Conecta con nosotros

A Fondo

El futuro del 5G como red privada en la empresa

Publicado el

Se calcula que en sectores como sanidad, educación, turismo agricultura o transporte, el 5G tendrá un impacto económico de más de 155.000 millones de euros de aquí a 2030. En el desarrollo económico de una tecnología de la que llevamos años oyendo hablar, tendrá un peso específico y cada vez más importante, el despliegue de redes privadas, que permitan a las empresas, tal y como explica Iván Rejón, director de marketing y relaciones institucionales de Ericsson, “acceder “las mejores prestaciones en términos de latencia, velocidad, seguridad y flexibilidad en el uso de los recursos”.

De momento sin embargo, el despliegue es lento. Tan solo el pasado mes de agosto, el Gobierno anunciaba que el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, reservaba un paquete de frecuencias radioeléctricas para que las empresas pudieran desarrollar sus propias redes de conexión móvil con tecnología 5G. En este caso, las empresas interesadas podrían comenzar a desplegar sus propias redes privadas, al margen de las operadoras en la banda de los 2,3 GHz. un bloque total de 100 MHz, de los que 20 MHz serán destinados al desarrollo de este tipo de redes.

En el momento de un anuncio que contaba con el apoyo de la CNMC (pese a que consideraba que el espectro reservado era insuficiente), el Gobierno se encontró con cierta oposición por parte de las tres grandes telcos que operan en España, que consideraban que esta decisión podía ser vista como una amenaza directa a su negocio, ya que entendían que podían peligrar algunos contratos con grandes empresas si estas decidían desplegar sus propias redes.  Contaban además que con esta decisión se abría la puerta a la entrada a nuevos operadores y por lo tanto, a más competencia.

Seis meses más tarde sin embargo, algunas como Orange han matizado su posición.  Javier Olveira, director Preventa en Orange España, nos cuenta que “el mercado de las redes privadas virtuales, como ocurrió en el pasado con otras tecnologías como SD-WAN, es susceptible de la entrada de otros actores que abran el abanico de posibilidades que los clientes pueden elegir. Nuestra visión a medio y largo plazo es que, como suele pasar en estos casos, existirá una fase de proliferación de propuestas diversas y posteriormente una paulatina consolidación”. 

Por su parte Javier García, director de despliegue y optimización de red en Vodafone España, considera que pese a que el futuro es esperanzador, aún se están dando los primeros pasos. En este sentido, indica que la demanda actual de este tipo de soluciones es relativamente modesta y centrada en sectores muy concretos. Con todo, estima “un crecimiento importante en este año 2022 y el próximo 2023 debido a la llegada de los fondos europeos, especialmente en las componentes de movilidad, 5G, modernización de la industria y en ciencia e innovación, que podría suponer unos 30.000 millones de euros de financiación”.

 Ambas compañías, como también está haciendo Telefónica, ya están llevando a las empresas sus soluciones de redes privadas 5G. En el caso de Vodafone, García afirma que se su propuesta “viene a resolver necesidades de soluciones en las que por ejemplo la privacidad en las comunicaciones, altas capacidades de datos y muy bajas latencias son indispensables, como puede ser el desarrollo de gemelos digitales para la optimización de procesos, o el control de sistemas remotos en tiempo real”. En el caso de Orange, Olveira asegura que cada vez están recibiendo más consultas y “peticiones de colaboración centradas en los segmentos de grandes empresas y administraciones públicas, en áreas como la gestión inteligente de ciudades, servicios de emergencia y de misión crítica”. 

En 2021 utilizarán las redes 5G alrededor de 500 millones de personas

Desde Amazon, a Nokia, Cisco o Ericsson: los otros actores del 5G privado

Pero como veremos a continuación, las grandes operadoras de telecomunicaciones no son las únicas interesadas en hacerse con un negocio que promete convertirse en un antes y un después para la industria. En esa proliferación de propuestas de las que hablaba antes el responsable de Orange, nos encontramos por ejemplo, a todo un gigante como AWS.  La tecnológica anunciaba hace unas semanas el lanzamiento de AWS Private 5G, una completa plataforma con la que las empresas podrán crear y gestionar redes privadas bajo cobertura 5G.

