Trabajar con color en documentos internos, ¿gasto innecesario?

Imprimir en color es una inversión, un tema sobre el que ya hablamos en MuyPymes y que en este artículo queremos tocar de una forma más concreta, hablando de su uso en documentos internos y el gasto que ello supone.

¿Es necesario realmente imprimir en color en documentos internos o es un gasto innecesario? Muchos pensarán que lo más acertado es un no, pero la realidad es que el uso del color en dicho tipo de documentos puede ser de gran utilidad, siempre que sepamos racionalizarlo.

¿Qué ventajas aporta el color a los documentos internos?

Cuando trabajamos con gráficos o con imágenes aporta un extra de claridad totalmente imprescindible. Gracias a ello es posible trabajar mejor sobre los documentos y extraer ideas, impresiones y conclusiones más claras y menos tiempo.

Podemos entenderlo mejor con un ejemplo, tenemos que imprimir un proyecto con gráficos ordenados por categorías y diferenciados por colores, en los que se habla de productos y valores en diferentes mercados.

Si imprimimos dicho proyecto en color podremos diferenciar cada gráfico con mayor rapidez y trabajaremos con más comodidad, pero si lo sacamos en blanco y negro nos costará mucho más identificar las gráficas y necesitaremos más tiempo.

Es evidente que cada caso concreto debe ser valorado y que hay que actuar en consecuencia, pero en general los documentos internos con imágenes y gráficos deberían ser imprimidos en color si vamos a realizar trabajos o estudios sobre ellos.

De nuevo el color como inversión

Como vemos se repite la idea del color como inversión, aunque en este caso aplicado a documentos internos. El valor que ofrece es simple, permite trabajar mejor y más rápido sobre documentos y proyectos.

Ese binomio hace que el uso del color merezca la pena en este tipo de impresiones y que podamos valorarlo como un gasto necesario, siempre que el mismo se utilice de forma racional como anticipamos.

Antes de terminar debemos hacer un apunte, y es que tenemos claro que el color vale la pena en documentos internos, pero esto no implica que necesariamente debamos utilizar el máximo de calidad, ya que por lo general bastará con recurrir al modo borrador.