporte para clusters de tres nodos, lo que hace que las funciones de Kubernetes para empresas estén disponibles para el edge en el edge de las redes, en sistemas de menor tamaño y capacidad. Y desde ahora, con la versión 4.6, OpenShift aumentará su soporte de arquitectura en el edge con la compatibilidad con nodos para el trabajo en remoto.

Este tipo de nodos permiten a las organizaciones y empresas poner en marcha nodos para un único trabajador en ubicaciones remotas, que una vez en funcionamiento pueden gestionarse a través de nodos de supervisión centralizados en una ubicación de mayor envergadura, como puede ser un centro de datos de alcance regional.

Además, Red Hat OpenShift 4.6 cuenta con opciones para ayudar a los desarrolladores a pasar de aplicaciones heredadas a programas nativos de la nube. Así, OpenShift incorpora OpenShift Serverless 1.11, una actualización que añade soporte completo para eventos Knative, permitiendo que las aplicaciones contenedorizadas consuman tantos recursos como necesiten en un momento dado. Por otro lado, con una suscripción a Red Hat OpenShift, los clientes contarán con acceso completo a Quarkus, una pila de Java nativa de Kubernetes con la que Red Hat es completamente compatible. Esto hará posible que los desarrolladores puedan reutilizar aplicaciones de misión crítica de Java en Kubernetes.

OpenShift 4.6 incorpora también funciones clave para despliegues de Kubernetes para el sector público, entre las que están la disponibilidad de AWS GovCloud y de Azure Government Cloud. También lleva mejoras en su conjunto de funciones de virtualización, que entre otras cosas se encargan de facilitar la creación de máquinas virtuales de Windows con un solo click y utilizando un sistema de creación de máquinas virtuales basado en plantillas. Otra novedad de OpenShift para la nube híbrida es la Colección de contenidos Ansible, con la que los usuarios de OpenShift pueden desplegar aplicaciones listas para su ejecución a través de las guías Ansible DevOps.

Por otro lado, la última versión de OpenShift está disponible para más plataformas que nunca. Entre ellas están x86, IBM Z, IBM LinuxONE, IBM Power Systems e IBM Storage. Además, se ofrece como servicio gestionado o autogestionado en todas las principales nubes públicas, entre las que están AWS, Google Cloud, IBM Cloud y Microsoft Azure.

Redactora de tecnología con más de 15 años de experiencia, salté del papel a la Red y ya no me muevo de ella. Inquieta y curiosa por naturaleza, siempre estoy al día de lo que pasa en el sector.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!