Como detalla Javier Ramírez, senior developer advocate de AWS, con este servicio (que de momento no está disponible en España), “los clientes especifican dónde quieren crear una red móvil y la capacidad de red necesaria para sus dispositivos. A continuación, AWS entrega y mantiene las unidades de radio celulares pequeñas, los servidores, el núcleo 5G y el software de red de acceso de radio (RAN) y los módulos de identidad de los suscriptores (tarjetas SIM) necesarias para configurar una red 5G privada y conectar dispositivos”.

¿Choca este modelo de negocio con el de las operadoras? Puede que lo haga en algunos aspectos, como en todo lo relativo a proporcionar el hardware a la empresa que contrata el servicio, pero en muchos casos lo que se abre tanto con Amazon como con otras empresas, es un escenario de colaboración. En este sentido, Ramírez indica que en muchos casos lo que proponen es  trabajar con las operadoras “para proveer una una plataforma tecnológica (la propia nube de AWS) para sus redes 5G que les permita ampliar sus capacidades de red y conectividad, aumentar las oportunidades de monetización y ofrecer nuevos servicios sobre esas redes a sus clientes”. 

Antes que AWS sin embargo, dos actores nórdicos llevan tiempo posicionando su oferta en Europa y colaborando con todo tipo de compañías de telecomunicaciones: Ericsson y Nokia. Líder mundial en el desarrollo de patentes esenciales 5G y en el despliegue de redes, el responsable de Ericsson indica que actualmente ya están trabajando realidad diferentes casos de uso de la mano de sus clientes: “al basarse en estándares globales, las redes privadas 5G garantizan la compatibilidad con soluciones existentes (por ejemplo, 4G, NBIoT, etc.) y en desarrollo, posibilitando economías de escala, eficiencia en costes y el acceso a un ecosistema de innovación muy amplio. No son solo el futuro, es que ya son el presente” afirma.   

Es algo en lo que coincide Jaume Figueras, Director Técnico para Empresas, España y Portugal de Nokia, quien además hacen énfasis en el por qué de la necesidad de desplegar este tipo de redes: “la conectividad privada en las empresas existente actualmente, como el cableado LAN y los sistemas inalámbricos basados en TI, han demostrado ser claramente insuficiente. La conectividad que se necesita en estos entornos debe complementarse con sistemas inalámbricos más robustos, fiables y seguros. Para transformar digitalmente sus procesos y sistemas, estas industrias necesitan conectar todos los sensores, máquinas y trabajadores de la forma más flexible disponible, y esto puede lograrse gracias a las soluciones Nokia 4G+/5G/5G+ adaptadas al mundo industrial y empresarial” aseguran.

Junto con AWS, Cisco es la otra gran compañía americana que está trabajando para poner en manos de las empresas este tipo de redes de forma sencilla. En este caso Roberto Zurdo, director de proveedores  director de Proveedores de Servicios en esta multinacional nos cuenta cómo Cisco “ofrece una solución de 5G privada de extremo, gestionada desde la nube y fácil de consumir. Suministrada por nuestros partners, Cisco Private 5G ofrece a los clientes empresariales una reducción de los riesgos técnicos, financieros y de operaciones en la gestión de las redes privadas 5G”.

El crecimiento de la demanda del 5G tira del mercado de equipamiento de telecomunicaciones

Comunicaciones de misión crítica y Wi-Fi 6

Puesta la tecnología en manos de las empresas, el gran reto que en estos momentos se encuentran es poder poner en marca casos de uso que realmente merezcan la pena. O tal y como lo explica el responsable de Orange, las compañías tienen el reto de ser “capaces de construir un caso de negocio en el que se demuestre que el retorno de la inversión es claro. En muchos sectores esto llegará antes, como lo estamos viendo en industria, comercio, logística o puertos y aeropuertos. En otros como el sector agrícola o salud puede costar algo más dado que las alternativas tecnológicas actuales pueden ser válidas y no requieren una inversión tan importante”.

Es algo en lo que coincide el director de marketing de Ericsson, asegurando que si bien tarde o temprano el potencial del 5G acabará llegando a todos los sectores de actividad, “salud, industria, energía, servicios públicos, automoción y seguridad pública engloban cerca del 75% del potencial de negocio para los operadores para 2030”. No son por supuesto los únicos y precisamente, la multinacional nórdica está colaborando con Telefónica y El Corte Inglés para desplegar una red 5G privada en su central logística de Valdemoro, con el objetivo de hacer realidad el concepto de Industria 4.0 aplicado al mundo de la logística y optimizar los procesos de paquetería y clasificación de la empresa.

Pero más allá de casos de uso concretos, compañías como Nokia destacan que lo interesante es la capacidad que tiene el 5G para gestionar adecuadamente comunicaciones de misión crítica. Desde la compañía finlandesa destacan cómo en todos los sectores se necesita una capa de conectividad que gestione adecuadamente sus comunicaciones de misión crítica y de negocio crítico “donde el negocio crítico se refiere a los ingresos con riesgo o a tener más costes en caso de tener comunicaciones degradadas, mientras que la misión crítica se refiere a aquellos casos en los que la vida de los empleados o usuarios está en riesgo”.

En ese espacio encontraríamos por supuesto también las conexiones WiFi, especialmente en su última generación: WiFi 6. Casi todos coinciden de hecho a la hora de señalar que aunque ambas tecnologías son complementarias, conviene tener en cuenta que su propósito es muy diferente. En este sentido, desde Nokia insisten en el hecho de que aunque este tipo de tecnología es la adecuada para las comunicaciones de tipo ofimático, “su rendimiento es el adecuado para las comunicaciones críticas que soportan las tecnologías operativas, ya que han demostrado ser insuficientes para manejar  la heterogeneidad de los casos de uso previstos por las empresas”.

El responsable de Ericsson destaca en este sentido que mientras que Así Wi-Fi 6  es adecuado para despliegues en interiores o en áreas locales y para casos de uso que requieran alta velocidad y tráfico. “nlos casos de uso críticos que requieren una conectividad altamente fiable y de baja latencia y/o un despliegue de área amplia, el 5G es la mejor opción pues supone una solución completa para la banda ancha móvil mejorada (eMBB), el acceso inalámbrico fijo (FWA), la comunicación masiva de tipo máquina (M-MTC) y la comunicación crítica de tipo máquina (C-MTC)”

Con todo y como concluye el  Director de Proveedores de Servicios en Cisco España, combinados, Wi-Fi, IoT y 5G privado, “tienen el potencial de transformar las industrias y redefinir el futuro del trabajo híbrido. Un trabajo que se se expande más allá de las personas que colaboran con las personas y ahora incluye a las personas que colaboran con los objetos”.  En un futuro para las empresas, proporcionar IoT a escala va a ser tan importante como conectar a las personas, ya que permitirá a los trabajadores híbridos acceder a sensores, monitores, robots y mucho más para automatizar operaciones y optimizar la productividad.

Periodista tecnológico con más de una década de experiencia en el sector. Editor de MuyComputerPro y coordinador de MuySeguridad, la publicación de seguridad informática de referencia.

Lo más leído

Suscríbete gratis a MCPRO

La mejor información sobre tecnología para profesionales IT en su correo electrónico cada semana. Recibe gratis nuestra newsletter con actualidad, especiales, la opinión de los mejores expertos y mucho más.

¡Suscripción completada con éxito!